×

Mensaje de error

  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
  • You must enable the PECL memcached or memcache extension to use memcache.inc.
Víctor Hugo Morales y un fallo injusto
 
Prensa
 

Víctor Hugo Morales y un fallo injusto

Por Carlos Ciappina*

Corre el año 2000, la Argentina está sumida en plena “fiesta” neoliberal: la fiesta del capital monopólico. Mientras las grandes corporaciones nacionales y extranjeras y el sistema financiero obtienen millonarias ganancias vía negocios turbios con la complicidad estatal, millones de argentinas y argentinos sufren de la privatización de sus trabajos,  sus servicios de salud y educación, sus servicios públicos ,  sus jubilaciones y todo aquello que pueda ser privatizable…..el neoliberalismo, que más que un modelo económico  es un proyecto civilizatorio, se tragaba vidas , empresas estatales, décadas de saberes de las /los trabajadores y se tragaba también, esa pasión nacional que es el fútbol.

La cuestión del fútbol privatizado no era menor: en el entramado del universo neoliberal de nuestro país, si hasta para ver  los partidos era sólo para los que podían pagarlo….entonces todo era privatizable y ese era (además de un gran negocio) el mejor “efecto disciplinador” sobre el sufrido pueblo que mal soportaba  y resistía el hambre, la exclusión y la tristeza.

¡Si hasta para ver la Selección Nacional, había que sancionar un Decreto Especial del Poder Ejecutivo para que la pase la televisión pública!: triste realidad de ese tiempo: el Poder Ejecutivo le pedía al grupo Clarín “permiso” para transmitir a la selección de todos.

Resultado de la complicidad con la Dictadura en 1976 y la extorsión (o a veces ni eso) a la democracia desde 1983; el grupo Clarín se había transformado en lo que es hoy, una verdadera cadena nacional con tentáculos en los medios, las empresas informáticas,  negocios financieros y empresariales varios; conexiones fluidas con el sistema judicial y con el sistema político (por no decir, dueños de fiscales, jueces y/o senadores y diputados).    

El 28 de noviembre del año 2000, Boca enfrentaba en la final de la Copa Intercontinental al Real Madrid. Millones de Argentinos/as hinchas de Boca y otros millones amantes del fútbol querían ver ese partido pero………todos los partidos de fútbol los había privatizado Clarín. Si se pagaba podía disfrutarse el partido; si no se pagaba……….te podían mostrar las tribunas donde uno veía saltar al público pero no el campo de juego!!!!

El canal público de la época (ATC) ideó una estratagema: mientras se desarrollaba el programa matinal, detrás del periodista (en este caso VHM) se podía ver (sin sonido) el partido en vivo….sin pagar. Millones de personas se asomaron a esa ventanita que hacía justicia a la implacable decisión de Clarín de dejar a la mayoría sin fútbol.

¿Era legal? Es que ha habido tantas cosas legales que luego se condenaron por injustas: la esclavitud fue legal siglos….el apartheid fue legal décadas...las leyes machistas fueron y son legales  y así hasta el infinito….legalidad y justicia son una combinación esquiva.

La Corte Suprema de la Nación, al dejar firme el Fallo de la Cámara Nacional de Apelaciones (que incluyó a Víctor Hugo Morales entre los “culpables” cuando ya había sido sobreseído)  ha vuelto a distanciar legalidad de justicia. La Corte Suprema de la Nación (que recordemos ha resistido la incorporación de nuevos jueces pese a que su número actual no es legal y uno de sus miembros no tiene la edad legal para continuar) le ha prestado un nuevo servicio al grupo Clarín: todo aquel que tenga el atrevimiento de desafiar el poder omnímodo del grupo será perseguido hasta las últimas consecuencias. La Corte Suprema de la Nación corrobora con su fallo la terrible imagen de los abogados del grupo Clarín tasándole a un periodista sus pertenencias dentro de su propia casa , listos para rapiñar (como lo hacía la Dictadura) los bienes de quienes no se entregaran  sumisos al poder real.

Pero hay un mensaje más profundo y más tenebroso con este fallo: la Corte Suprema le anuncia al país por quien ha elegido: entre el derecho de todas/os a la comunicación, en especial de aquellos bienes que son patrimonio cultural de la nación y el  mismo derecho conculcado por las corporaciones mediáticas, la Corte opta decididamente por el capital concentrado. Entre el derecho de todos/as y el derecho de una minoría monopólica, la Corte elige a esta última. ¿Anuncio de lo porvenir en un año de elecciones nacionales? ¿Cuántos otros derechos monopólicos podrá defender o restituir esta Corte? 

Debemos ser solidarios con el querido Víctor Hugo, por su inclaudicable defensa de la Comunicación como un derecho humano; debemos señalar a los cuatro vientos que esta es una condena injusta para una causa justa; y sobre todo, habrá que militar para que la Corte Suprema sea de “nuestra Nación”. 

 * Docente de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP