"Tabicada" es un falso documental que analiza el rol de la fotografía durante la última dictadura cívico-militar
 
Prensa
 

“Todo lo que hice lo aprendí en esta Facultad”

El estudiante Julián Cáneva fue premiado por el documental Tabicada

Julián Cáneva es Productor y Director de Radio y Televisión (ISER), estudiante de la Licenciatura en Comunicación Social y de la Tecnicatura en Comunicación Popular, y ha recibido menciones y premios por su labor como realizador de cortometrajes comprometidos política y socialmente. “Tabicada”, su última producción, “tiene que ver con mostrar que además de gente que militaba filmando, como lo hacía Raymundo Gleyzer, o escribiendo como Rodolfo  Walsh, también había otras personas que lo hacían a través de la fotografía”.

“Tabicada” es un falso documental que analiza el rol de la fotografía durante la última dictadura cívico-militar, a través del relato de una fotógrafa (actriz) que cuenta cómo eran robados y destruidos los archivos de imágenes que guardaban sobre el denominado Proceso de Reorganización Nacional, y cómo muchos fotógrafos eran perseguidos, secuestrados y desaparecidos. “Hubo documentos que guardaron los compañeros de esa época para tener un registro, pero hay muchos otros que se encargaron de hacer desaparecer, al igual que a sus propios autores, como decimos en la película”, explicó Cáneva.

El realizador de “Tabicada”  explicó que el nombre del documental alude a las capuchas con que se cubría el rostro de las víctimas del terrorismo de estado cuando se encontraban detenidas en centros clandestinos de detención: “Yo juego con esa idea del tabique, por ejemplo cuando se la ve a otra actriz que representa a la fotógrafa cuando era joven, que tiene una venda en los ojos e intenta sacar fotos con una cámara que también está tabicada”, dijo Cáneva, y agregó: “Lo que representa es que estaba tabicada la persona, tabicada la cámara y eliminado el documento a través de la quema”. 

“Sobre el final del documental se escucha la lectura de la sentencia, al mismo tiempo en que la protagonista quita los papeles (tabiques) que envuelven su cámara, y así la compañera comienza nuevamente a sacar fotos después de todo ese tiempo”, detalló el director. También sostuvo que “a lo largo de Tabicada nosotros decimos, a través de la actriz, que fueron tan boludos los milicos que se preocuparon por desaparecer ese archivo sin darse cuenta de que los propios archivos de ellos y sus cómplices mediáticos eran los que después los iban a condenar”.

El cortometraje recoge varios de los testimonios que brindaron las víctimas de la dictadura en el Juicio a las Juntas, además de manifestaciones realizadas por el propio Videla. El registro fotográfico que muestra “Tabicada” está compuesto por archivos recuperados después del terrorismo de Estado, y archivos que fueron dados a conocer por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Comisión Provincial por la Memoria. “Entre ellas hay fotos de las rondas de las Madres en Plaza San Martín, que aparecen con flechas donde se indica que son ‘madres de terroristas’ y se las identifica con el nombre; eso acompaña muy bien lo que es el contexto de Tabicada”, declaró.

En el Festival de Cine del Conurbano (FECICO), Cáneva recibió un reconocimiento “por su constante dedicación a la creación, difusión y defensa del cine del Conurbano; una mención para Tabicada en el rubro de mejor temática de Derechos Humanos; y un premio al mejor cine político que por primera vez entregó la Fundación Gerardo Vallejo. En este sentido, expresó: “Nunca me había tocado recibir tres menciones en una misma noche, y menos con el nombre de un cineasta tan importante como Vallejo”. También recibió una mención en el festival Escobar de Película como mejor documental político, y su cortometraje documental participará de otros festivales de cine, como el Festival de Cine Latinoamericano de La Plata (FESAALP).

Entre los trabajos de Cáneva se destacan “Objetivo Tornquist”, que muestra cómo se vivió en ese pueblo del sur de la provincia de Buenos Aires la denominada Revolución Libertadora; “Inmundo 78”, un video minuto sobre el Mundial de Fútbol Argentina 1978; “Esas mujeres”, que aborda la violencia de género y los femicidios; entre otros títulos que conforman su trayectoria de compromiso político y social a través del cine.

Según el realizador, su pasión por el cine comenzó en esta casa de estudios, donde pudo conocer otras realidades que en su pueblo del interior no estaban tan latentes. “Yo vengo de un pueblo muy conservador donde muchos temas, hasta el día de hoy, no se hablan, y continua presente el ‘algo habrán hecho’, pero nunca se generaban debates con el pueblo, sino que solo lo podía hablar con mi viejo”, manifestó Cáneva, y recordó que luego de participar de una reunión con Estela de Carlotto, decidió tomar como ejes de su trabajo a los Derechos Humanos y la realidad política y social de su país. “Estela nos pidió que, como jóvenes, debíamos tomar la posta nosotros y ayudar a H.I.J.O.S, porque algún día ellas no iban a poder continuar con esto. En ese momento decidí que tenía que ir por ese lado”.

Actualmente Julián Cáneva cursa la Licenciatura en Comunicación Social y la Tecnicatura en Comunicación Popular, y además trabaja en la Secretaría de Extensión de esta Facultad. “Hay muchas cosas buenas que están pasando y que se hacen desde acá, como llevarle la cámara a los pibes en los barrios y los colegios, como alguna vez me brindaron las herramientas a mí”, expresó, y añadió: “Acá fue donde pude aprender primero, y salir a trabajar por mis propios medios después, y es ahí donde uno se pregunta cómo hacer para devolver todo lo que el Estado nos dio. Y creo que es a través de producción de contenidos política y socialmente comprometidos”. 

Correo Perio