Prensa
 

A diez años del asesinato de Darío y Maxi

Por Jorge Jaunarena

El 26 de Junio se cumplen diez años de la Masacre de Avellaneda, una de las represiones más brutales sufridas por el pueblo argentino bajo un gobierno constitucional.

Aquel día, las principales organizaciones de desocupados del país se plantearon desarrollar una jornada conjunta de presión para conseguir un aumento general del salario,  una duplicación de 150 a 300 pesos en el monto de los planes sociales y más alimentos para los comedores populares.
 
El reclamo piquetero cortó varios accesos a la Ciudad de Buenos Aires y fue reprimido con balas de goma y balas de plomo por un operativo conjunto entre la Policía Federal, la Policía Bonaerense, la Gendarmería y la Prefectura. Este operativo se cobró las vidas de los compañeros Darío Santillán y Maximiliano Kosteki, de 21 y 25 años respectivamente, y dejó un saldo de más de 30 manifestantes heridos de bala.
 
Mediante la lucha popular, en mayo del 2005 se inició en el Tribunal Oral Nº7 de Lomas de Zamora, el juicio donde se condenó a prisión perpetua al comisario inspector Alfredo Fanchiotti y el cabo Alejandro Acosta, principales autores materiales de los asesinatos. Sin  embargo, los responsables políticos de la Masacre de Avellaneda siguen libres. El ex presidente –que no fue elegido por los votos- Duhalde y sus secuaces, que montaron una verdadera cacería represiva, que reivindicaban la “mejor policía del mundo” como le decían a la que en realidad era una de las peores de nuestra historia, todavía están impunes. 
 
Pero como de costumbre en aquellos años, el poder político era apoyado y contaba con la complicida del monopolio mediático, que decía que a los pibes los había matado la crisis, tratando de ocultar el hecho. Hasta que se pudieron difundir las fotos que demostraban, además, que otro tipo de periodismo era posible y estaba vivo, el que se jugaba por la verdad.
Por último queremos reivindicar los ejemplos de militancia de Darío y Maxi. Ambos tenían una extensa trayectoria en materia de trabajo social solidario, de movilización por una patria mas justa y solidaria con lxs que menos tienen, lxs desposeídxs y desplazadxs de derechos.
 
A diez años de los hechos, exigimos juicio y castigo a todos los responsables del hecho, prisión efectiva y sin beneficios para los responsables, basta de privilegios para el personal policial detenido. 
 
Lic.Jorge Jaunarena
Sec. de Derechos Humanos
FP. Y CS. UNLP

Correo Perio