Prensa
 

Juicio a policías por caso de gatillo fácil: tercera jornada

La Secretaría de DD.HH. y la decana Saintout ofician de veedores

El Fiscal Martín Chiorazzi pidió que se procese y se aprehenda por falso testimonio al único testigo que declaró ayer en el juicio que se le sigue a cinco ex policías por la muerte de Daniel Migone, ocurrida en la Comisaría Novena en el año 2005. “Hay una flagrante contradicción en toda su declaración”- dijo ante el Tribunal Oral 4. Fabio Villarruel abogado de la Asociación Miguel Bru, patrocinante de la causa, acompañó el pedido y- con un voto en disidencia del Juez Caputo Tártara- se dio lugar a que se lo procese, pero no a su inmediata detención.

Hoy continúa el juicio que se está desarrollando en los tribunales de La Plata, 8 entre 56 y 57. Declararán entre otros, los peritos judiciales Juan Carlos Casano y María Andrea Nons, quienes estuvieron a cargo de la autopsia donde se demostró la brutal golpiza que recibió Migone.

Con la presencia de familiares y amigos de Daniel Migone, acompañados por la Asociación Miguel Bru, se llevó adelante la tercera jornada del juicio en el que están imputados los ex policías Daniel Guillermo Espósito; el imaginaria de calabozos Carlos Ariel Tolosa; el jefe de turno, Capitán Marcelo Fabián Falcón; el teniente Luis Díaz Zapata y la oficial de servicio, María Valeria Maciel.

En la Sala se encontraban presentes veedores de distintas organizaciones y representantes de la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia y la decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social, la decana de nuestra unidad académica Florencia Saintout.

Gonzalo Cativa Tolosa estaba detenido hacía varios meses en una celda en la comisaría 9º la noche de la muerte de Daniel Migone. Fue llamado a declarar a las pocas semanas de lo ocurrido y se negó dos veces aduciendo temor por su seguridad. Por aquel entonces lo trasladaron a la Comisaría 2da, y los detenidos lo recibieron con 8 puñaladas. Fue por “problemas carcelarios” le respondió al Tribunal cuando le preguntaron si había habido motivos.

“No declaré porque no me quería meter. Esto se habló mucho, no sabíamos bien, había que decir una versión para sacar beneficio, un traslado y otras comodidades que uno podía sacar y que son muy importantes cuando uno está preso. Pero yo no me quise involucrar”, afirmó

Consultado por las versiones que dio la policía esa noche, dijo que la primera era “que el pibe se ahorcó y se murió” y la segunda “que el pibe sale con vida y muere en el trayecto”. Pero que al principio no declaró, porque “callarse es una cuestión de códigos” aunque después dijo que no calculó realmente “la gravedad del caso”.

Recién en febrero de 2007 dio su testimonio en la Policía Judicial. Para aquel entonces Cativa Tolosa estaba en libertad. En esa oportunidad, contó que Migone estaba preocupado porque le querían armar una causa, que tenía un problema con una mujer que andaba con un policía de la 9na y mientras estuvo detenido pedía a los gritos ver al oficial. También dijo que después se fue a reconocimiento médico y que esa fue la última vez q lo vio con vida, porque después sólo pudo ver su cuerpo tendido a través de una mirilla en el calabozo de contraventores. Allí reconoce que estaban Díaz Zapata y el policía Tolosa.

Pero lo cierto es que ahora no lo recuerda, no recuerda haberlo dicho. Como en una película, Cativa Tolosa negó todo lo declarado en aquel entonces y dijo que la noche de lo ocurrido “se estaba drogando con pastillas”. Le fueron leídas sus declaraciones de 2007 párrafo a párrafo y dijo que la mitad de todo no lo recuerda, que la otra mitad no era verdad y deslizó la versión de una supuesta intención de varios detenidos por culpar a los policías por la muerte de Daniel, llegando incluso a sugerir que la declaración la armó la gente que le tomó declaración, que él pensaba que eran “de los derechos humanos” y que jamás supo que era para el juicio.

Tras el espectáculo y luego del pedido del Agente Fiscal, el Tribunal compuesto por los jueces Juan Carlos Bruni, Emir Caputo Tártara y Ernesto Domenech decidieron relevarlo del juramento, y remitir copia de lo actuado a la fiscalía de turno.

“Es evidente que los policías están presionando a los testigos”

Luego de la jornada, Rosa Schonfeld de Bru, presidenta de la Asociación Miguel Bru sostuvo que "es evidente que el testimonio de hoy estaba armado, que los policías están presionando a los testigos, que en su mayoría son vulnerables y saben que pueden volver a caer con una causa armada y sufrir una golpiza en una comisaría. Esto es increíble, la defensa de la policía acusando al poder judicial de armarle causas a sus defendidos, todos ex integrantes de la policía bonaerense. Nadie dijo, nadie leyó su declaración original, a nadie le leyeron, y que todos estaban empastillados es la versión que quieren instalar”.

Por su parte el Fiscal Martín Chiorazzi dijo que "no es casual que después del testimonio de ayer”- en referencia al testigo Daniel Adolfo Distasio- “hoy surja que hubo un complot armado por los presos para acusar a los imputados. Además es más que raro que los ex detenidos digan que todos los días disponían de cantidad de pastillas que quisieran para drogarse y que esa noche estaban todos en ese estado".

Para culminar, Rosa Schonfeld mencionó como llamativo que varios de los testigos que se presentaron digan que no recuerdan porque no le prestaron atención: “A mí me mataron un hijo en esa comisaría y desde la asociación nos interesa la situación de cada preso. Que torturen y maten a una persona y hayas sido testigo es algo que te marca de por vida, eso no se puede olvidar. Desde la asociación vamos a seguir exigiendo saber la verdad, por eso es muy grave esta situación donde nos vemos obligados a pedir el procesamiento por falso testimonio, porque con testigos amenazados continua la impunidad”.

Asimismo agregó que “quienes estamos acá tenemos una amplia y dolorosa experiencia propia y en el acompañamiento de otros casos similares, es evidente que los testigos están siendo amenazados. Que los tienen al alcance de la mano, ayer declaró el único testigo creíble, el único que mantuvo lo dicho durante la investigación, y el que vino hoy vino a montar una versión que da vergüenza ajena. Lo preocupante acá es la situación de todos esos chicos que están a merced de alguien que está operando directamente en la calle”.

Por último sostuvo “Estamos evaluando qué hacer, para poderles garantizar la seguridad y la vida a los testigos, porque de la Provincia que seguridad pueden ofrecer, ¿la Bonaerense?”, se preguntó. “Esto ya superó lo esperable. Pensé que esta situación en un juicio no la iba a volver a vivir”, sostuvo indignada, “está visto que quien está detrás de esto no tienen límites, y Daniel Migone da cuenta de ello. Seguramente en las próximas horas vamos a resolver qué es lo más efectivo.”

Secretaría de DD.HH. de la Facultad de periodismo y Comunicación Social de la UNLP

Correo Perio