Devuelvan a Johana Ramallo
 
Prensa
 

Devuelvan a Johana Ramallo

Hace un año ya que se encuentra desaparecida Johana Ramallo, una jóven platense de 24 años, víctima de las redes prostituyentes y de la trata con fines de explotación sexual. Hace una año que su madre, familiares y diversas organizaciones entre las que se encuentran la Facultad de Periodismo y Comunicación Social y la Agrupación Rodolfo Walsh, la buscamos incansablemente.

Sabemos que dichas redes se sostienen con la composición y complicidad de fuerzas policiales, del poder judicial y político. El dinero que mueven sobre el sufrimiento de las niñas y mujeres esclavizadas, se puede comparar con el del producto bruto interno de un país. Esta enorme trama delincuencial opera de manera conjunta con el narcotráfico y la venta de drogas.

En nuestro país han crecido exponencialmente las llamadas al 145, teléfono que depende del Ministerio de Justicia de la Nación, registrándose en 2017 más de dos mil comunicaciones. Este aumento no es aleatorio, ya que a mayor empobrecimiento de la población por políticas de hambre, mayor terreno fértil para el accionar de las mafias.

La causa que tuvo inicio en la justicia ordinaria a partir de la denuncia que inmediatamente realizó Marta Ramallo, transitó dos meses en la Fiscalía de Bettina Lacky, cuya intervención se destacó por dejar en manos policiales la búsqueda de Johana, sin líneas de investigación y por desestimar el cambio de carátula solicitado para que se deje de buscar a una persona que se había ido por su voluntad y se busque a una persona que había sido capturada por el accionar de una red de trata que le impedía volver con los suyos.

La denuncia fue realizada posteriormente en la Justicia Federal, en el Juzgado N° 1 a cargo de Ernesto Kreplak. Se consideró allí que se encontraban los elementos probatorios para dar lugar a una investigación por trata en el marco de la ley 26364. Hace ya 12 meses que se reiteran los allanamientos, rastrillajes, registros de prostíbulos, declaraciones, todas medidas inconducentes.

Hoy en una fecha sensible, con la amenaza del gobierno para que vuelvan las Fuerzas Armadas a encargarse de la “seguridad interior”, nos preparamos para volver a salir a las calles a reclamar la inmediata aparición con vida de Johana Ramallo, con la certeza de que no cesaremos en nuestra búsqueda hasta verla fundida en un abrazo con su madre y su hija que cada día esperan por ella.  

Secretaría de Género, Facultad de Periodismo y Comunicación Social, UNLP.

Correo Perio