“Mi mamá me ama. Perón me educa”

 

Giorno Mariana

marianagiorno@infovia.com.ar

Valsecchi Agustina

 

Introducción

Esta ponencia intenta dar cuenta de la problemática de transmisión de los puntos de la Doctrina Peronista y los objetivos educativos del Segundo Plan Quinquenal (1952)  a través de libros de lectura y cuentos infantiles de Educación Primaria emitidos por el Estado durante la segunda presidencia del Gral. Juan Domingo Perón.

Lo que el presente trabajo abordará es el análisis del material escolar editado por el Estado y difundido en las escuelas públicas de educación primaria.

Se analizará la presencia y forma de transmisión de la Doctrina Peronista, esto reforzado por los objetivos establecidos en el Segundo Plan Quinquenal de 1952.

Nuestro trabajo se enmarca en un contexto en donde la crisis de 1945 a partir del 17 de octubre,  y su resolución en Febrero de 1946 habrían constituido lo que Valenzuela (1992) titula una transición por transacción; que marcaba el fin de una antigua fractura moderna (Radicalismo versus Conservadorismo) y señalaba el comienzo de una nueva fractura (peronismo versus anti-peronismo), producto del desmembramiento de la coalición electoral derrotada. Para estudiar esta sustitución de fracturas habría que pasar a analizar quiénes, cuántos y de qué vertiente fueron los dirigentes Radicales, Conservadores, Socialistas, Comunistas y Trotskystas que desertaron o evolucionaron hacia el Peronismo, pero ese no es nuestro objetivo central, aunque sí determinar de qué manera influyeron en el discurso escolar.

El triunfo electoral del Peronismo derivó en una democracia-popular altamente participativa pero escasamente competitiva.[1] Su política bonapartista, proteccionista, (tomando las categorías de Marx) corporativa (restrictiva de las libertades de asociación y agremiación), y represiva (limitadora de las libertades de conciencia, opinión, cátedra y pensamiento de las minorías opositoras), se afirmó merced a acciones como el juicio político a la Corte Suprema, y estrategias tales como el control de los medios masivos de comunicación[2], la aproximación nacional-mercantilista a la modernización científica y tecnológica, el monopolio de la beneficencia pública; la Tercera Posición en política exterior; la nacionalización o estatización de los ferrocarriles; la estatización de los depósitos bancarios, el congelamiento de los alquileres urbanos y de los arrendamientos rurales y las confiscaciones o exacciones a grupos privados opositores. Asimismo, sus políticas se afirmaron mediante estrategias de confrontación tales como la intervención a las Universidades Nacionales (con los denominados catedráticos "Flor de Ceibo"),[3] la reforma constitucional, la enseñanza de la doctrina peronista en las escuelas, la suspensión y clausura de más de un centenar de diarios, y la confiscación del periodismo opositor (La Prensa de Buenos Aires, y El Intransigente de Salta).

Teniendo en cuenta que el gobierno peronista constituyó un quiebre en la forma de hacer política en la Argentina y trató de promover su ideología en todos los ámbitos de la sociedad, tomamos como esfera de análisis la relación con la educación y puntualmente la transmisión de ideología en textos escolares.

En este sentido y tomando el estudio de Federico Neiburg, en “Los intelectuales y la invención del peronismo” coincidimos con él, en que si bien todos los que después de 1955 escribieron sobre el  peronismo podían respaldar sus puntos de vista en el hecho de haberlo “vivido”, no todos recurrieron la género testimonial y tampoco textual para describirlo.

La educación fue uno de los canales a través de los cuales avanzó la acción del estado peronista. Y a partir de esto nos preguntamos por los presupuestos que nos llevan comenzar un rastreo arduo acerca de las fuentes y de las herramientas para su búsqueda y abordaje, centrándonos en el discurso subyacente, en la ideología y en las categorías que la escuela como, parafraseando a Antonio Gramsci, línea de trinchera de la sociedad civil, que aglutina, que trasmite un discurso que es mediado por la institución.

