Géneros y violencias en las narrativas mediáticas en la Argentina
 
Prensa
 

Géneros y violencias en las narrativas mediáticas en la Argentina

Ante los dos nuevos hechos de violencia de género contra mujeres jóvenes perpetrados esta semana –el de Benita Sánchez y su hermana, asesinadas por la expareja de la primera en Orán, provincia de Salta; y el de Belén Torres, maltratada, golpeada y herida casi hasta la muerte por Gerardo Billiris, un médico golpeador–, consideramos de relevancia compartir el Informe de monitoreo de medios que desde el Observatorio de Jóvenes, Comunicación y Medios, de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata se realizó en torno a los géneros y las violencias en las narrativas mediáticas en la Argentina.

Para ello, se analizaron las noticias publicadas por los diarios Clarín, La Nación, Página/12 y El Día, de lunes a viernes durante el período de marzo a junio de 2016. A fin de conformar un corpus acorde a los propósitos específicos de este informe, circunscribimos nuestro análisis a aquellas noticias que fueron clasificadas bajo el motivo temático “violencia de género” en el período seleccionado. Este “filtro” nos arrojó como resultado un conjunto de 525 notas que constituyen nuestro campo material de indagación.

En este sentido, nos centraremos específicamente en los modos en que se representan las violencias hacia las mujeres en las notas periodísticas seleccionadas. En el marco de este informe, hacemos énfasis en el abordaje de los femicidios en tanto interpelación ideológica fundamental, sin por ello postular que el universo de las violencias hacia las mujeres se reduzca a ellos.

Así, el análisis realizado nos muestra que la persistencia de relatos que eluden toda consideración a los asesinatos sistemáticos de mujeres en términos de femicidios. En estos casos, o bien se funden en las narrativas tradicionales de la “prensa roja” como casos de “inseguridad” sin especificidad o bien se los agrupa bajo el prisma de “crímenes pasionales” -aún sin nombrarlos de este modo-, una concepción fuertemente rebatida por el feminismo pero aún recurrente en las lógi­cas de producción periodística.

Estas noticias son proclives a ocultar el carácter sistemático de estas violencias, aún en los casos en que agregan datos estadísticos e incluyen categorías como "violencia de género" y "femicidio", en la medida en que no las sitúan en las condiciones materiales y simbólicas que las producen. Esta escisión se expresa de manera ostensible cuando se patologiza al victimario o se lo muestra presa de una supuesta emoción que lo saca de sí mismo. De este modo, la violencia se torna incomprensible o simplemente referida a un sujeto particular "fuera de sus cabales" y su base de apoyo sociosimbólica tiende a disiparse. Por otro lado, al hacerse un tratamiento morboso de las víctimas -sus cuerpos, sus prácticas- se las tiende a re-victimizar, asignándoles responsabilidad en lo ocurrido. 

En este sentido, si bien observamos que existe una proliferación de notas que señalan las violencias por razones sexo-genéricas, advertimos una tendencia a la reproducción de "casos" aislados, sin continuidad -salvo excepciones- y sin marcos reflexivos que ayuden a comprenderlos y evitarlos. 

Por todo esto, creemos que la centralidad de las narrativas mediáticas en la constitución del orden social da cuenta de la necesidad de una regulación estatal para no dejarlas liberadas a las lógicas mercantilistas. Son precisas, por lo tanto, políticas de comunicación y cultura orientadas a reconocer la comunicación como derecho humano y a incorporar la perspectiva de género como dimensión fundamental para transformar el orden patriarcal. 

Compartimos el informe completo.

AdjuntoTamaño
informe_monitoreo_noviembre_2016.pdf1.9 MB

Correo Perio