“La educación de la universidad pública tiene que ser un instrumento de transformación social”
 
Prensa
 

“La educación de la universidad pública tiene que ser un instrumento de transformación social”

Lo sostuvo el ministro de Economía de la Nación, Axel Kicillof en una conferencia realizada en la Facultad de Ciencias Económicas

Esta tarde el ministro de Economía de la Nación, Axel Kicillof -acompañado por el secretario de Comercio, Augusto Costa- brindó una conferencia titulada “La formación en Economía en el contexto de crecimiento con inclusión” en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNLP. La visita del Ministro de la Nación estuvo coordinada por las Cátedras Nacionales y Populares -agrupación de profesores y graduados de la unidad académica platense- y la agrupación estudiantil Asimetría.

La presentación del Ministro de la Nación estuvo a cargo del economista Gerardo De Santis, de Cátedras Nacionales y Populares y de Lucía Ramos Costa, integrante de Asimetría. El evento contó con la presencia de la decana de esta casa de estudios, Florencia Saintout; el secretario general de la Universidad Nacional de La Plata, Leonardo González; el secretario de Extensión de la UNLP, Leandro Quiroga; el presidente de la UIF, José Sbatella; el decano de la Facultad de Ciencias Económicas, Martín López Armengol; la decana de la Facultad de Trabajo Social, Alejandra Wagner; la decana de la Facultad de Bellas Artes, Mariel Ciafardo; la decana de la Facultad de Psicología, Edith Pérez; el decano de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales, Daniel Scatturice; el decano de la Facultad de Ingeniería, Marcos Actis; el decano de la Facultad de Ciencias Exactas, Carlos Naón; la referente barrial platense, Susana “Pocha” Camiña; entre otros referentes.

En primera instancia, el Ministro de la Nación, Kicillof en torno a la historia de la enseñanza universitaria, manifestó: “Argentina sufrió lo que muchos llaman ‘la larga noche liberal’, que tuvo su comienzo -indudablemente- con el golpe de Estado del ’76, es decir, con el inicio de la dictadura militar. Lo que significó, en muchísimos ámbitos de la vida de los argentinos, la innombrable y aberrante represión, los cambios económicos generados y por añadidura los cambios en la universidad y en el gobierno de la misma y la represión, también, de las ideas”.

“El proceso neoliberal que no fue solo un fenómeno argentino aunque lo fue con su naturaleza propia y con una extrema brutalidad de la imposición del neoliberalismo, proviene de épocas anteriores. Hubo un golpe de Estado que intentó erradicar las organizaciones políticas y sociales, que habían surgido en Argentina al calor de la industrialización en la época del peronismo. Ese golpe termina con una clase obrera tremendamente organizada y una universidad integrada en una misma lucha, la de la clase trabajadora”, amplió y expresó que “el proyecto neoliberal en Argentina necesitó antes quemar todo, y en particular superar y erradicar todo intento de resistencia de un movimiento obrero sumamente poderoso y organizaciones políticas combativas, que tampoco iban a dejar que por los procedimientos habituales de represión económica se instalara el proyecto neoliberal”.

Axel Kicillof: “El neoliberalismo vino acompañado del ‘fin de la historia’, es decir, con un proceso discursivo, ideológico y conceptual donde se impuso una visión única de como tenía que darse el desarrollo y la economía en todos los países”

A su vez, plantea que el neoliberalismo tuvo como objetivo  “una persecución y genocidio de la militancia, de las organizaciones gremiales, sindicales y de las organizaciones de profesionales. La idea era barrer todo tipo de organización política que pudiera poner resistencia al proyecto neoliberal y esto llegó, incluso, hasta las universidades”.

Asimismo, expuso que “el neoliberalismo vino acompañado del ‘fin de la historia’, es decir, con un proceso discursivo, ideológico y conceptual donde se impuso una visión única de como tenía que darse el desarrollo y la economía en todos los países”.

En cuanto a su experiencia personal, el referente de La Cámpora declaró: “A mí me tocó en los años ’90 presenciar algo que, la verdad, fue una de las conquistas más grandes del neoliberalismo en la Argentina. Fue avanzar sobre los planes de estudio, que siempre se encontraba con un obstáculo y una dificultad, ese obstáculo y esa dificultad era la enorme tradición, la enorme importancia y envergadura de la universidad pública y gratuita de la República Argentina”.

"Era un acortamiento de la carreras, la intención era mostrar una fachada en la que debían modernizar el Estado, destruir el Estado de bienestar en la Argentina. Y para modernizar el Estado, para modernizar esa universidad lo que querían hacer era adecuar la universidad argentina al esquema de la universidad norteamericana”, formuló. 

Y sobre lo que trataron de imponer en ese momento en la Argentina, resaltó que “fue el modelo norteamericano con la idea de ahorrar plata, bajar el presupuesto y modernizar la universidad. Básicamente quitarle potencia a la universidad, quitarle pensamiento crítico a la universidad, entonces plantearon acortar los programas de las licenciaturas a cuatro años”.

En referencia a lo que se enseñaba en la década del ’90 indicó: “La naturalización del subdesarrollo es también parte central de la teoría económica que se enseña. El discurso que surge de esos modelos es que un país como la Argentina no se puede desarrollar, que un país como la Argentina no puede combatir el desempleo, que un país como la Argentina no puede ni debe intentar incluir a todos los argentinos, que un país como la Argentina no gana nada apoyando un proyecto como el MERCOSUR, como el de la UNASUR, porque lo que hay que hacer es buscar las ventajas comparativas y los socios comerciales. Todo ese paquete de cosas es básicamente decir, que en la Argentina no se puede hacer nada sino aplicar el neoliberalismo”.

Axel Kicillof: “El proyecto neoliberal en Argentina necesitó superar y erradicar todo intento de resistencia de un movimiento obrero sumamente poderoso y organizaciones políticas combativas”

Y cerró la disertación diciendo: “¿Para qué tenemos una universidad pública, gratuita y cogobernada? No como dice la derecha para que los hijos de los ricos estudien gratis, no es para eso, la tenemos porque se pensó como una cuna, como un invernadero de pensamiento, también, autocrítico y se pensó a la enseñanza y a la educación universitaria como lo que debe ser y como lo que no podemos dejar que deje de ser, como debe volver a ser. La educación de la universidad pública de todas las facultades, tiene que ser un instrumento de transformación social”.

 

Correo Perio