La tarea de moldear a las nuevas generaciones en las "verdades peronistas" se impuso como una necesidad y un deber para el fortalecimiento del régimen y del nuevo orden político. Dentro de estas "verdades" se establecía que " La educación debe tener como finalidad realizar la formación moral, intelectual y física del Pueblo sobre la base de los principios fundamentales de la Doctrina Nacional."[4]

El trabajo abordará el análisis del material escolar editado por el Estado y difundido en las escuelas públicas de educación primaria. Se realizará un estudio sobre este instrumento pedagógico de transmisión de ideología desde una visión crítica de su contenido, los conocimientos que privilegia, sus omisiones, los valores que transmite y su estructura.

Para observar la importancia e incidencia peronista en la educación, resulta válido recurrir al período histórico posterior, donde “borrar las huellas del peronismo” fue una de las tareas más afanosamente buscadas.

Uno de los intentos de “saneamiento” de la Revolución Libertadora fue el Decreto- Ley 4161 de prohibición de elementos de afirmación ideológica o de propaganda peronista, y señalaba entre sus consideraciones “…en su existencia política, el Partido Peronista, actuando como instrumento del régimen depuesto, se valió de una intensa propaganda destinada a engañar la conciencia ciudadana, para la cual creó imágenes, símbolos, signos, expresiones significativas, doctrina, artículos y obras artísticas…” y agregaba que “… dichos objetos, que tuvieron por fin la difusión de una doctrina y una posición política que ofende el sentimiento democrático del pueblo argentino, constituyen para éste UNA AFRENTA QUE ES IMPRESCINDIBLE BORRAR; porque recuerdan una época de escenario y de dolor para la población del país, y su utilización es motivo de perturbación de la paz interna de la nación y una rémora para la consolidación de la armonía entre los argentinos.

El pasado destinado a consumirse en la “hoguera” ha dejado vestigios de un amplio valor documental y que es necesario retomar en el análisis para visualizar cuáles eran las ideas, cuáles eran los “ideales” del peronismo plasmados en los libros escolares y destinados a los niños. Desde un punto de vista comunicativo es interesante ver cómo esa escuela trasmitía su discurso y qué contenidos tenía ese discurso.

Pero también se debe integrar a Evita en el análisis porque como dijo Rubén Cucuzza en una entrevista hecha al publicar que Evita también fue “palabra generadora” y en esta masificación  de la escuela primaria durante la época peronista fue lo que amplió el acceso de nuevos sectores populares a la lectoescritura. A su vez, el régimen vio las potencialidades de “inculcación ideológica” que permitían los textos, y decidió usarlo para su provecho sin los encubrimientos de los gobiernos anteriores: la ideología oficial se volvió el menos oculto de los currículos ocultos.

Desarrollo

Una de las cosas más importantes y que se enmarcan en nuestro tema a analizar es que a partir de la segunda presidencia aparecieron nuevos tópicos de lectura junto a los viejos: los Derechos del Niño, del Trabajador y de la Ancianidad incluidos en la nueva Constitución aparecían largamente tratados en los libros de lectura[5], así como las referencias a los Planes Quinquenales. Los obreros y otros sectores populares, y la doctrina nacional justicialista vuelta Doctrina Nacional, estaban presentes en esos textos. Nunca como en esa década la escuela habló del presente, en libros de lectura como Privilegiados, Justicialismo, El Hada Buena, Niños Felices, Patria Justa, La Argentina de Perón.

Por sus consecuencias sobre el sistema escolar, y en especial sobre los libros de texto señalaremos aquí tres acontecimientos que definirán el discurso hegemónico peronista. Nos referimos a la fundación del partido peronista en 1947, a la sanción de la Constitución de 1949 y al lanzamiento del 2º Plan quinquenal en 1952. A los nombrados se suma el fallecimiento de Eva Perón y los comienzos de la sacralización de su figura, sea desde el aparato estatal o desde el imaginario popular. Evita fue palabra generadora y acompañando a “Mi mamá me ama” apareció “Evita me ama”.

