Las actas de transferencia de Papel Prensa a La Nación, Clarín y la Razón revelan la acción mediática de la época
 
Prensa
 

30 años de democracia: la prensa y la dictadura

Por Jerónimo Guerrero Iraola*

La lectura de la sentencia del Tribunal Oral Subrogante de Bahía Blanca del 12 de septiembre de 2012, en la causa 982 “Bayón…”, inaugura una serie de debates respecto a la necesidad de avanzar en un esquema de reescritura de la historia nacional, a partir del trazado de vectores que permitan apreciar los distintos niveles de participación de ciertos sectores de la sociedad civil durante la dictadura.

El trabajo arqueológico que han permitido los juicios desarrollados de 2003 a esta parte, desmenuzan los filamentos de un poder cruelmente represivo, que requirió la puesta en marcha de un universo de agencias promotoras y legitimadores de la estatalidad doble, que utilizó el velo de determinadas instituciones para desplegar, desde la trastienda, una maquinaria de horror, criminalidad y terrorismo.

De esta manera, la reciente publicación del libro Cuentas Pendientes: Los cómplices económicos de la dictadura , ayuda a comprender los alcances de los mentados diálogos que estructuraron la represión y el exterminio, al “Identificar y exponer el verdadero y específico papel desempeñado por los autores económicos…” y los empresarios titulares de distintos medios de comunicación, dado que “Interpela la noción estática y monolítica del Estado en procura de captar las interrelaciones e interdependencias tejidas entre lo público y lo privado durante el período autoritario, de manera que el significado de la expresión ‘Terrorismo de Estado’ refleje adecuadamente esa trama público-privada” .

Es desde allí que deben abordarse las reflexiones y consideraciones efectuadas por los Magistrados del Tribunal Oral Subrogante de Bahía Blanca, que tras bucear en el acervo probatorio que se produjo a lo largo del juicio,  comprendieron que el rol desempeñado por el periódico La Nueva Provincia, con Vicente Massot a la cabeza, fue indispensable en la modelación y puesta en práctica del plan sistemático de exterminio. 

Encontramos que la expresión de la verdad en el estricto marco de lo acontecido en este juicio, fue seriamente afectada por una comprobada campaña de desinformación y de propaganda negra, destinada no solo a imponer la versión de los victimarios, sino principalmente a colaborar en la creación de un estado tal de anomia legal en la sociedad, que permitió el ejercicio brutal de violencia irracional y desatada por parte de la estructura estatal.

Asimismo, el reciente hallazgo de las actas secretas de la dictadura en las que “se habla de la transferencia de Papel Prensa a Clarín, La Nación y La Razón, y se la vincula con las detenciones de la familia Graiver y su entorno” , deben leerse en consonancia con los presupuestos mencionados, dado que ellas podrían echar luz en torno al montaje del aparato mediático que participó activamente en la consecución del plan criminal y su consecuente instalación de un modelo político, económico, social y cultural.

Profundizar esta nueva pedagogía en Derechos Humanos será el nuevo desafío en el marco de la inclaudicable búsqueda de Memoria, Verdad y Justicia, al comprender el peso superlativo que detenta la sutura de una herida aún abierta en el pueblo y que, gracias a la iniciativa política de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, ha comenzado a cicatrizar.

*Consejero estudiantil por la Agrupación Rodolfo Walsh. Abogado.

Correo Perio