Continúan las jornadas en el marco del curso introductorio
 
Prensa
 

“La política es la cuestión por la que tengo cosas para decir”

Lo afirmó Carlos Barragán

En el marco de las jornadas que se desarrollan en el curso introductorio para todas las carreras de la Facultad, Carlos Barragán fue entrevistado por el profesor Gabriel Morini, en el aula anfiteatrada, que estuvo colmada de estudiantes.

Carlos Barragán empezó su carrera en los medios de comunicación como músico y humorista. Recordó sus inicios en la radio, de la mano de Lalo Mir, y explicó por qué el humor le parece algo fundamental: “No tengo formación periodística vengo del humor. La guitarra y las canciones me servían para trasmitir cosas. La música tiene la capacidad de que haya cosas que queden grabadas más fácil. Es una herramienta, una herramienta divertida. A veces escribo cosas más serias, porque estoy enojado, amargado, preocupado o iracundo. Pero en general me parece que el humor es la mejor forma de comunicar cosas”.

En esta línea agregó “El humor político es un filo, puede ser muy agresivo, punzante. Si la ironía está bien utilizada podés ser muy duro con el tema que estás tratando. Por eso Lanata también hace humor, un humor muy destructivo. El humor se puede usar para todas las cosas”.

El día que Carlos Barragán decidió ponerse la camiseta del kirchnerismo tiene una referencia concreta. El proyecto de ley de retenciones móviles al campo, conocida como “la 125” marcó un antes y un después. En esos días de agitación vio cómo los medios reproducían una piña que le había pegado Luis D´elia a un manifestante del campo. La reproducción y la demonización que los medios construyeron sobre el episodio marcó un antes y un después en su carrera. Fue ese día en que supo que debía sumarse a participar.

A través de las canciones impuso sus opiniones. El tema que lo llevó a trabajar como conductor de 678 tenía que ver con Mauricio Macri. Una canción en la que criticaba la saña con la que patotas del gobierno de la ciudad de Buenos Aires trataban a las personas en situación de calle, le abrió las puertas de la televisión. Todavía recuerda el día en que lo llamaron para participar y él dijo que quería ser parte, y aportar desde su lugar.  

“Veníamos de los 90 y no lo digo en el sentido de que veníamos ´noventizados´, yo no creía en eso. Pero sí estábamos entregados, éramos muy pesimistas. El “¿qué te pasa Clarín?” fue fundamental, porque nos ayudó a terminar de darnos cuenta de cómo eran las cosas. Arrancó este quilombo que no termina”, agregó en relación a los medios de comunicación.

Y en este sentido destacó el rol que cumple 678 “es una herramienta que desarma operaciones políticas y noticias que no son, informaciones que no son. La premisa básica es desarmar operaciones. Eso no lo hace nadie en la televisión, es un periodismo contra hegemónico. Y en esta puja por supuesto que te van a acusar de hacerle propaganda al gobierno. Porque el gobierno es contra hegemónico, destapó lo que estaba oculto de tal manera que se genera en la televisión pública”.

“Surge como un espacio contra esos periodistas que trabajan hace tiempo y lo que hacen es defenderse entre ellos corporativamente. Se manejan como una cofradía, todos cuentan la misma historia, todos ganan mucha plata. Ellos se auto prestigian y nosotros venimos a desprestigiarlos”, agregó en relación al ciclo.

Consultado sobre los medios y el poder Barragán opinó que “El enorme crecimiento que han tenido los medios asociándose con los poderes financieros, los macro negocios, hace que los tipos tengan un poder que va más allá de las mentiras que construyen. El problema es el poder”.

“Son tipos que tienen la capacidad de decirle a sus competidores cuánto le van a cobrar el papel. Excede al periodismo. Hay veces en que pienso que no sé si el problema es periodístico con Clarín y La Nación. Tendríamos que volver a discutir qué es el periodismo”,  señaló.

Para finalizar la actividad los estudiantes tuvieron la posibilidad de hacer sus propias preguntas y Barragán agregó “el periodista no pudo ni podrá escindirse de los político, de la política, no hay información objetiva. Uno está para contar cómo ve el mundo, no se puede contar el mundo” .

En el cierre deseó que con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual “las visiones del mundo y de nuestro país se multipliquen”.

Correo Perio