Destacaremos por último que la Ley 14184, que aprobara el Segundo Plan Quinquenal, establecía en el Objetivo IV. E.1, referido a la enseñanza primaria, en su apartado d), que los textos escolares serán estructurados concordantemente con los principios de la doctrina nacional y contendrán referencias especiales acerca de los objetivos que en el presente plan señalan una orientación definida para cada actividad de la Nación. La imagen de Perón y de sus obras irrumpieron en los textos escolares, y en 1952 “La Razón de Mi Vida” fue convertido en texto de lectura obligatoria.  En este último caso, a la disputa sobre sus contenidos se agregó la disputa por sus posibilidades metodológicas. Parafraseando a Berta Braslavsky diríamos que la querella del método se sumó a la querella ideológica.[6]

 

Teniendo en cuenta lo anterior, decidimos utilizar como material para nuestro trabajo de tesis serán: libros de lectura y cuentos infantiles del periodo anteriormente citado. Éstos fueron distribuidos y editados por el Estado. Una de las cosas a analizar es que a partir de la segunda presidencia aparecieron nuevos temas de lectura junto a los viejos:

o        Los Derechos del Niño

o        Derechos del Trabajador y de la Ancianidad incluidos en la nueva Constitución aparecían largamente tratados en los libros de lectura ,

o        Las referencias a los Planes Quinquenales

o        La Fundación Eva Perón

o        La Justicia Social

o        El “17 de octubre”.

o        Los obreros y otros sectores populares

o        La doctrina nacional justicialista vuelta Doctrina Nacional.

Nunca como en esa década la escuela habló del presente, en libros de lectura

 

El análisis del discurso no constituye un cuerpo metodológico único, ya que como lo plantea Maingueneau, es una disciplina que "no ha superado todavía el estadio de los prolegómenos y aún busca constituir una metodología y su objeto"(Maingueneau, 1980). Para responder a la problemática de esta investigación se combinó un análisis temático, un análisis semiológico y un análisis discursivo. Esto nos permitirá encontrar los temas de los libros de texto en torno a la relación de los elementos que los estructuran y una explicación histórico-discursiva para comprender los libros de texto como un discurso de adoctrinamiento en los valores del Peronismo, un adoctrinamiento que no se da sólo en función de una experiencia vivida sino que está plasmado en una ley del Estado: El Plan Quinquenal.

Formará parte del corpus de nuestro trabajo el material educativo (libros de texto y cuentos) posterior a la publicación del Segundo Plan Quinquenal (1952), en el que se analizará el contenido de los mismos de acuerdo a los objetivos especificados en el plan.

Para presentar el Estado del arte, y el análisis de los trabajos realizados hasta el momento sobre el tema, tomaremos aquellos que sigan alguno de los siguientes criterios:

a)     permitan un análisis contextual del período histórico en cuestión para poder ubicar las unidades de análisis elegidas e situación. Esto permitirá poder plantear el motivo del surgimiento de estos textos escolares a analizar.

b)    Realicen trabajos de análisis específicos sobre el contenido de los libros de texto en el período establecido.

 

Para comenzar y atendiendo al primer grupo de la clasificación anterior, tomaremos el trabajo de Jorge Luis Bernetti y Adriana Puiggrós, “Peronismo: Cultura política y educación (1945-1955)”. Este libro se ocupa de la modelación de la educación argentina en el período peronista investigando las corrientes pedagógicas centrales, debatiendo el discurso pedagógico peronista y con una descripción y análisis de algunos fenómenos destacados. El libro contiene un capítulo dedicado a los docentes y al discurso que caracterizaba al grupo docente, así como sus posturas respecto al régimen. A través del análisis de La Obra, revista de los maestros, que permite conocer las posiciones de los mismos ante los cambios que sufrió el terreno de la educación bajo el gobierno de Perón. Lo que nos sirve de este trabajo es la forma en que los autores estudian los discursos, la forma en que la doctrina peronista llegaba a la escuela y el maestro como mediatizador de esa doctrina. Además porque el análisis está centrado en la emisión de mensajes, y precisamente nuestro trabajo estará centrado en el material que se distribuía y los mensajes que se emitían desde el Estado

