El periodista describe en exclusiva para este portal el escenario periodístico por el que transita el país
 
Prensa
 

Por un 7 de Junio de especial urgencia

Por Víctor Ego Ducrot

Y digo de especial urgencia debido al escenario que últimamente nos condiciona como periodistas. Aunque conscientes de las dialécticas políticas y tecnológicas a las cuales por imperio de la Historia se ven sometidas nuestras prácticas, en claro tenemos que éstas no dejan de pertenecer a cierta ontología, a cierta razonabilidad de su propio ser como tal.

Es nuestra Facultad justamente la que le dio cobijo, y creo que la palabra está siendo utilizada con justicia, al trabajo que desembocó en el desarrollo del modelo teórico metodológico Intencionalidad Editorial, en tanto herramienta para el estudio de la producción y el análisis de contenidos periodísticos.

Desde ese modelo reconocemos que nuestros haceres se inscriben como parte del campo de la propaganda, en el sentido de que toda práctica periodística es parcial porque siempre y en forma inevitable y a partir de agendas, voces o fuentes y estilos o modos de relato, toman partido por tal o cual actor o circunstancia (siempre económica, política, social y cultural) de todo hecho con frecuencia denominado noticiable.

También entendemos a ese modelo teórico metodológico como un conglomerado semántico y de bases materiales para la producción de discursos, que se inscribe en el aparato de producción y reproducción de sentidos de una sociedad dada; y que a partir de la consagración del bloque histórico liberal burgués o capitalista-imperialista, una vez lograda la hegemonía que registran los grupos dominantes, el periodismo pasó  a encubrir su naturaleza militante (felizmente flagrante durante todo el Siglo XIX) tras los velos sigilosos y de ocultamiento del llamado profesionalismo, con su falsaria proclamación de objetividad.

Esa “profesionalidad” y esa falsa “objetividad” le permiten al periodismo  hegemónico imponerle a la sociedad toda un conjunto de valores expresivos de los intereses de las clases dominantes como si fuesen valores del conjunto; esa “profesionalidad” y esa falsa “objetividad” hacen posible que los oprimidos se identifiquen con los opresores, que las víctimas conjuguen éticas y estéticas con sus victimarios, que los pobres y los sojuzgados, los excluidos y discriminados, los violados, los asesinados, entiendan a esa violencia y a esa muerte como hechos de la naturaleza, de un neblinoso logos.

Sin embargo sucede que cuando la cuerpos tangibles entran en tensión histórica, cuando las víctimas saltan del deseo a la voluntad organizada, entonces se cumple una ley de oro de nuestro campo de praxis y análisis: la capacidad de influencia del aparato mediático hegemónico es inversamente proporcional a la capacidad de organización y movilización política y cultural de los actores que pasan de subalternos pasivos a rebeldes con proyecto propio de sociedad.

Y en la medida que esa irrupción popular cobra densidad, volumen y profundidad es que aquella capacidad de influencia hegemónica agudiza su crisis, hasta entrar en un proceso de clara descomposición: es en ese momento, entonces, que el periodismo deja de ser tal para convertirse en otra cosa, en un hecho tan distinto e inesperado por quienes de una u otra forma aceptaron, incluso desde la negación, la maquinaria que ahora se cae a pardazos, que cuesta ser definido con precisión, también por quienes repugnan del mismo, poniéndose junto a los nuevos rebeldes.

Reparemos ahora sobre la patética vuelta de tuerca que pareciera tener  a Jorge Lanata  como protagonista central de esa degradación que venimos señalando, tópico sobre el cual  hay quienes se confunden al ubicarlo en el terreno de las habilidades y talentos para la ficción, para la literatura, cuando en realidad la propia historia de los aparatos de sentido, concebidos por el actual estadío de hiperconcentración que ostenta el sistema capitalista-imperialista; esa propia historia indica, da cuenta y memoria de que nada de talento creativo tienen los oficiales operativos, los mismos que con frecuencia terminan siendo devorados por la propia maquinaria que los utiliza. Es la misma historia que nos habla de los modos de acción psicológica encubierta (cover actions en los anuales en inglés de la CIA) que la comunidad estatal-privada del entramado de inteligencia de los países centrales – en especial de Estados Unidos- emplea desde sus primeras prácticas modernas (las emisoras radiales para Europa occidental durante los momentos terminales de la Segunda Guerra Mundial); las mismas que Henry Kissinger sistematizó tras la guerra de Vietnam, las mismas que las administraciones estadounidenses montaron contra Cuba a partir de 1960, las mismas que “la fusiladora” había ensayado aquí tras el golpe del ’55 (su teóricos se enorgullecían y siguen haciéndolo en los cursos de capacitación de la CIA, el FBI y la DEA de aquel logro, aun no suficientemente estudiado, que fue el ocultamiento histórico, por manipulación y sustitución de datos, de los bombardeos sobre Plaza de Mayo del 16 de junio de 1955: un periodista se agiganta un día como hoy, al haber logrado con algunos de sus trabajos centrales que aquél mecanismo de sigilo y nocturnidad que envolviera al 16 de junio del ’55 un funcionase con idéntica eficacia cuando los fusilamientos de militantes peronsitas, otra vez Rodolfo Walsh).

Pero volvamos a aquello en lo que estábamos, y para finalizar. Se equivocan quienes le atribuyen características de ficción literaria o histriónica a las practicas del tal Lanata, sobre cuyas propias condiciones psicológicas y somáticas trabajaron los asesores en inteligencia con los que cuenta el Grupo Clarín - porque a ellos recurrió hace rato el poder concentrado para operar contra el proyecto nacional y popular abierto y desplegado desde 2003 por Néstor y Cristina-, con el objetivo de ensayar esa suerte de versión como reflejada por espejos deformantes de las viejas técnicas de acción psicológica de la CIA.

En ese sentido es que me atrevo a concluir que estamos ante un hecho sedicioso, más merecedor de una investigación judicial que de una análisis desde la comunicación, muchos menos desde la teoría literaria, los cual sonaría a humorada; pues en eso, en hechos sediciosos, derivan las prácticas del periodismo que resigna su propia ontología, para ofrecerse en términos prostibularios como empleado de baja estofa de los conocidos de siempre, de los servicios de inteligencia, tan experto ellos en golpes de estado, torturas y delitos varios, casi siempre de lesa humanidad.

Correo Perio