Darío Sztajnszrajber: “La filosofía es un fenómeno urbano”

El filósofo participó de las jornadas “La ciudad imaginada”
 Flavio Rapisardi, secretario de Investigaciones Científicas y Posgrado, coordinó la entrevista

En el marco de las jornadas “La ciudad imaginada”, el filósofo Darío Sztajnszrajber fue entrevistado por el secretario de Investigaciones Científicas y Posgrado de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, Flavio Rapisardi.  En el reportaje, el entrevistado indicó que “la filosofía es un fenómeno urbano”.El panel  “Filosofías cotidianas: pensar la urbanidad”,  fue una entrevista pública al reconocido filósofo que respondió ante un aula integrada por alumnos, docentes y graduados que atentamente escucharon las reflexivas respuestas del especialista.

Al ser consultado sobre cómo se acerca la filosofía a la ciudad, Sztajnszrajber afirmó: “La filosofía es un fenómeno urbano, en el sentido de que nace en la ciudad”.  

Respecto a la idea de que la filosofía es un saber inútil, aseguró que “se afirma eso porque las preguntas que se hace la filosofía no son preguntas que tengan un valor utilitario para la ciudad, en la cotidianeidad, ya que el valor imperante de la cotidianeidad es el de lo útil”.

Aunque agregó que se debe empezar a pensar que la cotidianeidad no es lo único: “Tenemos que dar lugar a otros saberes: uno de ellos es el saber del sentido. Son preguntas que no resuelven, son inútiles porque tienen valor en cuanto a pregunta, no en cuanto a que las podemos resolver”. Y en ese sentido sostuvo que “la filosofía no resuelve problemas, los crea”. 

“Nos hacemos preguntas filosóficas porque la sociedad nos presenta todo como si fuese definitivo. Cuanto más inútiles son las preguntas, más nos emancipamos del poder impactante que tiene la cotidianeidad, que se lo conoce como alienación”, agregó Sztajnszrajber.

Luego, desarrolló el concepto filosófico de la angustia infinita, existencial, afirmando que se trata de un sentimiento “que no es igual a la angustia cotidiana, que se resuelve, y que nos hace tomar conciencia de nuestros límites y del sinsentido de la existencia”.

En cuanto a la vinculación de la filosofía con lo urbano, afirmó que se trata de una ciencia que “fue perdiendo el contacto con la calle, pero nació en ella".  

Sztajnszrajber se refirió también a la relación de la filosofía con la religión. “La dimensión religiosa del ser humano es la conciencia del límite. La conciencia de que somos seres limitados, entonces nos habilita a preguntarnos si hay algo más. La pregunta por si hay algo más nos inicia en nuestra dimensión religiosa y en ese sentido no habría diferencia entre religión y filosofía”. Y afirmó que “el problema surge cuando la religión se institucionaliza”.

En el mismo sentido, el filósofo indicó que “ser religioso es ser conscientes de que no lo sabemos todo, de que siempre podemos seguir preguntando. ¿Cómo no va a ser un tema de la filosofía la pregunta por si hay algo más?”.

Por último, al responder sobre cuál es el aporte de la filosofía en el contexto de la “década ganada”, el popular filósofo afirmó que la respuesta es: Canal Encuentro.

Mentira la Verdad es un programa de filosofía del canal del Ministerio de la Nación. Con este tipo de productos, algo estás transformando no sólo en el mundo del saber, sino también en el mundo de la televisión. Y eso es clave en la política cultural comunicacional educativa del Canal Encuentro. La televisión también cambió: los productores empiezan a tomar contenidos de los saberes".