 

Luego para reconstruir como fue la enseñanza de la lectura y escritura en la Argentina desde la época colonial hasta los primeros gobiernos peronistas mediante el análisis de fuentes como los libros de textos, las disposiciones, los debates pedagógicos, y los relatos de experiencias, tomaremos como referencia a Héctor Rubén Cucuzza y su obra “Para una historia de la enseñanza de la lectura y escritura en Argentina: Del catecismo colonial a La Razón de mi vida”. Este trabajo es un puntapié inicial para nuestro análisis, porque nos permite ver cómo fueron las formas en que se trasmitió el mensaje político en la escuela a través de diversos períodos históricos y en cómo la introducción de la “Razón de mi vida” como libro obligatorio en la escuela constituye un quiebre en la enseñanza, y un antes y después de la escuela y del libro de texto entendido como tal, pues ahora pasó a constituir una forma no tan sutil de trasmitir la doctrina. En este libro Cucuzza nos da lugar a los primeros pasos del gobierno de Perón y las consecuencias de sus políticas educativas.

 

También tomaremos la visión de Gabriela Ossenbach; Miguel Somoza, y su trabajo “Los manuales escolares como fuente para la historia de la educación en América Latina”, ya que esta obra es el primer resultado de la colaboración del Proyecto MANES con universidades latinoamericanas. El libro incluye trabajos que abordan los textos escolares desde una perspectiva histórica y que se refieren a seis países del área (Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, México y Uruguay). Los capítulos útiles a nuestro trabajo son el 12 y el 13 que se presentan trabajos realizados por Héctor Cucuzza y Miguel Somoza. En este sentido lo que nos interesa es el abordaje de "Representaciones sociales en los libros escolares peronistas."  y  "La problemática femenina en los enunciados curriculares y en los libros de texto de la escuela elemental argentina (1946-1955)". Porque analizan de una manera general la forma en que la Doctrina peronista se insertó en la vida escolar a través de los libros de texto.

 

También nos será de utilidad la monografía realizada por Mariano Plotkin, “Mañana es San Perón - Propaganda, rituales políticos y educación en el régimen peronista (1946-1955)”, ya que sirve como ejemplo del posible aporte que tienen las investigaciones de la historia de la educación para una mejor comprensión de los regímenes políticos en la época moderna donde el autor examina los dos procesos principales que ocurrieron en las escuelas en aquellos años: la democratización y el adoctrinamiento. Además Plotkin se basa no sólo en libros de texto sino también en revistas, en medios de comunicación, y otras publicaciones que aportan un elemento importantísimo en el análisis de la transmisión de la Doctrina Peronista. La forma de análisis que utiliza Plotkin será tenida en cuenta para elaborar el trabajo, ya que si bien no hace un análisis del discurso en un sentido semiótico, realiza una síntesis junto con lo histórico, lo social y lo cultural que hacen a la riqueza del mensaje comunicativo que circulaba en las aulas argentinas en aquellos años.

Por último, y dentro del segundo grupo presentado, tomaremos a la escritora española Gemma Lluch, y su obra “Cómo analizamos relatos infantiles y juveniles”. Allí ella realiza un recorrido por obras de distinto tipo, desde escolares hasta cuentos de Disney, desde una perspectiva muy interesante, señalando las distintas etapas y mediadores que atraviesa la obra infantil hasta llegar a su destinatario y como se conecta con él. Su análisis del contexto comunicativo del texto y su funcionamiento en el ámbito escolar serán de utilidad para prestar herramientas metodológicas que permitan el análisis.

