DDHH
 

EN DEFENSA DE LOS DD.HH DE LAS PERSONAS TRANS

      “Circulen, circulen. Las vamos a desaparecer”. Frases como estas escuchan las chicas trans cada noche en las calles de la zona de 1 y 66, cuando la Policía Bonaerense y las patrullas del Sistema de Prevención Municipal, en complicidad de algunos vecinos, se hacen presentes para amenazarlas, perseguirlas, pedirles coimas y correrlas de sus lugares de trabajo.

A partir de esta situación, el colectivo trans platense organizado en la Asociación Civil OTRANS se movilizó en la mañana del viernes desde Plaza Matheu hasta las puertas de la Comisaria Novena. Encabezando la marcha estuvieron Claudia Vásquez Haro, Presidenta de Otrans La Plata; Rosa Schonfeld, madre de Miguel Bru, titular de la Asociación Miguel Bru; Jorge Jaunarena, Secretario de Derechos Humanos de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de La Universidad Nacional de La Plata; integrantes de Otrans, y otras organizaciones.

La marcha culminó en la comisaria novena, donde Vásquez Haro, Rosa Bru, Jaunarena y Naomi (una integrante de Otrans) mantuvieron una reunión con Adrián Castelli, jefe de la departamental de La Plata, quien se comprometió a “modificar el maltrato que a diario se ven sometidas las chicas y a hacer respetar e implementar en el personal policial la Ley de Identidad de Género”

Al respeto del encuentro, la titular de Otrans sostuvo que “fue positivo, recibimos el compromiso de trabajar en forma conjunta y frenar de manera inmediata este tipo de hostigamiento y persecución”. Y agregó: “vamos a esperar como continua el comportamiento policial. De no haber cambios, tenemos la denuncia preparada para llevarla a la Dirección de Asuntos Internos de la Policía”. Además consideró que la organización es fundamental para visibilizar la problemática y proponer canales de comunicación.

En el recorrido, los y las manifestantes abrían paso al grito de “vecino, vecina, no sea indiferente, maltratan a las chicas en la cara de la gente”. Y esto se debe a la denuncia de las chicas trans, que aseguraron que vecinos las llegan a amenazar con hachas y machetes gritándoles que se vayan de la zona.

El punto de llegada fue 4 y 59, la comisaria novena. Mismo lugar donde fue secuestrado, torturado y desaparecido Miguel Bru, del que después de 20 años no se sabe nada. Y donde fue torturado y asesinado Daniel Migone. Ahora los efectivos de esa dependencia son acusados de hostigamiento y persecución al colectivo trans, además de incumplimiento de la Ley de Identidad de Género.

Según un comunicado de la Asociación una de las victimas relató: “no nos dejan trabajar desde el sábado 19 de octubre, nos ponen un patrullero en cada esquina y en frente un móvil del municipio. Nos dicen circulen, circulen. Las vamos a desaparecer”. Y expresaron “una profunda preocupación por su integridad física y psicológica. Como también la necesidad de continuar trabajando, para poder subsistir, ya que esa es su única fuente de ingreso económico”.

En otra parte del comunicado, las integrantes del colectivo trans exigieron“el cese de mecanismos represivos que vulneran, violentan, estigmatizan y contribuyen a la discriminación y exclusión de las integrantes de nuestra comunidad. Además de ir en contra del proceso de inclusión iniciado en el 2003 y que ha tenido como conquistas de derechos la Ley de Identidad de Género”.

Desde Otrans, herramienta de lucha y organización de la comunidad trans de la región, plantearon como positivos los resultados de la marcha. Al mismo tiempo aseguraron mantenerse en alerta para que ningún derecho más sea vulnerado. Como también destacaron la articulación conjunta con la Asociación civil Miguel Bru y la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP.

    Por: Agustín Duscovich

  •  

Correo Perio