Florencia Saintout disertó sobre medios y elites políticas de América Latina en la Universidad Politécnica Salesiana del Ecuador
 
Prensa
 

Florencia Saintout disertó sobre medios y elites políticas de América Latina en la Universidad Politécnica Salesiana del Ecuador

“Los medios masivos de comunicación y las élites político-económicas de América Latina han sido socios o colaboradores tácitos en el diseño y ejecución de los procesos más terroríficos de nuestros pueblos: han estado ahí para viabilizar el imperialismo cultural, para justificar el horror de las dictaduras, para hacer posible el saqueo neoliberal,  para demonizar y desestabilizar a los gobiernos populares y para construir candidatos funcionales a sus intereses mezquinos”, dijo la decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social, Florencia Saintout, que el jueves participó de una charla sobre los medios de comunicación y las élites políticas en la región.

La actividad se llevó a cabo en la Universidad Politécnica Salesiana (UPS) del Ecuador y fue organizada conjuntamente por nuestra casa de estudios, el Grupo de Investigación sobre Niñez, Adolescencia y Juventud (CINAJ-UPS), y los grupos de trabajo “Juventudes e infancias: políticas, culturas, memorias y construcción de paz” y “Comunicación, política y ciudadanía”  del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).

Saintout estuvo acompañada por el sociólogo e investigador de la UPS y CLACSO, René Unda Lara, y el comunicador, profesor e investigador de la UPS, Andrea de Santis. La actividad se propuso como un espacio de reflexión sobre la articulación entre la comunicación, la política y la emancipación de los países de nuestra región.

“Para romper el círculo vicioso del cinismo, la desconfianza y la desesperanza,  hay que recordar que, como decía Walsh, “la verdad se milita”, sostuvo la decana durante su presentación, y añadió: “Para llegar a la verdad es preciso luchar contra la corriente, contra el pensamiento hegemónico, contra lo establecido, contra la censura, la deslegitimación y la banalización. Pero, particularmente, para que la verdad tenga sentido necesita del otro”.

Durante su conferencia en el Auditorio Monseñor Cándido Rada de la ciudad ecuatoriana de Quito, la académica realizó un recorrido por “cinco grandes estrategias de disciplinamiento de los medios hegemónicos, que se condicen con etapas históricas, pero que operan yuxtapuestas hasta nuestro presente” acompañadas, todas ellas, “por la idea insoslayable de que siempre ante el poder opresivo de las elites, se oponen poderes de resistencia”.

En primer lugar, se refirió a la categoría de “medios para la colonización”, en la que analizó las estrategias de apropiación y explotación de las elites desde la invasión europea en los siglos XV y XVI. “Un extractivismo de los bienes materiales tan feroz sólo pudo efectuarse con diversas modalidades de represión física, económica y cultural”, sintetizó Saintout, y completó: “Cuando la conquista y el saqueo ya no pueden sostenerse vía ocupación directa y artillería, las elites consolidaron la defensa de sus privilegios económicos a través del instrumental de la cultura. Para ello cuentan con unas sofisticadas maquinarias de producción de subjetividad y de orden social: los medios de comunicación”.

Otra de las estrategias que analizó fue la de los “medios para el horror”, en la que reflexionó sobre las diversas dictaduras que se desplegaron en casi todo el continente. “En este nuevo orden cultural, escudado a fuego por la represión ilegal, el poder mediático hegemónico actuó como cuartel de inteligencia, sondeando y manipulando el ‘humor social’”, dijo la decana, y agregó: “Este periodismo actúo con el carácter de un plan sistemático para legitimar el exterminio de un grupo social, consolidando el ocultamiento y la mentira como práctica cotidiana”.

“Los medios para la aceptación” fue la definición con la que analizó la llegada del neoliberalismo a la región, donde se encontrará el “punto cumbre” de la alianza de los medios y la elite. “Los sujetos neoliberales tendrán lugar a sus anchas en el presente continuo de los medios masivos”, dijo Saintout, y afirmó que “La estrategia de despolitización se complementa con la caricaturización de los políticos, la banalización de las luchas populares, la reducción de la movilización social al “caos en el tránsito”, la espectacularización del dolor del otro hasta adormecer la sensibilidad del espectador”.

“Los movimientos populares en la región, reponen historia y lenguaje que el neoliberalismo quitó a la verdad”, manifestó la decana al analizar la cuarta estrategia en la alianza de los medios con las elites: “los medios para la desestabilización”. “Cuando los gobiernos populares pudieron sortear las crisis económicas e incluso crecer muy a pesar de las oligarquías locales, las derechas comenzaron a afianzarse en lo que fue su herramienta más eficaz: las campañas de desprestigio”, consideró.

Finalmente, llegó al último y actual estado de esa relación, que son “los medios para la hiperconcentración”. En este punto analizó la lealtad de los medios de comunicación cuando las elites político-económicas llegan al poder, como en el caso de nuestro país. “Lo que hay es negación de la verdad con conciencia de ello. Y lo hacen con el aparato mediático más poderoso de la historia por su carácter oligopólico y transnacional. Lo que produce un infernal acto de violencia”, dijo.

“Frente a las tan mentadas epistemologías de la devastación con las que se institucionalizó el campo de la comunicación en América Latina, es necesario recuperar aquellas tradiciones para las cuales lo crucial era la construcción de un saber/poder para una vida más justa”, concluyó Saintout. 

Correo Perio