Dinero para la producción, con base científica

ES POSIBLE COMPLEMENTAR LA MONEDA VIGENTE CON DINERO SOCIAL DE USO LOCAL, DE MEJOR TECNOLOGÍA, VALOR UNITARIO INVARIABLE Y CON RESPALDO REAL

 Héctor H. Thompson                                                                email: hthompson@perio.unlp.edu.ar

La tecnología monetaria, que nació para facilitar el intercambio, involucionó al dinero actual que transfiere riqueza desde la producción a ámbitos de acumulación financiera, no productivos. La interminable crisis financiera, hace necesario agregar gradualmente dinero social o complementario con tecnología de base científica, con respaldo en energía, sin interés, que no afecte a la inflación, de uso exclusivo en actividades productivas. Se propone una unidad de medida fija de energía (kWh)  para la magnitud de mayor uso global:  Precio

¿Qué es el dinero social o complementario?

El dinero social o dinero complementario es, un dinero destinado al comercio en una región limitada. En este enfoque, se propone dinero para la producción, sin interés ni inflación, para obtener un instrumento sin las deficiencias tecnológicas del dinero que usamos -pesos o dólares- que es inseguro e inflacionario.

FUNDAMENTOS

Catástrofes que produce una tecnología defectuosa

Toda catástrofe aérea es causada por errores humanos y/o tecnológicos. Si la causa es una falla tecnológica, inmediatamente después de un accidente, se investigan las causas técnicas para rediseñar los dispositivos que fallaron. Como resultado de estas tareas -de base científica- emergen mejoras en la seguridad de los vuelos, salvo que fallas estructurales insolubles, haga necesario sacar de circulación los aviones del mismo tipo del siniestrado.

Cotidianamente usamos dinero con tecnología insegura que provoca catástrofes sociales

Bernard Lietaer (co-creador del Euro) dice “El dinero es como un anillo metálico que nos hemos colocado en la nariz: nos hemos olvidado que nosotros fuimos los que lo diseñamos y ahora él nos está llevando…” .

El dinero que usamos es fiduciario, o sea que no tiene valor propio ni contrapartida en oro, plata o cualquier otro respaldo; su valorización relativa y fluctuante permite la manipulación de grupos de poder como, los  financieros, las calificadoras de riesgo, los buitres (o su cara visible, los bancos). Estos grupos se favorecen, acumulando dinero en el pequeño mundo de las finanzas internacionales que tranza, más del 97% del dinero diario circulante global. Cuentan con la ayuda de la corporación privada de bancos estadounidense FED (Sistema de Reserva Federal), que imprime dólares y del Banco Central Europeo, que imprime Euros, a los cuales se suma dinero impreso en otros países, desde potencias como China y Japón hasta los países en desarrollo que usan esa tecnología monetaria obsoleta y perversa.

Nuestra práctica diaria -usar dinero fiduciario, para comprar y vender- instaló en nuestra mente, desde la niñez, la idea de que esos papeles tienen valor propio. Esa compra y venta de cosas o servicios representan menos del 3% de las transacciones globales diarias. Aun así, ese pequeño porcentaje, es el sustento físico real que refuerza una falsa creencia, casi universal: el dinero tiene valor propio.

En todo el mundo –también en el norte desarrollado y en crisis- hay mano de obra y materias primas disponibles para producir y satisfacer las necesidades de todos. Lo único que supuestamente “falta” es dinero, que paradójicamente es superabundante pero almacenado en cuentas bancarias y guaridas fiscales, o sea inutilizable para la producción. El mundillo financiero debe retener esa masa de dinero que crece en forma exponencial (por la continua generación de dinero necesaria para el pago de intereses).  Cada tanto los estados nacionales “imprimen” más dinero para los bancos, con la excusa de “calmar los mercados”. Este funcionamiento del sistema financiero internacional se sigue sosteniendo obligando a los gobiernos débiles a elegir lo malo conocido.

Valor y precio

subtepass

La tarjeta “Subtepass” usada en los subterráneos de Buenos Aires hasta mayo de 2016, tuvo un precio de 1,00 peso a principios del 2012. Su precio fue aumentando, pero su valor para el usuario permaneció invariable: 1 viaje (valor de uso que solo desaparecía al concretarse el viaje).

Hasta el siglo pasado, las monedas de referencia, utilizaron oro como respaldo (las monedas o billetes se podían cambiar por oro). El oro tiene el defecto de existir en una cantidad finita, lo que limita la cantidad de dinero que se podría emitir con dicho respaldo, lo cual es un impedimento para una economía en crecimiento, que requiere abundancia de dinero para una producción y consumo creciente. A partir de 1971 Nixon eliminó el respaldo oro de la moneda de referencia mundial (dolar), a pesar de ello, quedó fijada la falsa creencia generalizada de que todo dinero imperial (dólar, euro, yuan, etc.) tienen valor propio superior a del dinero de los países dependientes (esa valoración solo existe en la mente de las personas y si es necesario es respaldado militarmente). El valor propio de cualquier dinero fiduciario es nulo.

