95° aniversario del nacimiento de Eva Duarte
 
Prensa
 

Con tu inmenso coraje

*Por Sebastián Tangorra

Un 7 de mayo como hoy, hace 95 años, en la localidad de Los Toldos, en un rincón perdido del distrito bonaerense de General Viamonte, nacía una mujer que luego, por convicción, fuerza y conciencia de clase, vino a inspirar una nueva Argentina.

Por eso, a pesar de su corta existencia, podemos decir sin temor a equivocarnos, que Eva Duarte fue, por lejos, la mujer del siglo XX.

Porque fue ella y no otra quien inspiró un camino a esta altura irrevocable, en el que las mujeres argentinas se han convertido en protagonistas indiscutidas para el devenir histórico nacional.

Evita, la abanderada de los humildes, planteó con vigorosa convicción una necesidad que cobró un contenido profundo y decisivo para la democracia en las décadas que siguieron.

Evita mártir luchó y hasta dejó su vida por un gobierno nacional, popular y democrático, y soportó los ataques de los mismos sectores que todavía hoy no se resignan a admitir una justa distribución de la riqueza, y que por ello siguen despreciando a las clases trabajadoras y persisten en la defensa de sus intereses concentrados. Sectores que no renuncian a los privilegios, esos fueron y son los adversarios de Evita, porque aun hoy son los adversarios del pueblo.

Por ello, aquel histórico 17 de octubre de 1945 la encontró pidiendo por la libertad del general Juan Domingo Perón, y convenciendo a los trabajadores para protestar y exigir la liberación del hombre que impulsó todas las valiosas reformas sociales de la época.

Su interés por la justicia social fue el paraguas perfecto para abrigar ideas y acciones de asistencia inmediata para los más necesitados. Escuelas, hospitales, hogares para la tercera edad, colonias de vacaciones, turismo para los trabajadores, y reconocimiento de los derechos de la mujer con el voto femenino, fueron el legado que nos dejó y al que inevitablemente tenemos que suscribir para no ser cómplices de una traición popular.

En este tiempo y a través de medidas progresistas, el gobierno nacional ha logrado incluir socialmente a miles de compatriotas y se ha logrado también que el estado y la sociedad reconozcan nuevos derechos.

Porque Evita supo reconocer, incluir y darle dignidad a quienes habitaban los márgenes del sistema, el presente nos obliga tomar y actualizar esa herencia con el mismo inmenso coraje, con la misma profunda sensibilidad social, y con la lúcida comprensión del convulsionado mundo actual.

Si lo logramos, haremos realidad aquel compromiso de recoger el nombre de María Eva Duarte, de EVITA, para llevarlo como bandera a la victoria definitiva de la patria, y de la Justicia Social para los más humildes y los trabajadores.

*Profesor de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social.

Correo Perio