ddhhobservatoriogenero
 

Se recibe la primera mujer Trans de la Universidad Nacional de La Plata.

 

UNLP

Se recibe la primera mujer Trans de la Universidad Nacional  de La Plata.

Por Matías David Rodríguez

El viernes 9 de junio  defenderá su tesis de grado y así se convertirá en la primera licenciada de la facultad de Periodismo y Comunicación Social,  sin embargo de los cientos de  alumnos que año a año  ingresan a esta unidad académica la ausencia de personas de este colectivo es preocupante.

Vásquez Haro es una de las pocas que cursan estudios universitarios en el país muestra clara de los mecanismos de exclusión que llevaron adelante los ámbitos educativos hacia la comunidad trans. Su ingreso en la academia vino a romper con viejas practicas socioculturales heteronormativas que invisibilizaban la existencia de las personas trans en  estos espacios. Así, supo hacer escuchar su voz en nombre de  todas las y los  trans que  por alguna u otra razón no pudieron ingresar a estos ámbitos.

Con un espíritu docente nos enseña día a día a vivir y respetar la diversidad. Quienes conocemos a Claudia podemos dar cuenta que en su militancia predomina la lucha colectiva,  muestra de ello ha sido su inagotable labor en favor de la ley de identidad de genero, la cual a ella aun no la beneficia por ser extranjera.

Así, esta luchadora supo interpretar el sentido de la comunicación, la militancia y los derechos humanos desde la academia, articulando con asociaciones civiles, organizaciones sociales, partidos políticos y otras universidades, abriendo espacios de reflexión, discusión y producción de conocimiento crítico para la transformación social. En este sentido es una de las fundadoras del Observatorio de Comunicación Genero y Diversidad de la Secretaria de  Derechos Humanos de nuestra facultad.  Este espacio en el 2008  impulso la resolución por el derecho a la identidad genero, aprobado por  el Consejo Directivo de nuestra facultad de manera unánime.  Así, Periodismo se convirtió en la primera casa de altos estudios  en reconocer este derecho e instalar en la opinión publica el debate sobre la falta de una ley nacional que contemple las mismas necesidades.

De esta manera la medida sirvió para que se replicara  en otras universidades del país, pero Periodismo junto a la Federación LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans), redoblo la apuesta y llevo la discusión al Consejo Superior, organismo máximo de la Universidad.  El contundente y claro discurso de Claudia  hizo bajar el proyecto de La FULP (Federación Universitaria de La Plata) quienes querían conseguir solo reditó político, presentando  un proyecto de mínima que no contemplaba las necesidades de las personas trans. Así se consiguió la aprobación por unanimidad de la resolución presentada por la Federación LGBT y la  casa de estudios platense quedodeclarada “institución libre de discriminación por expresión e identidad de género”.

En la misma sintonía, nuestra facultad contribuyo al  debate para la aprobación de la ley de identidad de género. Por un lado se realizaron congresos  de  comunicación, género y sexualidades y  encuentros  sobre Comunicación Derechos Humanos y Políticas Antidiscriminatorias.   Y por el otro fuimos invitados por la Federación LGBT al Congreso de la Nación para hablar en nombre de las universidades nacionales en el marco de lanzamiento de la campaña por la ley de identidad de género.  

En el 2010 una vez más Claudia fue protagonista en el reclamo y la defensa de los derechos de las personas trans, cuando fue al registro Provincial de Las Personas   a tramitar su DNI y el funcionario de turno le negó a realizar el tramite sino accedía a una ordenanza vetusta que exigía  que la imagen se tenia que concordar con el sexo asignado al nacer.  Ante esta medida Claudia se negó y presento con el respaldo de la Decana Florencia Saintout una nota dirigida a la directora de dicho organismo exigiendo que se respetara su identidad de género en la fotografía. Frente a esta situación el Ministro Florencio  Randazzo remplazo la vieja normativa por una que amplio el respeto hacia  cuestiones de identidad de género, como así también de religión y  diversidad cultural.  A partir de entonces, ello constituyo un avance en el reconocimiento de la identidad de género, tirando por tierra esta vieja normativa que  tenia como función disciplinar los cuerpos y reprimir las identidades y sexualidades trans.

Por otra parte, esta discusión no solo se reduce al ámbito académico y la militancia con las asociaciones civiles sino que se muestra siempre critica al discurso   hegemónico, heteronormativo de  los  grandes medios de comunicación,  quienes a pesar de la sanción de la ley de Identidad de Genero,  continúan reproduciendo ideologías dominantes.  Se muestran  indiferentes a la problemática y construyen  sus relatos periodísticos  desde una mirada reduccionista,  mostrando  una visión sesgada de la realidad, cayendo  en la recurrencia de manera simplista, trivializando y banalizando la lucha por el reclamo de derechos.

Claudia sostiene que su paso por la academia no fue en vano, para ella constituye un antes y un después.  Reconoce que fue este espacio el que le brindo todas las herramientas para poder dar la discusión en el plano de las ideas y que le permitió reflexionar profundamente sobre su propio cuerpo y  el lugar que ocupa en la sociedad.

Esta incansable luchadora por los derechos humanos nos interpela y dice: “La historia nos demostró que el destino de nuestro pueblo está en nuestras manos y que tenemos la posibilidad de torcerla y cambiar su rumbo hacia una sociedad pluricultural donde todos tengamos los mismos derechos y la libertad de expresarse en la diversidad.”

  •  

Correo Perio