El rey de los deportes

El rey de los deportes

Por CaTaLINa SpIaNaMoNTe

Uno de los deportes que más atrae la atención de hombres y mujeres es, sin dudas el fútbol. Siendo el “deporte rey” por excelencia, innumerables son las personas que lo practican y unas tantas más que lo disfrutan como espectadores. Sin embargo, esto no es casual. Existen una serie de factores que lo ponen al fútbol en un lugar de privilegio.

El primer factor que hace del fútbol un fenómeno incomparable es que es posible practicarlo prácticamente sin medios. Esto puede parecer un dato menor, pero en realidad no lo es. La mayoría de los deportes exigen ciertas condiciones mínimas para poder practicarse. El ciclismo, por su parte requiere una bicicleta, el tenis raquetas y pelotas; los deportes de agua necesitan de una piscina. Por el contrario, al fútbol se puede jugar sólo con una pelota, o con algo que le sustituya más o menos eficazmente: una pelota de trapo, un papel hecho bola o incluso una piedra. En cualquier superficie, ya sea de tierra, pasto o arena. Es por estas razones que se facilita el desarrollo de dicho deporte en todos los estratos de la sociedad.

En este sentido, además, el fútbol tiene para con los otros deportes otra ventaja añadida: la falta de medios no se traduce a la larga, necesariamente, en una desventaja. Es sabido, por ejemplo, que grandes jugadores, sobre todo brasileños y africanos, tienen un dominio inigualable del balón precisamente porque cuando eran niños jugaban en campos en malas condiciones. En estos campos, el movimiento del balón al ser conducido no es lineal sino prácticamente impredecible, y eso hace que con el tiempo, jugando en terrenos así el futbolista desarrolle unos impresionantes reflejos.

Además, el conjunto de reglas que definen propiamente “lo que es jugar al fútbol” es muy laxo. Esto es un factor importante, ya que un juego no es más que un conjunto de reglas, que todos los participantes asumen y deben cumplir. En este sentido, es destacable que se puede jugar al fútbol dos contra dos, veinte contra veinte, o incluso uno sólo. Sin árbitro, tarjetas ni directores técnicos, aun así se puede lo puede practicar.

Por último, pero no menos importante, es necesario destacar que a diferencia de otros deportes no exige condiciones innatas para poder destacarse en él. “El fútbol es un deporte universal que ejerce una atracción masiva porque permite una participación sin exclusiones de tipo físico. En fútbol, el único criterio para medir a un aspirante es el talento, una facultad que no se puede determinar a priori con relojes o cintas métricas. Un gordo bajito que le pega con una sola pierna y no salta a cabecear puede ser Puskas, Sivori o Maradona”. (César Luis Menotti)

Estos factores previamente mencionados han hecho que el fútbol se convierta en un fenómeno mundial. Hoy día se patean balones en todas las esquinas del planeta: en cada barrio y en cada casa cientos de personas (sin discriminación de sexo o edad) juegan a ese deporte y lo disfrutan al máximo.