IMPORTANCIA DE LA METODOLOGÍA EN LOS PROYECTOS DE INVESTIGACIÓN

 

Mirta Graciela Aranda

Universidad Nacional de La Plata (Argentina)

mirtaaranda@yahoo.com.ar

 

 

Resumen

El presente trabajo es un recorrido de mi experiencia como tesista de la carrera de Licenciatura en Comunicación Social de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad de La Plata.

La investigación científica y la ciencia se vinculan con la necesidad del hombre de responder interrogantes, el modo de acercarse a la misma depende de la visión del mundo del investigador, de su configuración cultural, del momento histórico y de los paradigmas vigentes.

El método científico se caracteriza por ser racional, analítico, claro y preciso, susceptible de verificación y explicación, definición que remite a la rigurosidad y a la necesidad de la vigilancia epistemológica de todo trabajo para evitar la subjetividad del investigador quien sólo debe basarse en los hechos.

El proceso de investigación científica necesita de un método para ordenar, esquematizar, registrar e interpretar datos, además de economizar tiempo y recursos, caso contrario el trabajo se transforma en un cúmulo de datos incoherentes difícil de transmitir. 

Todo método es una construcción, un acto singular y creativo donde el sujeto investigador toma decisiones a fin de obtener una estructura determinada en relación con un contexto.

La opción metodológica es una elección relativa, responde a cierta conceptualización teórica previa del investigador que lo encamina a descubrir la naturaleza del objeto de estudio, éste debe atenerse a los criterios de verdad establecidos en el campo específico de investigación (Bourdieu citado por Rosana Guber en “El Salvaje metropolitano”: 1991).

 

Palabras clave: marco metodológico pluralista basado en el enfoque antropológico.

 

 

La importancia de la metodología de la investigación en la Tesis de Grado

Para graduarse los estudiantes universitarios deben producir un trabajo académico con normativas y reglamentaciones específicas emanadas de cada facultad, éste debe ajustarse al espíritu de investigación inspirado por la institución a lo largo de la carrera cursada.

De acuerdo con la Resolución del Ministerio de Cultura y Educación Nº 1168 del 11 de julio de 1997, una tesis debe “demostrar destreza en el manejo conceptual y metodológico correspondiente al estado actual del conocimiento en la o las disciplinas del caso…”, mientras que la acepción etimológica del término método, del latín methodus, significa: camino y es definida por el Diccionario de la Real Academia Española como “el modo de decir o hacer una cosa (…) el modo de obrar o proceder; (…) es el procedimiento que se sigue en las ciencias para hallar la verdad y enseñarla; es de dos maneras: analítico y sintético” (Vigésima Edición, 1984, Tomo II).

De esta definición se desprende que toda investigación posee un conjunto de características fundamentales mediante las cuales se extrae información para lograr alcanzar los objetivos propuestos. En caso de ser una investigación científica el método es riguroso y técnico, persigue el fin de ampliar el conocimiento científico y no necesariamente debe tener una aplicación práctica, el investigar puede ser sólo un modo de develar un interrogante.

Toda investigación científica consta de tres elementos esenciales: el sujeto, el objeto y el método.  El sujeto de conocimiento es el investigador que aborda un interrogante o exhorta a una explicación; el objeto es lo que se desea conocer y; el método es el camino  a recorrer para develar el interrogante.

La metodología de la investigación además de ser una herramienta de conocimiento para abordar lo desconocido puede considerarse un verdadero paradigma investigativo ya que la construcción del proyecto de investigación, la investigación misma y la exposición de los resultados implica la utilización del investigador de marcos teórico-metodológicos “para interpretar los fenómenos sociales en el contexto de una determinada sociedad” (Vasilachis de Gialdino).

Las dificultades para hacer una tesis pueden ser numerosas, especialmente cuando en la mayoría de los casos es la primera oportunidad de experimentar una investigación de esta envergadura.  Según mi visión, el primer paso consiste en optar por el tema y el tipo de investigación a realizar, luego se elige el método adecuado que servirá de guía en la concreción de procedimientos específicos y permitirá encarar un proyecto de investigación, redactar ideas y analizar los datos obtenidos considerando siempre la escasez de tiempo del tesista, generalmente sumergido en la vorágine de exigencias laborales y con el deseo de cumplimentar el trabajo final para lograr el tan anhelado título.

La elección del método no es tarea fácil, a mi entender todos tienen limitaciones y beneficios, debería surgir del conocimiento proporcionado por la experiencia del investigador y de ser necesario pensar en una metodología pluralista a fin de obtener datos que permitan realizar relaciones entre las distintas variables del objeto de estudio, lo mismo debería aplicarse a las técnicas.

