Venezuela pasó a formar parte del Mercado Común del Sur en la Cumbre de Brasilia en 2012
 
Prensa
 

A dos años del ingreso de Venezuela al Mercosur

Es el primer Estado en incorporarse al bloque como miembro pleno

El 31 de julio de 2012, en Brasilia, la República Bolivariana de Venezuela pasó a formar parte del  Mercado Común del Sur (Mercosur), convirtiéndose en el primer país en obtener el status de “miembro pleno” de este organismo regional fuera de los estados fundadores.

En aquella histórica jornada, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, hizo referencia a “la quinta potencia del mundo”, en respecto de la nueva dimensión adquirida por el bloque a raíz del ingreso de Venezuela.

El presidente de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías, calificó entonces al Mercosur como “la locomotora más grande que existe para preservar la independencia y acelerar el desarrollo integral de Latinoamérica” y como la más grande oportunidad histórica en 200 años en Venezuela, “un país que, por modelos de desarrollo que le habían sido impuestos, estaba condenado antes al subdesarrollo, al atraso y a la miseria”.

Asimismo, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, destacó en aquella Cumbre que “la incorporación de Venezuela cierra definitivamente la ecuación de lo que va a ser este siglo XXI: energía, minerales, alimentos, ciencia y tecnología. Hoy este espacio se constituye, después de Estados Unidos, China, Japón y Alemania, en la mayor economía del mundo. Nos exige crear, más temprano que tarde, los instrumentos y las instituciones que tornen indestructibles este nuevo polo de poder”.

El primer antecedente oficial para la incorporación del país caribeño al Mercosur se remonta al 4 de julio de 2006, durante la Cumbre de Caracas, en la que se firmó el Protocolo de Adhesión de Venezuela al bloque regional. Este documento sometía a la aprobación de los países miembros el ingreso de Venezuela al Mercosur.

A pesar de la cerrada oposición del Congreso paraguayo para la ratificación del demorado ingreso de Venezuela, finalmente el 31 de julio de 2012 –en el contexto de la crisis paraguaya desatada luego del proceso de desestabilización que derivó en la interrupción del gobierno democrático de Fernando Lugo-, Argentina, Brasil y Uruguay resolvieron la incorporación al bloque de Venezuela como miembro pleno y la suspensión de Paraguay mientras no se restableciera el sistema democrático con nuevas elecciones.

En su nueva configuración estratégica, el Mercado Común del Sur (Mercosur), actualmente, es un bloque subregional integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela. Tiene como países asociados a Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú, y como países observadores, a Nueva Zelanda y México.

Abarca un territorio de casi 13 millones de kilómetros cuadrados y cuenta con más de 275 millones de habitantes (cerca del 70 % de América del Sur). Tal como lo expresan sus miembros tiene, además, una relevancia geopolítica de gran magnitud ya que Argentina y Brasil son miembros del exclusivo Grupo de los 20.

Como potencia económica, entre todas las economías que lo integran, alcanza un PBI de 3,64 billones de dólares, lo que representa el 82,3 % del PBI total de toda Sudamérica.

Según sostuvo en la cumbre de Caracas de 2013 la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, “la imposición de políticas neoliberales desintegró la economía de países potencialmente ricos. En 2003, el ingreso per cápita del resto de los países del mundo era de más del doble que en los países latinoamericano” y, en cambio, hacia finales de 2012, América Latina, bajo la dirección de gobiernos progresistas, “históricamente logró superar esa brecha y hoy estamos por encima con 11.812 dólares de ingreso per cápita”.

Cabe recordar que, si bien la fecha de creación original fue en noviembre de 1985, el Mercosur fue fundado oficialmente el 26 de marzo de 1991 con la firma del Tratado de Asunción, que estableció “la libre circulación de bienes, servicios y factores productivos entre países, el establecimiento de un arancel externo común, la libre circulación de personas y la adopción de una política comercial común, la coordinación de políticas macroeconómicas y sectoriales entre los Estados partes y la armonización de las legislaciones para lograr el fortalecimiento del proceso de integración”.

Correo Perio