24 de marzo: 39 años de lucha
 
Prensa
 

24 de marzo: 39 años de lucha

Por Secretaría de Derechos Humanos, FPyCS*

Se cumple un nuevo aniversario del inicio de una de las épocas más nefastas de nuestra historia. Cada 24 de marzo nos convoca a la reflexión y a seguir la lucha por la Memoria, la Verdad y la Justicia, por los Hijos, por los Nietos, por los 30.000 compañerxs, por la justicia  social que buscaban y por el pueblo argentino.

Desde la vuelta de la democracia, junto a nuestras queridas Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, y a numerosas organizaciones sociales y políticas hemos levantado la bandera de los Derechos Humanos para consolidar el Estado democrático que hoy tenemos. Desde el año 2003, con la llegada al gobierno de los compañeros Néstor y Cristina hemos dado un paso fundamental con un proyecto que busca la reconstrucción de la verdad, la promoción de la Memoria colectiva, la búsqueda de los nietos que faltan, y reparar las heridas que nos dejó el terrorismo de Estado.

En este sentido, los juicios por delitos de lesa humanidad, retomados luego de la derogación de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final -el 20 de Agosto del 2003-, se convirtieron en política de Estado. Durante el año 2014 concluyeron 21 juicios en todo el país, en los cuales se condenó con sentencia firme a 92 genocidas por delitos cometidos contra 558 víctimas. En la provincia de Buenos Aires se llevaron a cabo 7 juicios en los que se condenó a 40 represores que se suman al total de 559 condenados, desde 1983.

Actualmente se llevan adelante 15 juicios en los que están siendo juzgados 282 imputados por un total de 2437 víctimas en más de 2220 hechos ocurridos durante la última dictadura cívico militar. Cabe señalar, que 37 de esos imputados ya recibieron sentencia con anterioridad y el resto está siendo juzgado por primera vez. Además, el año pasado se iniciaron 4 juicios, 3 de los cuales tendrán sentencia en este 2015.

Y, por supuesto, la búsqueda por la apropiación de bebés, niños y niñas sigue más viva que nunca: durante este último año cuatro nietos recuperaron su identidad. Nietos de las Abuelas, nietos de la Patria. Ya no cuesta creerlo, Estela, nuestra querida Estela encontró a su nieto Guido el 5 de agosto pasado; su restitución fue la  que  más  trascendencia mediática tuvo pero no la única restitución del año. El 6 de febrero, los resultados de adn confirmaron que una joven que se había acercado voluntariamente a Abuelas, era Valeria la hija de Oscar Rómulo Gutiérrez y Liliana Isabel Acuña. También recuperó su identidad Ana Libertad Baratti de la Cuadra, la nieta de Licha de la Cuadra, una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, y el último fue Jorge, el hijo de Ana Rubel y Hugo Castro, con quien llevamos 116 identidades restituidas.

Son grandes logros que nos ayudan a consolidar un estado democrático cada vez más sólido como el que hoy tenemos. No vamos a dar un paso atrás, ni a renunciar a las luchas que consiguieron estas victorias y vamos a seguir por lo que falta.

Repudiamos los intentos desestabilizadores del poder “partido” judicial, que se materializó y visibilizó sin enmascaramiento en la marcha denominada 18F, organizada por un puñado minúsculo de fiscales y políticos opositores, fogoneados y amplificados por la corporación monopólica mediática que sus tentáculos golpistas trascienden las fronteras nacionales y operan en otros países de nuestra América, donde ya hace varios años comenzaron procesos democráticos y populares.

Un capítulo aparte, aunque no menos importante y de estrecha relación con lo que venimos expresando, es la preocupante e indignante decisión de algunos jueces federales que resolvieron con una celeridad inusitada en los procesos de investigación por crímenes de lesa humanidad, la falta de mérito de dueños de medios de comunicación y empresarios que fueron cómplices y partícipes necesarios del Terrorismo de Estado. Tal los casos de Herrera de Noble, Magnetto y Mitre, Massot y Blaquier. 

En todos los casos de violaciones a los derechos humanos, tanto sea en los cometidos durante la dictadura como en democracia -como el caso AMIA o los diferentes casos de violencia institucional-, estaremos ahí dando la batalla cultural, disputando el sentido de los hechos y acontecimientos, exigiendo Memoria, Verdad y Justicia; pero una justicia real, en defensa del Pueblo y no de los intereses económicos de unos pocos.

Por otro lado, en este 39° aniversario del golpe creemos importante recordar y reivindicar a lxs compañerxs detenidxs, asesinadxs, desaparecidxs de nuestra casa de estudios, quienes dieron su vida por la construcción de un  país justo y soberano.

Ellxs son: Aiub, Ricardo Emir; Álvarez, Julio Alberto; Barretic, Pablo; Bertholet, Horacio Félix; Bossi, Néstor Alejandro; Company, Rodolfo; Díaz Anselmi, Ricardo Antonio; Elías, Daniel Rodolfo; Espinoza Pesantes, José Guillermo; Falivene, Roberto Nando; Fernández de Paukovih, María Cristina; Foulkes, Jorge Horacio; Frondizi, Silvio; García, Susana; Gómez Peral, Miguel Ángel ; Grujic de Coronel, María Teresa; Gutiérrez Penette, Alejandro Enrique; Hariyo, Jorge Omar; Harriague, Jorge Rodolfo; Ishikawa, Carlos Eduardo; Jordán Versellone, Juan Carlos; Geldstein, Pablo; Harriague, Jorge Rodolfo; Karakachoff, Sergio; Macor, Luis Norberto; Maiztegui, Mercedes Isabel; Marghetich, Héctor Marcelo; Martínez de Ramírez, Elsa Delia; Mayer, Carlos; Medina de Bertholet, Susana Beatriz; Molteni, Liliana Edith; Orlando, Norberto Juan; Perdighe, Victoriano Graciano; Pedreira, Rafael Antonio; Seutrece, Carlos Enrique; Savloff, Guillermo; Satragno, Juan Miguel; Villarino, Nélida Ofelia; Zurita, Sergio.

La lucha, los ideales, la memoria de los 30.000 compañerxs desaparecidos están más presentes que nunca. Sólo el amor derrotará el odio. Seguimos en marcha juntos: Madres, Abuelas, Hijos, Nietos, compañeros y compañeras; porque militamos con fuertes convicciones, por mayor justicia social, por nuestra democracia, por nuestra Argentina: NUNCA MÁS.

Correo Perio