admin
 

Se hace camino al andar

  La Facultad de Periodismo y Comunicación Social, como tal, nace el 24 de octubre 1994. Los estudios sobre esta apasionante carrera en la ciudad de La Plata se remontan algunos años más atrás, a los albores de 1934.

“Nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan héroes y mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores: la experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan” decía un combativo Rodolfo Walsh. Pero la historia de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de La Plata es la prueba de que aquello no siempre sucede. De que con esfuerzo lo imposible también se puede lograr.

Desde sus comienzos como escuela a su posterior consolidación como ciencia, el periodismo en la ciudad de las diagonales cumple 75 años de existencia. Y vale la pena entonces, hacer un viaje hacia el código genético que nos representa para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos.

El germen primigenioencuentra a Ricardo Levene (1885-1959) como actor imprescindible en la vida de la Universidad Nacional de La Plata. Un hombre con fuertes ideales que había estudiado en la Facultad de Derecho de Buenos Aires y se doctoró en 1906 con una tesis sobre Las leyes sociológicas. En 1911 publicó su primer libro: Los orígenes de la democracia argentina y comenzó su carrera como profesor en la Universidad de Buenos Aires. Desde 1920 fue decano de la Facultad de Humanidades de la UNLP, y en 1929 fue designado Presidente de la UNLP.

La actuación de Ricardo Levene fue relevante en el primer antecedente de la actual Facultad de Periodismo y Comunicación Social: La Escuela Argentina de Periodismo, sin embargo tal sentencia es una imprecisión. Falta decir que colaboraron en su apertura a las originarias formas del periodismo académico su formación intelectual, su vocación humanística, la modernización de los medios de comunicación y la imperiosa necesidad de dotar de eficaces instrumentos a aquellos hombres y mujeres que veían en el Periodismo una posibilidad laboral y también un poderoso instrumento intelectual.

Fueron precisamente los periodistas de “oficio” quienes vislumbraron y sintieron la necesidad de encauzar el aprendizaje de esta actividad a través de estudios sistemáticos proclives al desarrollo de una conciencia crítica y de una formación más universal e integral.

En el seno del Círculo de Periodistas de la Provincia de Buenos Aires surgió la inquietud de fundar una Escuela de Periodismo, idea que se materializó de la mano de algunos visionarios que trabajaron obstinadamente por la concreción del proyecto. Uno de ellos fue Manuel Elicabe, hombre lúcido, crítico de su tiempo y de espíritu progresista, quien fue el que dirigió los primeros cursos de la Escuela y también, por aquellos años, luchó empeñosamente por la defensa de la libertad de prensa en la provincia, asegurando este principio mediante una documentada presentación ante la Legislatura Provincial, cuando se iniciaba el debate público suscitado por el proyecto de represión de los abusos a la libertad de imprenta en la Cámara de Senadores.

En una asamblea extraordinaria realizada el 25 de septiembre de 1933, a propuesta de la Comisión Directiva, el Círculo de Periodistas de la Provincia de Buenos Aires, resolvió promover el establecimiento de cursos preparatorios y de perfeccionamiento para la profesión de Periodismo.

Los cursos comenzaron  el 27 de abril de 1934, con casi 300 alumnos inscriptos.Al iniciarse el primer bimestre, el presidente del Círculo, Manuel Elicabe, explicó el fundamento de su propósito y dimensionó la importancia de dicho acontecimiento. “La aceleración del ritmo de la vida contemporánea, ha exigido al periodismo la mayor universalidad de la información noticiosa y de su comentario y le ha impuesto la condición de la más estricta actualidad. Según una feliz expresión –agregó- el público lector es un ser fugitivo que el periodista debe cazar cada día. Adversos a la universalidad y actualidad de la labor periodística, los factores distancia y tiempo se reducen a su mínima expresión por la velocidad que engendran la preparación profesional y la atinada utilización de los medios modernos de comunicación. Al alcance de todos, por lo general, están los últimos; más la preparación profesional exige arduo aprendizaje previo, que desarrolle y cultive las actitudes originarias; impone la adquisición de conocimientos variados, la vivacidad y el perfecto dominio técnico del complicado mecanismo del diario moderno”.

El 7 de mayo de 1935 la presidencia del Círculo de Periodistas de la provincia de Buenos Aires, dirige una extensa comunicación, autorizada por la Comisión Directiva, al presidente de la UNLP, Dr. Ricardo Levene, destacando la necesidad y las ventajas de la creación de la Escuela Argentina de Periodismo, solicitando la colaboración de la Universidad para realizarla y proponiéndole las bases de esa creación, las normas para su gobierno, el plan mínimo de estudios y la forma de arbitrar recursos para su sostenimiento. Luego, la Universidad dictó la ordenanza donde se acordó el auspicio y la colaboración para la puesta en marcha de la nueva Escuela. Bajo este acuerdo se inscribiría a los alumnos en carácter de “oyentes”, otorgándoles certificados.