 

Vale la pena determinar cuáles serán los conceptos centrales a abordar y desde qué mirada los tomaremos, para lo cuál se distinguen a continuación los términos más relevantes y el abordaje de los mismos:

 

o        Consenso: “Los intelectuales son los ‘dependientes’ del grupo dominante para el ejercicio de las funciones subalternas de la hegemonía social y del gobierno político, es decir: 1) del consenso espontáneo que las grandes masas de la población otorgan a la dirección de la vida social que imprime el grupo dominante fundamental; consenso que “históricamente” procede del prestigio (y por tanto de la confianza) que el grupo dominante obtiene de su posición y de su función en el mundo de la producción; 2) del aparato de coerción estatal que asegura ‘legalmente’ la disciplina de aquellos grupos que no ‘consienten’ ni activa ni pasivamente, pero que está constituido por toda la sociedad en previsión de momentos de crisis de mando y de dirección en los que viene a faltar el consenso espontáneo”

Una versión que presupone la existencia de sociedades con un elevado nivel del consenso, en las que las clases subordinadas parecen suscribir de modo activo esos últimos valores, objetivos sociales y significantes culturales que las inscriben en la estructura dominante del poder.

Tal como señala Williams: “la hegemonía no existe de modo pasivo en cuanto forma de dominio. Constantemente ha de ser renovada, recreada, defendida y modificada. Pero también encuentra resistencia continuamente, se ve limitada, alterada, desafiada por presiones absolutamente externas”

 

o        Ideología: En la revisión que Gramsci hace del concepto de ideología, se destaca la advertencia de un error histórico en la concepción del término: “1) se identifica la ideología como distinta de la estructura y se afirma que no son las ideologías las que cambian las estructuras, sino a la inversa; 2) se afirma que una cierta solución política es “ideológica”, o sea, insuficiente para cambiar la estructura, aunque ella crea poderla cambiar; se afirma que es inútil, estúpida, etc.; 3) se pasa a afirmar que toda ideología es “pura apariencia”, inútil, estúpida, etc.”. Por ello, Gramsci intenta otorgar al término un sentido distinto, esto es, una determinada concepción de mundo que se revela en todas las actividades de la vida, tanto social como individual. En consecuencia, la postulación de una “…filosofía de la práctica tiene inevitablemente que presentarse al principio con actitud polémica y crítica, como superación del anterior modo de pensar y del concreto pensamiento existente (o mundo cultural existente).

Asimismo, Gramsci tampoco acepta el reduccionismo que concibe a la ideología como un mero reflejo de la infraestructura económica; “…al contrario, las ideologías deben considerarse como fuerzas activamente organizativas que son psicológicamente ‘válidas’, y que moldean el terreno en el cual hombres y mujeres actúan, luchan y adquieren conciencia de sus situaciones sociales. En cualquier ‘bloque histórico’, comenta Gramsci, las fuerzas materiales son el ‘contenido’ y la ideología la ‘forma’ ”

Para llevar la ideología al ámbito de los libros de texto, deberíamos hablar de las ideas, normas, valores, creencias, prejuicios o actitudes creadas a partir de mecanismos que permiten una narración.

Partiremos de la base que toda narración transmite una determinada visión ideológica, y en la literatura infantil aún más porque supone la relación con un niño, con un futuro miembro de la sociedad al que hay que instruir en los hábitos sociales, en la actitud hacia la vida y en los valores que deberá tener. Para esto se valdrá de distintos mecanismos que apoyados en la narrativa literaria oficiarán de vehículo transmisor.

