ddhhobservatoriogenero
 

Burlas y discriminación potencian la exclusión

Burlas y discriminación  potencian la exclusión

Por  Claudia Vásquez Haro

La llamada  “maratón gay”  que se realizo hace dos semanas en el programa Showmatch, donde  Marcelo Tinelli hacia una competencia con otros participantes  de su programa  disfrazados con tacos y pelucas, trajo criticas propositivas  y pedidos de reflexión.  La Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT).mediante una carta abierta  sostenía   que ese tipo de performances “refuerzan estereotipos, lesionar la dignidad y promueven prácticas discriminatorias” En el programa del pasado martes  la  Palabra  “gay” desapareció y el productor de ideas del sur lo presento  solo como “maratón con tacos”.

Para tratar de entender  la puesta en escena de Tinelli respecto a la “maratón gay” hay que dividirlo en dos partes. Por un lado situarlo en un contexto donde sea conseguido ampliación de derechos como el matrimonio igualitario y la ley de identidad de género, observamos cómo opera la industria cultural mediante una lógica de mercado, donde se trivializa y banaliza estas conquistas de derechos, convirtiéndolos en un producto listo para ser vendido a la audiencia, así asistimos desde  los medios de comunicación a una especie barbarie mediática y  de desconocimiento de  las luchas reivindicatorias  que el colectivo LGBT lleva adelante durante años de olvido, discriminación y violencia sistemática de sus derechos humanos. Es decir los medios minimizan la cuestión profundamente política, reduciéndolo al humor, la burla, la ridiculización  y el chiste fácil. Queda  claro, en este caso, que al dueño de la productora  Ideas del Sur no le interesa reivindicar los derechos de las personas más vulneradas de sociedad civil como lo son Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans, sino que lo único que le interesa  es el famoso rating.

Por otro lado es la muestra clara de seguir potenciando un discurso hegemónico, no olvidemos que en su mayoría  los medios de comunicación respecto a las temáticas de géneros y sexualidades  reproducen ideologías dominantes, basadas en la heteronormatividad. Es decir la enseñanza que tenemos desde chicxs de cómo ser hombres y mujeres en términos de genitalidad.

Es por eso que darle una explicación simplista de la puesta en escena de Tinelli, sobre su llamada “maraton gay” aludiendo, que solo pasa por una cuestión lúdica, es dejar de lado la producción de sentido que este “jueguito” esconde, que va  desde reforzar los “estereotipos validos” de nuestra sociedad, perpetuando el status quo heterosexual, hasta la reproducción de la discriminación.

En ese sentido “el humor” ha sido una herramienta que ha contribuido con las prácticas  discriminatorias, Sin ánimos de ser extremistas, sino todo lo contrario  hay que acompañar estos avances jurídicos, con la  llamada batalla cultural que lleva más tiempo transformar, es decir  revisar nuestras viejas prácticas, que lo encontramos desde lo más simple como en “el humor” hasta situaciones más complejas.

Según el semiólogo  Eliseo Verón sostiene que todos los discursos están cargados de ideología desde una revista femenina hasta un discurso político. Una  pregunta qué subyace  sería  ¿porque no existen chistes donde se los ridiculice a los heterosexuales? La respuesta es clara, nuestras sociedades han sido creadas por y para heterosexuales. Entonces la otredad  ocupa el lugar de la desvalorización, lo que se  puede ridiculizar y ser objeto de constantes  burlas. Entonces la puesta en escena de Tinelli no es nada azarosa, si no que tiene un profundo sentido ideológico –político.

Si analizamos el título “maratón gay  observamos que en la puesta en escena el conductor y los  participantes se visten con pelucas y tacos, en este sentido  se desconoce la existencia de la diversidad sexo-genérica,  porque no es lo mismo ser gay, que una persona trans, es decir da por sentado que todo es lo mismo. Desconoce por un lado  los diferentes tipos de  masculinidades  y  por el otro confunde a las trans como una versión ampliada de ser  gay. Es decir refuerza el estereotipo que ronda en el imaginario social de asociar a los gays con la hiperfeminidad y  por el otro que las feminidades trans, son hombres vestidos de mujeres. Así se desconoce la construcción de las identidades, como el resultado de las prácticas cotidianas que los sujetxs llevan adelante mediante el Habitus en un determinado contexto histórico social y cultural.

La   carta abierta de la FALGBT sobre las críticas a la  “Maraton gay”  fue tildada por algunos periodistas de exagerada, mientras  que para el observatorio de Comunicación Genero y Diversidad con Perspectiva en Derechos Humanos de la facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP no fue desmesurada, sino todo lo contrario, era una crítica propositiva donde le hacían saber al conductor  el sentido que  produce esta performance donde había actitudes que no hacen más que reforzar estereotipos arraigados en la sociedad y lo invitaban a ser protagonista del cambio cultural necesario para hacer realidad la igualdad lograda en la legislación.

Es decir cuando hablamos de cuestiones basadas en derechos humanos no es válida la   teoría de las dos campanas la que pretende mediante el imperativo de  obtener una información más ecuánime posible contraponer y darle el mismo valor a un enunciado discriminatorio con uno que este reclamando derechos. Es decir no podemos poner al  mismo nivel  de la balanza por ejemplo por un lado a una madre de la plaza de mayo y en el otro el discurso de un represor. En las cuestiones de las identidades y las sexualidades pasaría lo mismo.

En conclusión tanto el programas de Tinelli, como en los otros donde  se ridiculiza a las personas LGBT lo que buscan  además del rating, es precisamente fortalecer los estereotipos dominantes, independientemente del juego o del divertimento, porque va justamente a lo más profundo  de las ideas de una la sociedad que sienta sus raíces en una concepción de mundo reduccionista y conservadora.

 

Directora  del Observatorio de Comunicación Género y Diversidad con Perspectiva en Derechos Humanos de La Facultad de Periodismo y Comunicación Social-UNLP

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  •  

Correo Perio