DDHH
 

Miguel Bru

 

El 17 de Agosto de 1993, marca un antes y un después, en la historia del gatillo fácil en la Argentina, desaparece Miguel Bru, que tenía 23 años y estudiaba periodismo en la Universidad Nacional de La Plata. Esta triste carga  implica para nuestra institución una lucha constante en búsqueda de verdad y justicia, desde aquel momento hasta la fecha. Desde lo cotidiano, en los trabajos estudiantiles y docentes de nuestra facultad, se ven las producciones realizadas relacionadas con la desaparición de Miguel y otros casos de gatillo fácil. Es un tema con el que se trabaja permanentemente desde la currícula de las cátedras y de los proyectos de investigación, así mismo a través de diversas, charlas, actos y marchas, intentamos mantener viva la memoria, ya que consideramos que la memoria implica verdad, y a la verdad no debiera implicarle otra cosa que no sea la justicia. 

"Miguel era parte de una gran banda que sabía pasarla bien, aunque golpeada, solía caminar en zigzag en grandes patios llenos de rock cuando éramos universitarios y estudiábamos periodismo en lo que llamábamos la Escuelita. Solíamos escaparnos irresponsablemente de las clases aburridas para seguir el ritmo de la ciudad donde en esa época los pibes no querían dormirse y todo devenía en festejo, ruidos de baterías punkies, cierta nube de precoz desesperanza mezclada con la candidez y la virginidad más desenfadada que haya conocido". (Cristian Alarcón. Periodista y amigo de Miguel Bru)

El 18 de agosto de 1993, día posterior a lo que después se supo fue la desaparición de Miguel Bru, sus compañeros de facultad, amigos y amigas más cercanas comenzaron a preocuparse por su ausencia y, teniendo en cuenta algunos indicios como la aparición, a la vera de un río de sus efectos personales, comenzaron a reunirse informalmente en el marco de esta Facultad.
Surgió así la necesidad de conformar una organización alrededor de la cual se centraran los innumerables apoyos que comenzaban a cosecharse. Así se creó la Comisión de Familiares, Amigos y Compañeros de Miguel Bru, que tenía como sede de trabajo y punto de referencia nuestra facultad.

En el proceso judicial por su desaparición (1999), fueron condenados a prisión perpetua, en juicio oral y público, los policías Justo José López y Walter Abrigo, acusados de tortura seguida de muerte, privación ilegal de la libertad y falta a los deberes de funcionario publico. En 2003, la Suprema Corte Bonaerense dejó firme la condena a ambos ex funcionarios policiales. El entonces comisario de la Comisaría 9°, Juan Domingo Ojeda, fue condenado a dos años de cumplimiento efectivo de la pena, pero recuperó su libertad con sólo ocho meses de prisión, al igual que el oficial Ramón Cerecetto, quien fue acusado de borrar el nombre de Miguel del registro de entradas de la Comisaría. Además, se logró destituir, mediante un jury de enjuiciamiento, al Juez de la causa Amilcar Vara al comprobársele irregularidades en 26 causas distintas en las cuales estaba involucrado personal policial.

En el año 2005 la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP (sede de 44 entre 8 y 9), fue bautizada como “Miguel Bru, Memoria y Justicia” y en la fachada de dicha sede la artista plástica Cristina Terzaghi, realizo un mural alegórico al cumplirse 12 años de la desaparición de Miguel.  

Un año mas tarde Rosa Schoenfeld de Bru, recibió el  Doctor “Honoris Causa” de la Universidad Nacional de La Plata, el cual fue entregado por el Arq. Gustavo Azpiazu, presidente en ese momento de la UNLP.

Esta entrega se dio en el marco de Jornadas organizadas por la Dirección de Derechos Humanos, hoy Secretaria, con el motivo de cumplirse 13 años de la desaparición de Miguel.
Hoy la Facultad de Periodismo y Comunicación Social, conjuntamente con la  "Asociación Civil Miguel Bru", continúa exigiendo su aparición, el procesamiento de los y las policías que estaban en servicio en la Comisaría 9º la noche del 17 de agosto de 1993, y juicio penal al destituido ex juez Amilcar Vara.


 

  •  

Correo Perio