Con un emotivo acto, Periodismo homenajeó a las Madres de Plaza de Mayo
 
Prensa
 

Con un emotivo acto, Periodismo homenajeó a las Madres de Plaza de Mayo

“Nos dimos cuenta que los hijos son el orgullo más grande que tenemos, que somos felices por los hijos que parimos: porque ellos nos parieron en la lucha, porque ellos nunca se van a morir, porque han sembrado en el mundo y en la Plaza esa lucha hermosa por el amor y la independencia y porque estamos seguras que esos nuevos hijos que parimos y que son ustedes van a seguir esa lucha”.

Luego de esas palabras, los estudiantes, docentes y autoridades que colmaron el aula anfiteatrada Rodolfo Walsh, ovacionaron a Evel de Petrini, integrante de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, que junto a Mercedes de Meroño, Elsa de Manzotti y Rosa de Camarotti participaron de un emotivo homenaje que realizó la Facultad a los 40 años de lucha desde la primera marcha que realizaron en 1977.

El homenaje, que encabezó la decana de la Facultad, Florencia Saintout, comenzó a las 18 en la marquesina del edificio Presidente Néstor Carlos Kirchner donde se descubrió un mural con la imagen del pañuelo distintivo de ese grupo de mujeres que en 1977 se organizaron para enfrentar las atrocidades de la dictadura cívico militar y que hoy continúan en su lucha por la Memoria, la Verdad y la Justicia.

Luego del descubrimiento del mural realizado por el grupo de artistas “Nacional Mosaico Venecitas”, del que también participo la decana de la Facultad de Trabajo Social, Alejandra Wagner, se proyectó la película “Todos son mis hijos”, que recorre la historia de las Madres con relatos de las propias protagonistas.

Cabe destacar que Lucas Vialey, presidente del Centro de Estudiantes, que conduce la Agrupación Rodolfo Walsh, les obsequió un cuadro realizado por la artista plástica María Soibelzon que se inspira en el canto popular “Madres de la plaza, el pueblo las abraza”.

“Estamos todos profundamente conmovidos por este testimonio y profundamente agradecidos a estas Madres”, dijo Florencia Saintout luego de la proyección de la película y destacó la labor de los realizadores que “han hecho el documental como una apuesta militante y comprometida con su lucha”.

La decana destacó los relatos que se reproducen en la película y analizó que “es revelador cómo empieza con imágenes del 2001, en un momento en que parecía que se terminaba la Argentina porque el saqueo no tenía límites”. “Cuando otros no se animaron, cuando otros calcularon o no quisieron, ellas siempre fueron al frente de la lucha”, consideró.

Además, sostuvo que “estas madres, como claramente lo muestra la película, no pelearon por sus hijos, por una maternidad en solitario, sino que todos son sus hijos, y esta socialización de la maternidad, este compartir la maternidad es una enseñanza que ojalá tengamos todos”, y completó: “En tiempos en que se dice que nos tenemos que salvar solos, que mejor si le pisamos la cabeza al de al lado, que lo único que valen son los meritos individuales, tenemos que saber que cuando peleamos con otros las peleas están llenas de lo mejor de todos nosotros”.

“Estos hijos, esa generación que peleó contra la dictadura cívico militar que hoy tiene a muchos de sus responsables vivos y gobernándonos, esos hijos parieron estas Madres, y estas Madres volvieron a parir millones de luchadores y luchadoras a lo largo y a lo ancho de nuestra patria; volvieron a parir presidentes que pidieron perdón en nombre del Estado y que dijeron que eran hijos de las Madres; parieron una presidenta que no se doblegó ni se arrodilló frente a los poderosos, y parieron también una juventud que está dispuesta a seguir luchando hasta el fin de los tiempos”, concluyó Saintout.

Mercedes de Meroño, más conocida como “Porota”, fue otra de las madres que se dirigió a los estudiantes, docentes y autoridades de nuestra casa de estudios que participaron del emotivo acto. “Ustedes ya conocen la lucha de las Madres, cuando a uno le sacan a su hijo no piensa en nada más que en su hijo. En el primer momento salimos sin saber mucho de política, pero después fuimos aprendiendo mucho cuando desaparecieron algunas Madres y se sumaban otras con el mismo problema”, dijo, y agregó: “La lucha va naciendo adentro de uno con todas esas cosas”.

“Nosotros fuimos felices; somos felices y alegres porque hacemos lo que queremos y puteamos al que queremos”, concluyó “Porota”.

Ricardo Soto Uribe, director del documental, agradeció a la Facultad y a la decana de esta unidad académica por el acto y explicó que “fue un trabajo colectivo y un proceso muy íntimo que permitió conocernos más con las Madres, a pesar de que ya trabajamos con ellas en el equipo audiovisual de la Asociación”.

 

Correo Perio