La “magnitud” Precio -sin duda la magnitud de mayor uso global- requiere, como toda magnitud de uso general, referenciar a una unidad de medida invariable

Proponemos el kWh unidad física aceptada internacionalmente, como unidad de precio. Actualmente, la “magnitud” Precio  carece de una unidad de medida, con base científica. Se usan monedas de valor variable según el lugar y momento, como los pesos, dólares o euros (algo tan ilógico como que el metro cambiara de longitud según el lugar y momento donde se mida una longitud)

En la ciencia, toda magnitud  –luego de un trabajoso acuerdo planetario- se mide en una unidad invariable (por ejemplo la “longitud” tiene como unidad el “metro patrón”). Se puede asignar una unidad invariable al dinero, interpretándolo como energía. Para evitar crear y establecer una nueva unidad podemos usar las unidades de energía de uso popular, cómo la que mide el consumo eléctrico en las casas.

Propuesta de unidad del Sistema Internacional de Medidas para la magnitud Precio:  kiloWatthora 

En cualquier factura de consumo eléctrico la energía eléctrica consumida está valorizada en kiloWatt-hora (kWh) y en pesos ($)factura electrica

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El kWh es una unidad fija en todo el planeta, en cambio la unidad cambia de valor, según el momento y lugar. En esa línea de desarrollo, para estimar el Precio -expresado en kWh- de cualquier bien o servicio tomando en cuenta la energía que demande su producción; luego se agregarán los demás componentes usuales del costo y finalmente la retribución a los agentes de la producción, todos expresados en kWh. Otras fuentes energéticas como el petróleo, la energía del gas y carbón se miden en BTU y pueden convertirse a kWh.

Así como la longitud de un metro es un metro, al tomar al kWh como unidad de Precio, el precio de un kWh es un kWh. Si se acordara tomar el kWh como unidad global de Precio, todas las demás expresiones de precios como Dolar, Euro o Peso, tendrán que referirse al kWh: unidad patrón de Precio.

En conclusión, es posible incorporar, paulatinamente, dinero con base científica, con un patrón de medida, que no altere su valor y por lo tanto impulse la inflación.

TRANSICIÓN CON EL ESTADO PRESENTE 

DINERO ENERGÉTICO  PARA TRANSACCIONES PRODUCTIVAS  (NO SIRVE PARA ESPECULAR)

Desde el oro acuñado por los orfebres hasta el dinero electrónico, cualquier nuevo dinero es adoptado en forma lenta y gradual, en la medida que los usuarios perciben sus ventajas económicas, financieras y tecnológicas. En el caso del dinero energético tendrá, entre otras, la ventaja de no cambiar su valor con el tiempo y lugar (al expresarse en el invariable kWh)

Transición I, que hubiera sido posible en Argentina 2003-2015, por acción del estado y las empresas generadoras eléctricas 

 El Estado compra a las empresas de generación eléctrica los Kwh necesarios para subsidiar el consumo eléctrico. Previamente adopta un software de Cadena de Bloques para recibir los Kwh, transferírselos a los usuarios subsidiados en su cuenta de moneda Kwh de su celular. Los Kwh se acreditan  en las cuentas de los usuarios (empresas y personas) según el consumo estimado o repitiendo el del mismo bimestre del año anterior. De este modo se reemplazan los subsidios en pesos. Los usuarios pagan mediante una aplicación de su celular, su consumo a las distribuidoras eléctricas, con lo cual se destruye este dinero al haber cumplido su función. El usuario tiene la opción de pagar dinero energético o en pesos corrientes y dejar esos Kwh como Kwh-Ahorro; esta forma de ahorro evitaría el consumismo, como forma de preservación del poder adquisitivo con dinero de tecnología superior.

Tecnología de Cadena de Bloques para un registro público, inviolable y seguro           Los kWh tendrán  las características de seguridad que permite la Cadena de Bloques (Block Chain)  un registro, que indica cuánto de este dinero posee cada persona real o jurídica, registrándose las transacciones automática e instantáneamente: cuando alguien paga, su cuenta disminuye y simultáneamente aumenta la cuenta del que recibe el dinero. Este simple sistema limitaría usar este dinero para delitos económicos.

