Los coordinadores informaron que se requieren colchones y ropas de cama, artículos de limpieza y leche
 
Prensa
 

Continúan la colecta con fuerte presencia en los barrios

Amplio despliegue en Periodismo y en los puestos de distribución

La colecta solidaria, cuyo centro logístico se desarrolla en la sede del Bosque de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, atraviesa la séptima jornada de recepción y distribución de las donaciones con amplia participación de voluntarios y profesionales de la salud que recorren los barrios platenses más afectados por el temporal.

Todavía continúan llegando camiones de Gendarmería y del Ejército, así como transportes de carga, con alimentos no perecederos, ropas, colchones, agua envasada e insumos médicos, provenientes de distintas provincias y de localidades del interior bonaerense.

En la intersección de las calles 133 y 35 del barrio San Carlos, donde está emplazado  el santuario del Gauchito Gil, funciona uno de los puestos de distribución de las donaciones. Allí se organizó un circuito de recepción, selección y reparto de las mercaderías que son trasladadas desde la Facultad de Periodismo con destino a los hogares afectados.

La agrupación Unidos y Organizados, además de estudiantes universitarios, vecinos del barrio y hasta personas afectadas por la inundación trabajan, coordinadamente, desde las primeras horas del miércoles pasado para que las donaciones lleguen a sus destinatarios con la mayor celeridad y eficacia. Para ello, fueron relevados previamente los casos más urgentes y se realizó una diagramación de los grupos y lugares de intervención en San Carlos.

Asimismo, los vecinos de la zona pueden recurrir al predio del santuario para solicitar los insumos o bienes que requieran. Según explicó uno de los coordinadores de la posta de San Carlos, durante esta semana se dará especial prioridad a los adultos mayores, niños y personas con dificultades motrices, aunque no se limitarán las recorridas de voluntarios por el barrio y la ayuda en las tareas de limpieza de viviendas.

Cristian, del espacio Unidos y Organizados, señaló que en las tareas del puesto de distribución de San Carlos trabajan aproximadamente 70 voluntarios, además de los vecinos que cooperan en el armado de cajas con mercaderías y ropas: “El barrio está movilizado y todos estamos muy emocionados por la solidaridad expresada en situaciones como éstas. Hay señoras que han preparado tortas fritas, tartas dulces o la comida del mediodía y todo lo compartimos en estos momentos de dolor”.

De acuerdo a relevamientos realizados en la ciudad, el barrio San Carlos, especialmente, el radio que va desde la calle 131 hasta la 137 y sus perpendiculares 36, 37 y 38, fue una de las zonas más golpeadas por las fuertes lluvias y acumulación de agua registradas el martes 2 de abril. Por eso, también efectivos de Gendarmería Nacional intervinieron rápidamente en el barrio para ayudar en la recolección de residuos y en la descarga de insumos para las familias.

Otro de los puntos de distribución de las donaciones que llegan a Periodismo está ubicado en las calles 119 y 609 de Villa Elvira, al sur de la ciudad. Allí también trabajan los voluntarios, ahora abocados especialmente al acompañamiento de los profesionales de la salud, a la limpieza de las viviendas y a la identificación de las nuevas necesidades.

En este sentido, según los coordinadores de la colecta solidaria, se requieren colchones y ropas de cama, artículos de limpieza y leche.

Por otra parte, en el edificio de Periodismo, sede del Bosque, se siguen descargando, clasificando y enviando a los barrios las ingentes cantidades de alimentos no perecederos, ropas y demás donativos, mientras se avanza en el operativo sanitario cuya logística funciona en una de las aulas mayores de la Facultad. Allí se catalogan los medicamentos recibidos desde el Programa nacional Remediar, además de los fármacos entregados por los vecinos.

Una vez identificadas las necesidades individuales y los lugares particulares de entrega, los insumos son llevados en vehículos por voluntarios y profesionales, quienes suman más de 60 personas distribuidas en ocho puestos móviles y diez fijos en distintos puntos de la ciudad.

Según los médicos, las demandas prioritarias corresponden a pacientes con epilepsia y afecciones neoplásicas y cardíacas.

Durante los días posteriores a la tormenta, la atención médica y los insumos estuvieron focalizados en lastimaduras, cortes, dolores por golpes y afecciones respiratorias.

En una segunda etapa, los medicamentos de mayor entrega están siendo aquellos destinados al tratamiento o prevención de Hepatitis A, gripes y enfermedades contraídas por los residuos derivados de la tormenta.

Al operativo montado en Periodismo se han sumado, en las últimas horas, nuevos contingentes del Ejército Argentino así como camiones de transporte de la misma fuerza. Los militares trabajan conjuntamente con los centenares de voluntarios organizados, en el marco de las jornadas de ayuda y solidaridad que, se estima, continuarán durante varios días más.    

Correo Perio