De todas las metodologías las que más se adaptan al estudio de fenómenos sociales son las derivadas del enfoque antropológico social -no cómo sinónimo de la etnología-, esta elección  conlleva una reflexión epistemológica acerca de cuál es la más apropiada para las variables a investigar, cuál es la que conduce al investigador al reconocimiento de los fenómenos sociales y al conocimiento del modo en que los actores sociales configuran el marco significativo de sus practicas, nociones y perspectivas.

En ese sentido Guber expresa que la Teoría de la Diversidad  permite al investigador construir una diversidad relevante desde la perspectiva teórica y para sus fines investigativos, reúne nociones emanadas de la concepción de la naturaleza del mundo social  y permite describir y analizar el proceso social en su variedad y singularidad rescatando la lógica producción material y simbólica de los sujetos sociales, utiliza el término “Perspectiva del actor” para definir el universo de referencia subyacente y articulador del conjunto de prácticas, nociones y sentidos organizados por las representaciones y actividades de los sujetos sociales, con prácticas de existencia empíricas y formulación, construcción e implicancias definidas desde la teoría en un marco sociocultural e histórico que vincula las dimensiones significantes con el proceso social, con un efecto de quiebre en el investigador al reconocer los intersticios donde no existen referencias teóricas o coincidencias con su propia cultura,  este hecho produce una ruptura y un movimiento de desnaturalización de lo naturalizado para “construir sobre la reconstrucción de momentos condensados selectos y significantes experimentados en el campo” si se ha procedido a una constante puesta en relación entre lo universal y lo singular.

De este enfoque antropológico surgen dos modos de trabajar en el campo para entender fenómenos sociales, el método empírico o cuantitativo y el cualitativo para la interpretación, es decir una metodología pluralista o mixta sin obviar que existen otros paradigmas de investigación.

Varsilachis de Gialdino define el término paradigma como “los marcos teórico-metodológicos utilizados por el investigador para interpretar fenómenos sociales en el contexto de una determinada sociedad”, para ser reconocidos como tal deben responder a una cosmovisión filosófica, determinar una o varias formas o estrategias de acceso a la realidad, adoptar o elaborar conceptos de acuerdo con la/s teorías que crea o supone, un contexto social, una forma de compromiso existencial y una elección respecto de los fenómenos sociales analizados.

Por su parte, Catalina Wainerman menciona como errores comunes al formular una investigación social los siguientes:

ü       Formulación de un objetivo muy amplio que no es susceptible de ser estudiado.

ü       Formulación de objetivos específicos que no están incluidos en el general.

ü       Falta de conciencia de que junto al problema a investigar hay que examinar la realidad de los datos, tarea imposible si no se tiene acceso a los mismos.

ü       Confusión entre: producción de conocimiento sobre la realidad y elaboración de políticas para operar sobre ella, objetivos de investigación y propósitos de largo plazo, afirmaciones fácticas y afirmaciones valorativas, hipótesis como conjetura e hipótesis como presupuesto o punto de partida que orienta la investigación.

ü       Confección de marcos teóricos que no se condicen con el marco metodológico.

ü       Planteamiento de un objetivo explicativo sin haber alcanzado una descripción del fenómeno en investigación.

ü       Incompatibilidad entre objetivos diacrónicos y diseños sincrónicos.

ü       Confusión entre objetivo específico y camino a recorrer en el desarrollo de la investigación.

Lo mencionado por la autora remite a la importancia de contar con el estudio de metodologías y de técnicas de investigación como introducción, pero con el acompañamiento de experiencias logradas en el campo, la que debería adquirirse a medida que transcurre las diferentes asignaturas de la carrera, especialmente los talleres donde se pone en práctica la teoría.

 

Mi experiencia como tesista

Al momento de producir la Tesis para graduarme fue de vital importancia el haber cursado el  Seminario Permanente de Tesis y lograr como producto final de la asignatura el Plan de Tesis definitivo.

Con la cátedra adquirí herramientas para abordar las diferentes instancias del proceso y fundamentalmente puse en claro cuál sería mi objeto de estudio, qué deseaba conocer del mismo y cómo implementar el proyecto de investigación. 

El conocer el objetivo y disponer de un marco teórico de referencia facilitó la elección de la técnica a emplear, al respecto  Bourdieu expresa que las elecciones técnicas  son inseparables de las teorías de construcción del objeto (Introducción: epistemología y metodología: 1992).

Si consideramos que la Ciencia de la Comunicación es un desprendimiento de las Ciencias Sociales, es fácil deducir las dificultades para la experimentación, hecho reemplazado por las continuas observaciones y la utilización “en gran escala del método comparativo, el cual sustituye a la experimentación en las ciencias sociales” (Maurice Divergen:1962), plasmado especialmente en tablas y gráficos.

Como mencioné anteriormente la metodología más adecuada para mi investigación fue la antropológica.  Las técnicas utilizadas variaron en las distintas fases del estudio de campo, desde la simple observación para hacer un paneo de los distintos escenarios al inicio hasta la observación participante, entrevistas, historias de vida, encuestas, fuentes documentales, etc. acudiendo a distintos recursos a fin de obtener información para responder al interrogante planteado.