Producida la transición se puede pasar a la segunda etapa                                           En En esta segunda etapa, se podrán aplicar estos bonos kWh para otros usos por ejemplo un crédito en kWh, a una institución financiera donde el Banco Central transferira kWh, con respaldo de energía generada en el país. El sistema de Cadena de Bloques, acreditará los kWh en la cuenta del solicitante. Al vencimiento de la deuda, la persona deberá devolver al banco el monto solicitado, no pagando intereses sino el bajo costo del servicio.

Tercera etapa                                                                                                                  Los  kWh podrá ser utilizado por todos los que lo necesiten como medio de pago.  Se incorporarán productores agrícolas o industriales para conformar la red de usuarios de kWh que solo sirve para la producción. Al usarse entre sectores productivos, estos no quedarán sometidos a la trampa de la usura. Este dinero se anula cuando se paga con él a las generadoras de energía (las centrales actuales y las descentralizadas que vayan apareciendo).  En todos los casos se podrá comprar con dinero inflacionario corriente, un dinero de valor permanente:  kWh

Acuerdo político para generar dinero mediante bono energético                  

Este nuevo dinero requiere un acuerdo político y decisión gubernamental. En Argentina probablemente tendremos que esperar a 2019. Luego de su primera aplicación se podrá expandir su aplicación al ámbito productivo. Inevitablemente, la implementación –paso a paso- de este dinero de nueva generación, requerirá seguir usando -en paralelo- el dinero nacional y las divisas: los dólares y euros de las reservas.

América Latina -en la década ganada- ha dado soluciones a problemas económicos y sociales usando dinero con deficiencias tecnológicas; con dinero de nueva generación, la riqueza nueva generada, servirá a los productores y quedará a salvo de los desmanes financieros locales e internacionales.

Los bancos, las cuevas financieras y los buitres, desearán conservar solo el dinero actual que permite ocultar las maniobras que, cotidianamente genera dinero de la nada, o sea sin ninguna contrapartida en servicios o cosas (generando inflación), configurando el hurto financiero de la riqueza generada por el resto de la comunidad.

La riqueza nueva que llega al planeta Tierra es la energía solar que cae sobre el territorio. Los países son potencialmente tan ricos -energéticamente- cómo la extensión de su territorio. Argentina es un claro ejemplo de como algunos se han apropiado de su riqueza agropecuaria, en base a políticas de dominación y aprovechando la tecnología imperfecta del dinero fiduciario, para transferir esa riqueza fuera de sus fronteras. Aparte de lo que se llevaron los imperios de turno, se estima que hay 400.000.000.000 de dólares de argentinos en bancos extranjeros y paraísos fiscales; a esto hay que sumar los intereses de la deuda, las deudas generadas sin producción y las ganancias de las empresas extranjeras.

Aporte tecnológico para bancarizar a todas y todos                                                     Puede ampliarse la virtualidad que va desde el uso de tarjetas hasta dinero totalmente electrónico, usando los bonos  energéticos  o usando los teléfonos celulares y la tecnología de Cadena de Bloques, con costo muy bajo.

En un futuro cercano todos podremos convertir la energía solar como fuente de los recursos necesarios para vivir

En la medida que toda superficie convierta la energía solar en kWh que se agreguen a la red pública y reciba como contrapartida la representación de esos kWh como dinero energía, se llegará a la democracia energética y financiera, y de esta a un mundo mantenido por el sol, evitando que la desaparición del empleo laboral del tiempo como fuente de recursos económicos para los ciudadanos se transforme en un desastre global.

Conclusión 

La tecnología monetaria de nueva generación propuesta, además de facilitar el intercambio, alentar y remunerar la producción, ayuda a desalentar la usura financiera y puede dar mayor seguridad cotidiana, al dificultar crímenes como el robo, los secuestros extorsivos, la pobreza, el hambre etc., mediante el uso de celulares y  Cadena de Bloques. También elimina la componente principal de la inflación, debido a la invariabilidad del valor del kWh. Finalmente permitirá que la energía solar se derrame sobre toda la población y le permita salir del sometimiento del dinero actual.

Apéndice sobre Terminología

Dinero: es una tecnología que -facilitando el trueque- permite organizar el esfuerzo humano, cuando una comunidad acuerda en usarla como medio de pago.

Precio de un KWH: el precio de un KWh es un KWh, del mismo modo que la longitud de un metro es un metro y el peso de 1 Kgr es 1 Kgr. Una cosa es el precio de la energía que puede variar por muchos motivos y otra la unidad en que se mide la energía que es invariable desde que se adoptó el metro, el kg masa y el segundo como unidades básicas del  Sistema Internacional de Unidades https://es.wikipedia.org/wiki/Sistema_Internacional_de_Unidades

Referencias bibliográficas

  • Criptomonedas – Cadena de Bloques o Block Chain

[/kc_column_text][/kc_column][/kc_row]