Saintout: “La construcción de la memoria es un hecho de justicia”
 
Prensa
 

Saintout: “La construcción de la memoria es un hecho de justicia”

En un emotivo acto que se realizó en el aula 22 del edificio Presidente Néstor Carlos Kirchner de nuestra unidad académica, se llevó a cabo el encuentro “Documentos, relatos y memorias”, organizado por la Secretaria de Derechos Humanos de la Facultad de Periodismo y la Agrupación Rodolfo Walsh, que conduce el centro de estudiantes.

Durante el encuentro quedó inaugurada la muestra que contiene documentación administrativa de estudiantes, profesores y no docentes de Periodismo durante la última dictadura cívico militar. La muestra es parte del proyecto “Textos de la Memoria. Relatos sobre las y los desaparecidos y asesinados de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP durante el terrorismo de Estado en Argentina”.

Por otro lado, la decana de la Facultad, Florencia Saintout, firmó un acta con el periodista Daniel Cecchini, quien donó a nuestra casa de estudios las colecciones de las revistas “Esto es” y “Mayoría” que originalmente pertenecieron a Ana Elgarte. Ese material cuenta con publicaciones del periodista Rodolfo Walsh que luego formarían parte del libro Operación Masacre.

Además, el profesor Cesar “Tato” Díaz recibió una distinción por su aporte al periodismo, la historia y la memoria a través de su investigación “La revista Mayoría: una cruzada periodística opositora (1957-1958)”.

En el acto brindaron su testimonio estudiantes que cursaron en la Escuela Superior de Periodismo, que en los primeros meses del denominado “Proceso de Reorganización Nacional” fue cerrada durante varios meses y considerada por su interventor como “un nido de bolches”.

Entre ellos, estuvieron presentes Cielito Depetris, licenciada en Ciencias de la Información (título que se entregaba en ese momento), docente e investigadora de nuestra casa de estudios; Roberto Soria, egresado en diciembre de 1975 y militante de la Juventud Universitaria Peronista; Beatriz Blanco, estudiante durante 1975 y 1976 y militante del Partido Comunista Marxista Leninista-Grupo de resistencia estudiantil; Hugo Biasotti, estudiante de periodismo, egresado en 1975 y militante de la Juventud Trabajadora Peronista; y Manuel Pedreira, estudiante de Veterinaria y militante de la FURN, hermano del estudiante de periodismo  Rafael Pedreira, militante de la JUP y secuestrado en 1977 junto a Ricardo Díaz Anselmi. También participó del panel el presidente del centro de estudiantes que conduce la Agrupación Rodolfo Walsh, Lucas Vialey.

Saintout dio la bienvenida a los presentes y agradeció a los estudiantes y graduados de la vieja escuela de periodismo por “el compromiso ético y político de no renunciar nuca a la verdad y venir a dar testimonio frente a los estudiantes”. También destacó la importancia de la reunión “en tiempos en que uno siente desanimo frente a tanta violencia, de ataque feroz a las mayorías que no pensábamos que íbamos a vivir”.

“Es un orgullo que desde la universidad pública se lleven adelante estas políticas de Derechos Humanos; este tipo de actividades se replican en cada una de las Facultades y nos da esperanzas y orgullo en un contexto donde el gobierno dice que no hay que revisar el pasado, que el pasado es un problema, que no sabe la cifra de desaparecidos”, afirmó.

También agradeció al periodista Daniel Cecchini por donar las colecciones de “Mayoría” y “Esto es”, y destacó en ese sentido a los periodistas que “dieron muestras de que es posible jugarse la vida por la verdad”.

“Lo que se opone a la memoria es esta injustica que acalla a los pueblos, es el silencio, es la violencia para la producción del olvido”, dijo la decana, y agregó: “La construcción de la memoria es un hecho de justicia, y los hechos de justicia se construyen al calor de las luchas contra los nefastos; no hay memoria sin lucha, sin movimientos, sin tensiones diversas”.

Lucas Vialey, por su parte, manifestó que “este reconocimiento tiene un profundo sentido político: no es casual que los estudiante de esta facultad hayan demostrado siempre un fuerte compromiso con su tiempo y su país y tampoco es casual que esta facultad se haya fundado bajo la figura de Rodolfo Walsh”. También agradeció a los integrantes del panel “porque sin la lucha previa de estos compañeros nuestra militancia de hoy  no tendría ningún sentido”.

Los relatos de quienes cursaron sus estudios durante el terrorismo de Estado coincidían en varios puntos: el compromiso irrenunciable de esa generación por hacer un mundo mejor en un espacio de formación donde todos se conocían y compartían gran parte de sus días.

A pesar de eso, Cielito Depetris, profesora e investigadora de nuestra casa de estudios, detalló que “no todos sabíamos lo que hacía el otro fuera de la escuela debido a los diferentes grados de clandestinidad de cada organización”. “Por eso la sorpresa: siete de la tarde caminando, barrio platense, calle de tierra, toco timbre en una casa a la que iba por una reunión de cátedra y un vecino me pregunta: ‘¿Vino por los muchachos? Vino el ejército anoche y se los llevó a todos’”.

“No me canso de nombrarlos a todos, porque nombrándolos siguen estando acá con nosotros”, dijo Beatriz Blanco al recordar a varios de sus compañeros y profesores con los que compartió aulas en el edificio de la Escuela en calle 53 entre 9 y 10. También destacó que parte de su tarea militante fue la de mantener el contacto y la motivación permanente a sus compañeros para lograr que abran nuevamente la escuela que fue cerrada desde marzo hasta octubre de 1976. “Sin embargo, cuando volvimos, nos encontramos con una escuela diezmada”, afirmó.

Roberto Soria, militante de la Juventud Universitaria Peronista y egresado en 1975 homenajeó en su breve alocusión a “los compañeros caídos, a quienes reencuentro cada vez que asisto a estos actos y extrañó un montón también”.

Manuel Pedreira, hermano del estudiante de periodismo desaparecido en 1977, Rafael Pedreira, consideró que “nos tocó madurar y ser adultos en tiempos muy violentos”, y recordó a su hermano como “un obsesivo de la lectura”.

Finalmente, Hugo Biasotti, que además de ser estudiante tenía militancia gremial en la Juventud Trabajadora Peronista, sostuvo que “si bien nos exponíamos y luchábamos, también teníamos mucha alegría; luchábamos, teníamos ideales, queríamos un mundo mejor, y también nos juntábamos, cantábamos y militábamos con alegría”. También recordó, entre otros, a Ataúlfo Pérez Aznar,  Silvio Frondizi y Blas Alberti “profesores brillantes que nos abrieron la cabeza”.

El emotivo acto contó también con la presencia de Hereña Sanchez Viamonte, Madre de Plaza de Mayo; el hijo de Beba Dillón, otra integrante de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, Andres; la prosecretaria de Derechos Humanos de la UNLP, Verónica Cruz; y autoridades de nuestra casa de altos estudios. 

Correo Perio