El tema elegido delimitó el objeto de estudio, permitió identificar el problema y el marco problemático.  La elección no fue arbitraria, respondió a una motivación mayor vinculada al futuro de una comunidad dependiente de la actividad turística donde los adolescentes son el pilar del futuro, siendo el título elegido para mi tesis  “Configuración de la materialidad social de los jóvenes de Mar del Tuyú”.

El próximo paso consistió en ampliar los fundamentos teóricos para enmarcar el problema y situar al lector en mis bases conceptuales ya definidas en el Plan de Tesis, la de los autores, teorías o proposiciones generales dentro de las cuales se iba a situar el trabajo de investigación (Carlos Sabino: 1987). 

El marco conceptual tuvo como fin dar cuenta de las transformaciones culturales además de posibilitar la comprensión de un nuevo mapa atravesado por distintas dinámicas del sistema capitalista, donde las identidades son conformadas en el mercado de consumo y el poder hegemónico se desplaza de la imposición al consenso del consumo, con la participación de la comunicación masiva que incide al forjar imaginarios sociales. 

Los aportes teóricos más significativos fueron provistos por intelectuales latinoamericanos de gran influencia en el área de comunicación/cultura como Jesús Martín Barbero, Néstor García Canclini, Guillermo Orozco Gómez, Renato Ortiz quienes con sus teorías generaron pautas para conocer e investigar los fenómenos sociales actuales y sus transformaciones, tanto en el sentido de tiempo y espacio como la incidencia de las nuevas tecnologías en las nuevas identidades en permanente construcción.

 Otros investigadores considerados fueron la antropóloga Margaret Mead y el especialista en identidades juveniles Marcelo Urresti.  Todos ellos, a mi entender, intentan observar y analizar las transformaciones culturales sin demonizarlas y sentar nuevas bases para el diseño  de nuevas teorías de conocimiento y alternativas políticas.

El uso de metodologías y técnicas de investigación se ajustó al tipo de información requerida para responder cada variable del objeto de estudio, el método cualitativo para obtener informantes/informaciones claves y secundarios y el cuantitativo para tener referencias empíricas.

La elección del marco teórico y metodológico implicó un estilo de trabajo de campo, una mirada particular sobre el mundo y un modo de ordenar el caos sin caer en el desosiego, para lo cual fue fundamental la combinación de métodos derivados especialmente de las Teorías de Relaciones, de Campos y de Habitus del sociólogo Bourdieu, quien aportó un sistema simbólico que da cuenta de las estructuras estructurantes del conocimiento y de la construcción de lo real, es decir, del intelecto y de su relación con los comportamientos sociales concretos en los distintos habitus.

A pesar de la utilidad del esquema de trabajo, fue necesaria cierta plasticidad para adaptarme a circunstancias imprevistas y cambiar las técnicas de investigación, especialmente al no contemplar características específicas de la región como los preparativos para la temporada alta de turismo, el empleo adolescente y el fin del ciclo escolar, situación que dificultó el acceso al objeto de estudio.

Lo narrado me remite nuevamente a valorar la experiencia obtenida a lo largo de la carrera, esos conocimientos internalizados son los que proveyeron soluciones en el campo al momento de corregir errores y mejorar el proyecto de investigación.

Otros Obstáculos:

ü       Escasa colaboración de los Organismos Oficiales para la obtención de documentación referida al tema.

ü       Falta de recursos económicos para ampliar la información.

ü       Problemas de infraestructura: escasez de medios para obtener bibliografía pertinente.  Las Bibliotecas de la zona no cuentan con material de Comunicación del nivel universitario y el acceso al servicio de Internet en temporada de turismo alto es dificultoso por su saturación y sus costos, entre otros.

Fortalezas:

ü       Alta participación de los adolescentes objeto de estudio en la investigación de campo.

ü       Buena predisposición de los adultos y de la sociedad en general a la realización de este tipo de investigaciones sociales.

 

Bibliografía

BOURDIEU, Pierre. Introducción: epistemología y metodología, en “El oficio del sociólogo”, Ed. Siglo XX, Bs. As., 1992, págs. 11 a 25.

GUBER, Rosana. El salvaje metropolitano.  Ed. Legasa, Bs. As., 1991.

SABINO, Carlos.  Cómo hacer una Tesis (Guía para elaborar y redactar trabajos científicos). Caracas, Editorial PANAPO, 1987. Capítulos 6 y 7. Págs. 77-117.

VASILACHIS DE GIALDINO en www.qualitative-research.net

WAINERMAN Catalina y Ruth Sautu (comp.). La trastienda de la Investigación. Editorial de Belgrano, Buenos Aires, 1997.