Los palos de abollar ideologías

Pronunciamiento del Observatorio de Jóvenes, Comunicación y Medios (FPyCS - UNLP) ante los sucesivos actos de violencia y represión policial contra jóvenes estudiantes:

Estudiantes de la Escuela Media Nº 1 “Carlos Fuentealba” de Berisso fueron reprimidos/as esta semana por estar reclamando mejores condiciones edilicias frente al Palacio Municipal. De nuevo son estudiantes, de nuevo son jóvenes movilizados/as que piden por el cumplimiento de sus derechos, los sujetos violentados por el Estado. Lo sucedido en la ciudad de Berisso, cuna del movimiento obrero organizado, no es un hecho aislado ni mucho menos debemos confundirlo con una circunstancia casual. La negación a escuchar el reclamo estudiantil por parte de las autoridades municipales y la posterior represión de la policía bonaerense y de la policía local forma parte de una trama de violencia simbólica y física que comienza con la persecución política e ideológica a quienes se oponen a las políticas neoliberales de exclusión y miseria planificada de la Alianza Cambiemos –persecución que empezó con el encarcelamiento ilegal a la compañera Milagros Sala en Jujuy– y que se continúa reproduciendo en los numerosos y continuados actos de represión contra estudiantes y docentes en las escuelas y las universidades públicas.

La policía que reprimió a docentes cuando estaban instalando la Escuela Itinerante en la Plaza de los Dos Congresos es la misma que golpeó y detuvo a estudiantes en la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Jujuy; la que vigiló una clase pública en el Colegio Mariano Acosta de CABA; la que realizó una requisa injustificada e ilegal a estudiantes en la puerta de la Escuela Secundaria N° 12 de San Martín y detuvo a un docente que quiso interceder; la que entró a la Facultad de Derecho de la Universidad de Lomas de Zamora durante las últimas elecciones estudiantiles; la que intentó detener a estudiantes de la Escuela Normal Antonio Mentuyt de Banfield es ahora la misma que, en Berisso, sacó a los golpes a estudiantes frente al municipio. Es la misma porque se repite su accionar antipopular, adultocéntrico y violento.

No es casual, tampoco, que sean jóvenes movilizados/as quienes reciban los golpes. Sabemos que la juventud fue uno de los actores más interpelado y de mayor participación durante el Kirchnerismo. En una época en la que se quieren borrar los derechos conquistados durante los últimos doce años, atacar a uno de sus actores políticos más importantes funciona como un símbolo de negación y deslegitimación no sólo de los/as jóvenes como sujetos de derecho y sujetos políticos, sino también del Estado como lugar de inclusión.

El Estado embarrado, que abraza al otro, que construye la justicia social, se convierte ahora en un Estado policial, que persigue, golpea y encarcela, que excluye y deja a millones de argentinos/as sin derechos y sin igualdad de oportunidades. Es un Estado provincial, conducido por la gobernadora María Eugenia Vidal, que pone techo a las paritarias docentes, que persigue a sus representantes gremiales, que no implementa el Boleto Estudiantil Universitario tal como lo marca la ley sancionada en 2015. Es un Estado municipal, en manos del intendente Jorge Nedela, que se burla, amenaza y huye de los/as estudiantes, que deja a los comedores escolares sin comida, que obliga a sus vecinos/as a volver a organizar prácticas de trueques, recuerdos de un pasado que se vuelve presente.

En este sentido, la represión es una práctica violenta que se acompaña con un sistemático desprestigio a la educación pública que permitió, en nuestra patria, cumplir los deseos de ascenso social y, en particular durante el período 2003-2015, convertirla en un espacio de inclusión. Las condiciones para generar este escenario se sustentaron en la sanción de normas como la Ley de Educación Nacional 26.206 y la Ley de Financiamiento Educativo 26.075, y en políticas públicas tales como el PROG.ES.AR, el plan FinEs, el Programa Conectar Igualdad, entre tantas otras.
Este escenario de fortalecimiento del sistema nacional educativo público y gratuito se reflejó en el incremento de un 6% del presupuesto bruto interno destinado a este sector, la fijación de salarios dignos para docentes a través de paritarias libres y políticas públicas destinadas a la infraestructura de los establecimientos educativos, permitiendo tener más de 15 nuevas universidades nacionales.

Durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner se consideró la educación como un derecho que debía ser ejercido por los/as jóvenes de todo el país. Esta manera de entender la educación se desdibuja cada vez más en una coyuntura donde los/as docentes no son reconocidos/as en su reclamo hacia el Gobierno por la apertura de paritarias nacionales y donde los/as jóvenes movilizados/as en defensa del sistema educativo público son perseguidos/as y reprimidos/as por las fuerzas de seguridad provinciales y locales. Si los/as docentes no tienen paritarias nacionales y libres, no está garantizado el derecho al trabajo; si los/as estudiantes no tienen la posibilidad de expresarse libremente, estamos engañando a la democracia.

Las vigilancias y los actos represivos hacia las juventudes que desempeñan una participación política en sus espacios cotidianos es una muestra de disciplinamiento a quienes intentan desafiar el proyecto antipopular, privatizador y exclusivo que llevan adelante los gobiernos nacional, provincial y local que pertenecen a la Alianza Cambiemos. Creemos, desde nuestro lugar de jóvenes y de estudiantes/egresados de la educación pública, que la organización política de las juventudes es fundamental para la transformación social de sus realidades.

Ver PDF en pantalla completa

style="border: none;" />

Coordinación general de la investigación: Angela Oyhandy Investigadores: Juan Acacio, Paz Cabral, Matías Krieguer, Yesica Montagna, Belén Roca Pamich. Asesoramiento Metodológico: Mariela Cotignola.
Edición: La Plata, Observatorio de Políticas de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires. Universidad Nacional de La Plata, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. Comisión Provincial por la Memoria, 2014 (1º Ed.). Internet.

Leer

III Jornada Taller

El Centro de Comunicación y Género desde el Observatorio de Medios invita a participar de la jornada taller el día lunes 7 de Mayo a las 17 hs. en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social, sede del bosque (diagonal 113 y 63), aula 18, para continuar pensando estrategias comunicacionales sobre el aborto por fuera de la señalización vida-muerte. Y a su vez, ampliar la mirada de este fenómeno social y consensuar practicas de intervención para su visibilización. 

Durante el período 2011, por primera vez, el debate acerca de la despenalización y legalización del aborto se instaló de manera institucionalizada en el Congreso de la Nación y generó un espacio de discusión que comenzó a hacerse visible en la opinión pública y los medios de comunicación.