Fue en el marco de la charla: "Delitos económicos en la dictadura cívico militar"
 
Prensa
 

Los hermanos Iaccarino disertaron en Periodismo

Afirmaron que su caso fue similar al de Papel Prensa

Carlos y Alejandro Iaccarino fueron los principales exponentes de la charla “Delitos Económicos en la Dictadura Cívico Militar”, organizada por la Facultad de Periodismo y Comunicación Social en el marco de los 30 años de democracia.

La exposición que estuvo moderada por el escritor y periodista, Vicente Muleiro y el profesor Claudio Panella, contó con la presencia de la Decana y el vicedecano, Florencia Saintout y Carlos Ciappina respectivamente.

Los hermanos Rodolfo, Alejandro y Eduardo Iaccarino fueron secuestrados en noviembre de 1976 por grupos de tareas en Santiago del Estero y trasladados luego a distintos centros clandestinos que integraban el Circuito Camps, en referencia al ex jefe de la Policía durante la última dictadura.

En su relato, Carlos Iaccarino subrayó que “el establishment económico jugó no solamente en la Argentina sino en el resto del mundo. Detrás de todo golpe había una mano civil que era la que ordenaba”.

“Las apropiaciones económicas resultaron durante la última dictadura cívico-militar, una práctica sistemática que se basó en el robo de empresas y bienes económicos a empresarios por medio del secuestro y la tortura”, explicó Alejandro.

Durante su cautiverio en la Brigada de Lanús, los hermanos Iaccarino fueron obligados a firmar un poder para que su padre venda las empresas y un avión que tenía la familia a cambio de 28 hectáreas de una cancha de golf de un hotel en Córdoba que nunca les entregaron.

“Cuando hay intereses las consecuencias son brutales y no interesa cuántas son las cabezas que tienen que rodar. A nosotros nos han destruído económica y aún peor, físicamente”, detalló Carlos.

“Nuestro caso tiene fuertes similitudes con el caso Papel Prensa. La mismas metodologías que cuenta Lidia Papaleo a las que estuvo sometida, son las mismas que atravesamos nosotros”.

En ese sentido, los hermanos Iaccarino puntualizaron como la dictadura se apropió de 25 mil de sus hectáreas de campo  y acciones de su empresa láctea. Así como también, cómo fueron secuestrados y obligados a firmar luego de ciertas prácticas que los quebraba física y psicológicamente.

Por último, ambos hermanos coincidieron en resaltar las decisiones que el gobierno ha tomado en los últimos diez años con el objetivo de llegar a la verdad. “La anulación de las leyes de Obediencia Debida y de Punto Final nos devolvió la dignidad”, señaló Carlos.

Pero fundamentalmente, resaltó el cambio que se ha generado en la juventud desde el punto de vista social: “Cuando uno quiere imponer algo es muy difícil sostenerlo pero cuando los cambios se dan desde adentro son imparables, esa es la juventud visible de hoy la que puede seguir cambiando la historia”.

“La verdad ya comenzó a caminar y nadie la podrá detener. Esta verdad son ustedes”, dijo a los presentes Carlos quien agregó que “es importante saber la proyección que este tema tiene en el contexto actual de una Argentina en la que “es ejemplo en el mundo sobre las condenas en los juicios por delitos de lesa humanidad”.

En esa línea, agregó: “es necesario en nuestro país una democratización de la Justicia para que verdaderamente dejen de suceder este tipo de cosas”.  

Por último, se refirió a la sentencia que dio a conocer hace unos días el Tribunal Oral Federal (TOF) 1 de La Plata donde se condenó a Bruno Trevisán a tres años de prisión y a Jorge Rómulo Ferranti a cuatro años de prisión por los delitos de "vejaciones y severidades" que sufrieron en 1977 los hermanos.

“Este es el primer caso donde se tocan temas económicos, nuestro interés de hoy más que el resarcimiento monetario, es que se juzgue a quienes rompieron los proyectos de vida de tantas generaciones que nos podrían haber preparado para un futuro mejor. Tanto Alejandro como yo hemos recibido un resarcimiento moral y social que es lo que nos mantiene en pie para continuar con esta lucha”, finalizaron.

  • 3487
    ¡Vota positivo!
  •  

Correo Perio