DINERO COMPLEMENTARIO-LOCAL EN MUNICIPIOS 

 

Transición posible: dinero complementario con administración municipal

  • Dinero complementario de mejor tecnología: un municipio puede ingresar dinero complementario comprando por adelantado KWh a la empresa eléctrica (lo ideal sería que la misma empresa eléctrica emita bonos que acrediten los KWh comprados y que los mismos comiencen a circular dentro del municipio como dinero complementario). Si esto no fuera posible puede emitir el mismo municipio los bonos energéticos de modo que en algún momento un tenedor los pueda cobrar en pesos corrientes, en cuenta bancaria o municipal ad-hoc. Mientras no sean cobrados pueden funcionar como dinero complementario para los tenedores de esos bonos. Alternativamente un municipio puede emitir bonos-impuesto que permitan pagar un porcentaje definido de determinados impuestos o tasas.
  • Alternativa con dinero argentino:  crear un banco local -como el  Banco Palmas de Brasil – que emita tarjetas de débito, para usarlas con dinero virtual, en relación 1 a 1 con el peso argentino para compensar las compraventas entre empresas y habitantes del municipio  generar créditos y débitos entre ellos. Se genera una red de crédito mutuo, sin intereses. El defecto es que la referencia monetaria (peso) continúa asociado al problema de la inflación en un país dependiente del dolar.
  • Alternativa sin banco: si el dinero complementario fuera virtual -sin soporte papel- el municipio lo administra  usando una aplicación “ad hoc” en los teléfonos celulares (sin cargo para los usuarios), con un registro público mediante una Planilla Web para las transacciones, o sea indicará cuánto dinero complementario posee cada persona real o jurídica, registrándose las transacciones automática e instantáneamente: cuando alguien paga, su cuenta disminuye y simultáneamente aumenta la cuenta de quien recibe.