¡Basta de amedrentamiento a las voces de la prensa libre y democrática!
 
Prensa
 

¡Basta de amedrentamiento a las voces de la prensa libre y democrática!

En el día de la fecha se ha producido un nuevo hecho de persecución política disfrazada de acción “de la justicia” contra un compañero periodista.

La casa de nuestro querido compañero y colega Víctor Hugo Morales fue allanada “por orden judicial, sin previo aviso, con su familia en el interior y con el propio Víctor Hugo enterándose en su lugar de trabajo de semejante intromisión. En el procedimiento le fueron incautadas obras de arte de un enorme valor emocional como parte de un resarcimiento judicial al grupo monopólico multiempresarial Clarín.

No podemos dejar de mencionar que la causa judicial por la que se realizó el allanamiento está vinculada a la vocación de Víctor Hugo por democratizar la información, cuando -como ocurre nuevamente hoy- el deporte nacional por excelencia -el fútbol- estaba considerado meramente un negocio y no un hecho cultural y como tal, parte del derecho popular al disfrute y el entretenimiento.

Además, este allanamiento sorpresivo y amedrentador, se produce a sólo cuatro días del retorno de Víctor Hugo Morales a la señal C5N, casi el único espacio de televisión en donde hoy se expresan voces opositoras, y del cual había sido injustamente excluido en diciembre del año pasado (junto con otros periodistas como Horacio Verbitsky) por las presiones políticas del Poder Ejecutivo Nacional.

El allanamiento a la casa particular de Víctor Hugo se inscribe así en una larga lista de amenazas, presiones, despidos, campañas de desprestigio mediáticas y causas judiciales de dudosa legalidad, contra periodistas y empresas de medios que se distinguen por ser las voces opositoras al gobierno nacional y de la Provincia de Buenos Aires. Algo que debiera ser la raíz profunda de una democracia sana -la libertad de expresión y de acceso a la palabra- se ha convertido, de la mano del poder político de turno, en un intento de “apagón mediático” que busca acallar todas las voces para que sólo se expresen el poder de la alianza pro-cambiemos, las grandes empresas y corporaciones y los grupos mediáticos monopólicos como Clarín y La Nación.

Repudiamos totalmente este verdadero atropello a la libertad de expresión y rechazamos las maniobras cuasi mafiosas de grupos económico-financieros multimillonarios contra periodistas individualmente considerados (como es el caso hoy de Víctor Hugo).

También queremos señalar que repudiamos la connivencia clara entre el Poder Ejecutivo Nacional, los medios monopólicos de comunicación y sectores importantes del Poder Judicial para acallar las voces de una prensa libre.

Nos solidarizamos con Víctor Hugo y con su familia, y nos comprometemos junto a él a seguir luchando por una comunicación como derecho para las mayorías y no como privilegio de las elites.

Correo Perio