La Escueladictaba clases en forma gratuita y su personal docente y administrativo desempeñaba sus funciones sin cobrar salarios; se sostenía financieramente a través de modestos aportes provenientes del Círculo.

En abril de 1954, el Consejo Superior resolvió auspiciar el funcionamiento de una Escuela de Periodismo en la UNLP. Para ello dispuso designar una Comisión con el fin de elevar un proyecto de organización y funcionamiento, compuesta por el fundador Manuel Elicabe, el director de entonces, Saverio Redoano y Miguel Ángel Escalante.

En septiembre de ese año, el Consejo aprobó el proyecto respectivo y con él la creación de la Escuela de Periodismo de la UNLP. Para concretarla, el Círculo ofreció sus aulas, elementos didácticos y el uso de su taller de imprenta, por tres años prorrogables, hasta que la Universidad dispusiera de un presupuesto adecuado a sus fines.

En octubre de 1955 asumió sus funciones como Delegado Interventor en la Escuela el Dr. Pascual Cafasso, cargo que ocupó por más de 12 años. Durante su gobierno se aprobó un nuevo plan de estudios, en 1956, y se creó el Seminario de Investigaciones. En 1958, la Escuela se mudó al edificio de calle 53 N° 726 –ex residencia del gobernador Udaondo- alquilado por la Universidad, dejando las instalaciones del Círculo de Periodistas de la Provincia de Buenos Aires.

Finalmente, en 1984 –en consonancia con la restauración democrática en el país-, la Escuela Superior de Periodismo y Comunicación Social elige, por primera vez en su historia, a su propio Director. Y luego de un proceso de profundo crecimiento y maduración, el 24 de octubre de 1994, la comunidad mayoritaria de la UNLP consideró pertinente y justo que se cambiara el status académico de la Escuela Superior y se pasara a Facultad.

Hoy, las nuevas circunstancias nos encuentran con edificio propio y con el comienzo próximo de otro; avanzando desde el Periodismo y la Comunicación en la consolidación de un campo académico socialmente responsable y con el propósito común de cambiar el mundo. Aquí, en esta Facultad, las utopías son, curiosamente, un estímulo y una oportunidad. Y así será siempre.

  •  

 

Decana

Andrea Varela

Vicedecano

Pablo Bilyk

Jefe de Gabinete           

Martín González  Frígoli

 

Secretaria de Asuntos Académicos 
Ayelen Sidun

Prosecretarios de Asuntos Académicos 
Federico Rodrigo

Gisela Sasso

Secretaria de Investigaciones Científicas 

Daiana Bruzzone            

Secretaría de Posgrado 
Lía Gómez

Secretario de Extensión
Agustín Martinuzzi

Prosecretario de Extensión

Federico Araneta
Secretario de Derechos Humanos 
 Jorge Jaunarena

Prosecretario de Derechos Humanos
Alberto Mendoza Padilla

Secretario Administrativo 
Federico Varela

Prosecretario Administrativo 

Rafael Mauro

Secretaria de Finanzas
Marisol Cammertoni 

Prosecretario de Finanzas

Facundo Ochoa

Secretaria de Género

Flavia Delmas

Directores de carrera

Director de Licenciatura en Comunicación Social: Carlos Ciappina

Director de Profesorado en Comunicación Social: Sebastián Novominsky

Director  Tecnicatura Superior Universitaria en Periodismo Deportivo: Andrés López

Codirectora  Tecnicatura Superior Universitaria en Periodismo Deportivo: Lucía Iañez
Directora Tecnicatura Superior Universitaria en Comunicación Popular: Claudia Villamayor.

Director Tecnicatura Superior Universitaria en Comunicación Pública y Política: Marcelo Belinche

Directora de la Carrera de Locución: Gabriela Santero

Director Tecnicatura Superior Universitaria en Comunicación Digital: Martín González Frígoli 

Direcciones

Dirección de articulación y solidaridad estudiantil: Delfina García Larocca

Dirección de Grado: Rossana Viñas

Dirección de Ediciones de Periodismo y Comunicación: Ulises Cremonte

Dirección de Publicaciones Científicas: Adela Ruiz

Dirección de Producción: Luciana Sol Pereyra

Codirección de Producción: Gabriel Cagnacci

Dirección de Educación a Distancia: Charis Guiller

Dirección de Formación Permanente: Gladys Manccini

Dirección de Cultura: Luciano Altamirano

Dirección de Pueblos Originarios "Emilia Uscamayta Curi": Zulema Enríquez

Dirección de Producción en articulación con el territorio: Jimena Espinoza

Dirección de Ceremonial y Protocolo: Yanina Dichiara

Dirección de Diversidad Sexual: Claudia Vásquez Haro

Departamento de Graduados: Felipe Alonso

Comisión de Discapacidad: José Luis Nuñez

Centro de Comunicación de Adultos Mayores: Adriana Frávega

Área de Asuntos Legales: Analía Graciela Eliades

Programa Interdisciplinario de Contención Universitaria: Inés Desuk

Correo Perio