Las Abuelas continúan con su incansable lucha para recuperar a sus nietos
 
Prensa
 

Ayer fue un día de gloria

Por Juan Miguel Scatolini*

 

“…Siempre estará la pregunta:

Quién dio la orden, quién dijo:

Que se violaran sus hembras,

Que se robaran a sus hijos”

Fragmento de “Por dónde se fueron ellos”, cuyo autor e intérprete es Braulio López del célebre dúo los Olimareños.

Ayer fue un día de gloria. Escuchábamos con Braulio (de visita al país) la conferencia de prensa de Estela de Carlotto por la aparición de su nieto Guido. Nuestra emoción no tuvo límites y los recuerdos de aquella dictadura cívico-militar-eclesiástica llegaron en tropel.

Hace poco tiempo escuché la declaración de Estela en el juicio de La Cacha, centro clandestino donde naciera Guido. Relató las penurias que vivió para encontrar a su esposo Guido primero y luego la búsqueda de Laura; hay un hecho poco conocido que refiere a algunos actores o grupos de tareas que tuvieron activa participación en los acontecimientos.

Estela dice que en su afanosa búsqueda dio con una persona llamada Patricio Errecalde Pueyrredón quién se ofreció a recabar y propiciar la entrega de Guido a cambio de x cantidad de dinero, se pagó la cifra y apareció su marido. Luego intentó lo mismo con Laura y, previo pago :“me la entregaron muerta”, según afirmó.

La circunstancia de su muerte y posterior examen del cadáver permitió conocer que había estado embarazada y comenzó la búsqueda de su nieto, que supo por testimonios de otros sobrevivientes que Laura lo había llamado Guido.

El “personaje” intermediario, Errecalde Pueyrredón merece algún análisis: integró un grupo de sicarios pertenecientes a la Concentración Nacionalista Universitaria(C.N.U.) de activa participación en hechos violentos en esta ciudad y otros puntos del país, arrogándose la “limpieza” de ciertos elementos subversivos. La conexión con sectores del poder queda clara a partir de los hechos que aun se siguen investigando.

La declaración de Estela es un buen punto de partida para contribuir al esclarecimiento de esos hechos que esperan condigno juzgamiento y castigo a los culpables, que sin embargo, no podrán empañar la inmensa alegría que significa la aparición de Guido y su reencuentro con la verdadera identidad. 

“¡¡vengan tiranos, vengan nomás, que nuestra sangre los volteará!!”

Fragmento de:” Tierra de Artigas” de  Víctor Lima

*Docente universitario, asistente social criminológico y referente de las luchas por los derechos humanos

Correo Perio