 

o  Libro de texto/poder: Frente al estudio del poder o para decirlo mejor de los mecanismos que tiene el poder para a través del mensaje, constituirse en un poder hegemónico a través del consenso, buscamos procedimientos de análisis que nos arrojen luz sobre las formas tan variadas en que el poder se ejerce. Algunas hipótesis de Michel Foucault nos permiten abordar el libro de texto ante todo como una relación de fuerzas. De esta manera, podemos abordar al libro de texto en términos de posesión de poder y mantenimiento de las relaciones de producción de mensajes emanados del Estado y plasmados hegemónicamente en la escuela. En otras palabras, del poder, no como algo que se posee, sino como una práctica.

El libro de texto es un lugar privilegiado para analizar estos mecanismos de tensión, ya que en este lugar se enseña al niño un discurso de asimetría donde se destacan las diferencias y la lucha entre los dos polos, aunque ahora el obrero tiene parte de ese poder, aunque él al lado del Líder tiene un lugar muy alejado de ser de privilegio.

 

Por todo lo expuesto anteriormente, consideramos que este trabajo se ubica dentro del área temática “Comunicación y Educación” ya que articula una revisión de las prácticas escolares y porque lo central del análisis es el cruce de estos dos aspectos en cuanto a la formación del sujeto (niño) y el discurso que circula dentro de la institución escolar.

La comunicación hacia los niños permite realizar un análisis desde el aspecto ideológico, siendo la escuela la mediadora del mensaje, y desde la recepción del mismo por parte de ciudadanos en formación.

Abordaremos la comunicación basándonos en el soporte literario (libros de texto y cuentos). Desde allí desarrollaremos una relación entre el texto y su receptor que adquiere formas particulares.

En el caso tomado como tema de esta tesis, la comunicación del Estado, emisor del mensaje, y el alumno primario, como receptor del mismo, se encuentra mediado por una institución: la escuela.

Debemos tener en cuenta que los alumnos se acercan al texto con una competencia ideológica en formación, en la que intervienen agentes como el docente, la familia y la escuela. Siempre estos agentes sociales inciden, aunque dependiendo de la época histórica y el contexto político alguna adquiere mayor incidencia sobre la otra.

En el caso a analizar, es el Estado quien adquiere más relevancia, “metiéndose” en el texto de manera explícita con sus ideas y principios.

Como objetivos generales de nuestra tesis se encuentra el de desentrañar de qué manera se transmitieron los conceptos propuestos por el Segundo Plan Quinquenal en cuanto a la educación, en los libros de texto y cuentos del Período posterior inmediato a la aprobación de dicho Plan.

Se tomarán conceptos, como ideas fuerzas a transmitir, para analizar el modo de comunicación hacia los alumnos primarios. Nos centraremos en algunas ideas que recorrerán todo el análisis, entre las que se destacan: el Justicialismo, la caridad y la Fundación Eva Perón, el trabajador obrero, el “17 de octubre” y los Planes Quinquenales.

Los cambios sufridos por el sistema educativo en este momento,  promovieron la participación directa de alumnos, docentes y padres, de manera de sumar cada vez más adeptos a la “causa”.

Otro objetivo, será entonces, ver cómo la educación en este contexto funcionó como una perfecta maquinaria de adoctrinamiento partidario, creada con fines específicos, tan específicos como el mensaje que transmitía.

Así el contenido de los textos escolares se adecuaba al momento histórico y las necesidades políticas de transmitir algún hecho. Por lo que no es extraño encontrar cuentos que traten el tema del 17 de octubre como elemento central, o las bondades de la Fundación Eva Perón, o por qué no, la nacionalización de los servicios públicos.

 Dentro de los objetivos específicos este punto trataremos de observar la presencia de las “Verdades Peronistas” en los libros de texto a través del análisis del discurso de los mismos.

Se abordarán igualmente las intenciones de constitución de nuevos sujetos sociales, adoctrinados mediante la expresa intención estatal.

Para poder indagar acerca de la intención estatal de transmitir ideas y conceptos, trataremos de abordar este punto desde teorías de producción del mensaje. Todo esto teniendo en cuenta que el productor del mismo, en el período abordado, será quien ocupa el poder político.

