ceid.tv
 

El “No” griego. Los medios y el miedo

El domingo pasado una inmensa mayoría de griegos rechazaron las exigencias de la "Troika" del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo y la Comisión Europea (CE), que pedían más ajuste al que ya venía sufriendo Grecia. Muchos medios internacionales no dudaron en promover una campaña del miedo, con mensajes amenazantes o catastróficos en complicidad con instituciones europeas y algunos gobiernos, a fin de alimentar la incertidumbre y el temor entre los ciudadanos helenos.

Un 61% de la comunidad griega votó “No” en el referéndum. El primer ministro griego, Alexis Tsipras, aclaró que no era una votación contra Europa sino al rechazo de la propuesta de acuerdo con los acreedores, a cambio de un nuevo rescate de su economía.

Con el “no” confirmado, la intención del gobierno griego es que Tsipras viaje a Europa para que, legitimado por el resultado de las urnas, negocie mejores términos de rescate. Sin embargo, la campaña del “sí” enfatizó que rechazar las propuestas resultaría una salida de Grecia de la “eurozona”.

Así titulaban distintos medios internacionales:

“¡Primera gran derrota de Merkel!”, titulaba el lunes 06 de julio el diario sensacionalista alemán Bild. El primer ministro griego, Alexis Tsipras “ha rechazado a Merkel como un sargento descartaría a sus tropas durante la primera semana de entrenamiento”. “Después, se ha burlado de los paquetes de ayuda de Merkel y de sus intentos de alcanzar una solución al margen del Gobierno de Grecia”, dice el tabloide. “Ahora, Tsipras tiene a la canciller comiendo de su mano”, publica el Bild. Entre los diarios alemanes el tabloideBild, es conocido por enviar mensajes contra Grecia en sus portadas: “Los griegos celebran su 'no'”, resalta en la misma nota. "¿Qué vas a hacer ahora, canciller?”, asegura, lanzando un mensaje a la canciller alemana Angela Merkel.

Die Welt comparte las mismas ideas y califica al referéndum como una “pérdida” para Europa y “derrota” para Merkel. Y es que, según el periódico conservador alemán, aunque la canciller hasta ahora era conocida por su habilidad a la hora de gestionar crisis, en el caso de Tsipras “no ha tenido éxito”. “Aunque nadie lo quiera admitir en este país, el comportamiento irracional de Atenas no es el único culpable de esta derrota”.

“No importa de quién es la culpa”, apunta otro periódico alemán, el Frankfurter Allgemeine. El “no” que logró algo más del 60 por ciento de los votos, le hará la vida más difícil al 100 por cien de los griegos. “El suministro de medicamentos y otros bienes podría empezar a escasear”, publica. “Realizar pagos será difícil. Incluso pequeñas transacciones en plataformas como iTunes fallan a menudo. Los estantes de los supermercados se vacían poco a poco”.

El británico The Guardian, por su parte, dice que los líderes europeos “se están enfrentando a un frenesí de reuniones” este lunes, en medio de una situación de efectos inciertos. Lo que está claro, dice The Guardian, es que la votación es “una victoria arrolladora” del primer ministro griego, “quien desafió el poder de Alemania, Francia, Italia y el resto de la zona euro” y representa “una pesadilla para las élites dominantes de la UE”.

En España, El País escribe que, a pesar de que el resultado del referéndum es una demostración del fuerte apoyo mostrado por una democracia como la griega, de tan sólo 41 años de antigüedad, para saber lo que sucederá a continuación se necesitará “un ejército de adivinos”.

Gran parte de los periódicos españoles destacan la incertidumbre que se aproxima ahora, tras el “'desafío” del pueblo griego, tal como publica el diario El Mundo.

El diario La Razón opta por el juego de palabras contundente: “Sin oxígeno. Grecia da un “no” a la UE y califica el resultado del referéndum griego como "la fiesta del desastre". La negativa del pueblo griego es resaltada tanto en El Mundo como en La Vanguardia, enfatizando: “Grecia dice “No” a Europa”. Por su parte el diario español ABC es más contundente y titula “Grecia venga su ruina con un “no” a Europa”.

Según el diario francés Le Monde, lo que ha quedado claro es que cada vez son más los economistas que admiten que es “irracional” pensar que Grecia vaya a conseguir pagar la colosal deuda de 322.000 millones de euros al mismo tiempo que se le exige crecimiento.

“Ahora viene la parte difícil”, dice el New York Times“Grecia corre el riesgo de pagar un alto precio por culpa de esa decisión”. A pesar de la contundente victoria de la popularidad de Tsipras, es probable que ahora le resulte más difícil lograr un nuevo acuerdo.

La televisión griega

En la misma sintonía se encuentran los canales privados de televisión en Grecia, en los que el discurso a favor del “sí” no sólo va ligado al falaz discurso de que ésta es la única opción de permanencia en Europa, argumentando que el voto negativo coopera con la salida del euro, sino que además han emitidos mensajes tales como que el gobierno griego ya habría aceptado de forma íntegra la propuesta de la Unión Europea (UE) y el FMI y la convocatoria sería solo una máscara de cara a los ciudadanos griegos.

En una nota publicada en el portal catalán Naiz, el periodista Antonio Cuesta, corresponsal de Prensa Latina en Grecia, publicó: “El tiempo destinado en los informativos de las televisiones griegas a las manifestaciones que de uno y otro bando que se han celebrado esta semana en Atenas refleja que la protesta por el “no” se destinaron de media 8 minutos y 33 segundos, mientras que la realizada en apoyo del “sí” se emplearon 47 minutos y 23 segundos. Si a esto se le suma el resultado de los dos canales con mayor audiencia en el país, Skaï y Mega, donde la suma arroja un balance de 40 segundos frente a 15 minutos y 25 segundos. Sin dudas la manifestación que más se emitió por la televisión griega está relacionada a favor del acuerdo con los acreedores”.

Con este escenario, no es de extrañar que partidarios del “No” se hayan concentrado pacíficamente, el sábado pasado, frente a Mega TV, la mayor corporación de televisión privada griega, para denunciar la campaña de miedo que desde hace varios días llevan adelante, señalando a la emisora Mega como una televisión al servicio del FMI. Cabe destacar que durante los últimos años la emisora ha sido señalada por defender las políticas de austeridad aplicadas por la troika. 

  •  

Correo Perio