Conclusión

La justificación que nos lleva a realizar este trabajo es que consideramos que realmente la comunicación abarca todos los ámbitos y etapas de la vida humana. Generalmente se realizan trabajos en cuento a la comunicación en la edad adulta, pero nos atrajo la comunicación infantil. Y más aún mediada por el libro como vehículo trasmisor de una ideología clara imperante. El interés estatal, puesto de manifiesto en los veinte puntos de la Doctrina Nacional Justicialista, se hicieron patente en el área educativa al sancionarse en 1952, el Segundo Plan Quinquenal del gobierno peronista.

Es este interés por el período histórico abordado, por la importancia que cobró para el Estado la transmisión de su mensaje a los niños, lo que nos llevó a preguntarnos, ¿Por qué tanto énfasis en comunicarse con los niños?. Quizás porque el libro de texto sea la forma de vulnerar más fácilmente la entrada al hogar, o porque la entidad de la institución escolar es difícilmente cuestionable, resulta interesante abordar este tema.

Nos proponemos indagar la comunicación desde la relación niño-libro, sin dejar de tener en cuenta el contexto histórico social de una de las épocas más controvertidas de la historia nacional. No es nuestra intención realizar un juicio de valores sobre el mensaje transmitido, sino analizar el funcionamiento comunicacional del libro como vehículo creado con el fin específico de transmitir los principios políticos de un grupo particular.

 

Bibliografía preeliminar:

-Cucuzza, Héctor R. (dir) “Historia de la educación durante el primer peronismo” Universidad Nacional de Luján. Ed. Libros del Sur. Luján. 1997

- Cucuzza, Héctor R. “Del Catecismo Colonial a la Razón de mi vida” Universidad Nacional de Luján. Ed. Libros del Sur. Luján. 1998.

Neiburg Federico “Los intelectuales y la invención del peronismo”  Ed. Alianza. Bs. As. 1988.

Ossenbach Gabriela. “Los manuales escolares como fuente para la historia de la educación en América Latina”. Alianza editorial. Bs. As. 1990

Plotkin, Mariano. “Mañana es San Perón”. Ed. Ariel. Bs.As. 1994.

-Puiggrós Adriana (dir.) “peronismo: Cultura política y educación” (1945-1955) Ed. Galerna. Bs. As.1993

-Riekenberg, Michael (comp.) “Latinoamérica: enseñanza de historia, libros de texto y conciencia histórica. Alianza Editorial. Bs. As. 1991

 

 



[1]  A juicio de Sartori (1988), y tomado de Burnham (1941), la democracia no es el gobierno mayoritario incondicional, sino aquél que respeta los derechos soberanos de las minorías opositoras (Sartori, 1988, 56). Para Carrizo (1996) el pasaje de una democracia competitiva a una democracia hegemónica se dió con la Reforma Constitucional. Sin embargo, el Diputado Nacional Nerio Rojas planteaba que dicho pasaje no se dió por la simple razón que entre la Revolución de 1943 y las elecciones de 1946 no hubo solución de continuidad

[2] Ver Sirven, 1984; y Plotkin, 1994, cap.IV y Apéndice I. Acerca del control monopólico que el estado ejerciera del medio televisivo durante el régimen peronista y del desmantelamiento del mismo durante la Revolución Libertadora

[3] Ver Halperín Donghi, 1962, 160-196; y Mangone y Warley, 1984.

[4] Doctrina de la Nación en materia cultural. La doctrina de la nación como filosofía nacional. http://www.lucheyvuelve.com.ar/educacion/edudoctrina.htm

[5] Por ejemplo los libros de cuento “El tren pasa”, “El pueblo canta y rie”, “penicilina Doctor”, etc.

[6]Berta Perelstein de Braslavsky, La querella de los métodos en la enseñanza de la lectura. Sus fundamentos psicológicos y la renovación actual, Bs. As, Kapelusz (primera edición: 1962)