Extension
 

Sistematización de Acciones de Extensión

El programa de Evaluación y Promoción de sistematización de las acciones de Extensión tiene un doble objetivo: a corto/mediano plazo contempla una dimensión “político-territorial” en el que se buscará por un lado, profundizar los lazos con los equipos extensionistas y, por otro, mostrar con mayor precisión la inserción territorial de la Facultad, en una labor que permita visibilizar el trabajo con las organizaciones de la comunidad; a largo plazo, un trabajo que impulse en los equipos extensionistas una “cultura” de la sistematización que contemple la reflexión de sus acciones y la producción de materiales pedagógicos que sirvan tanto para las cátedras donde desempeñan tareas docentes sus integrantes, como para que otros equipos extensionistas puedan utilizar en sus propias experiencias. También se busca promover la presentación de ponencias y producciones en congresos y jornadas, facilitando de esta forma la unión de las tres funciones básicas de la Universidad.

Un primer acercamiento a los proyectos de Extensión y Voluntariado desarrollados por equipos de la Facultad da cuenta de que hay una apuesta interesante a la formación de los equipos extensionistas y a la producción de materiales para comunicar las experiencias, pero por el contrario la sistematización de los trabajos es baja: esta estrategia es tomada en muchos casos como una forma de comunicación más o como una manera de realizar algunos ajustes a la marcha de los trabajos. 

En base a la lectura de los proyectos de Extensión y Voluntariado Universitario financiados para su ejecución en los años 2011, 2012 y 2013 puede verse que el 62% de los proyectos relevados tiene en cuenta la formación de extensionistas a través de la realización de talleres y encuentros con alumnos y docentes, con el objetivo de otorgar las aptitudes necesarias para desarrollar su tarea. Estos incluyen la capacitación en extensión y voluntariado, o en el manejo de conocimientos necesarios para llevar adelante los proyectos (producción audiovisual, radial, gráfica, etc.) En tanto, el 28% de los equipos no prevé trabajos de formación, mientras que en el 10% esa información no pudo ser relevada.

En lo que respecta a las producciones, el 84% de los equipos extensionistas propone la realización de diferentes tipos de trabajos para mostrar lo realizado, aunque como se verá más adelante, en muchos casos éstos se confunden con tareas específicas de sistematización y relevamiento. En cuanto a las producciones, se destacan los trabajos en formato audiovisual y radial, así como también en la confección de muestras fotográficas y cartillas informativas. En ellos se exhibe tanto el trabajo del equipo extensionista como las producciones realizadas directamente por la población objetiva de los proyectos. Solo un 3% no dispone de la realización de este tipo de trabajos, mientras que en el 13% de los casos esa información no pudo identificarse.

Finalmente, en lo atinente a la sistematización de los proyectos se da, tal como advertimos, una situación llamativa: el 61% de los equipos asegura desarrollar este tipo de tareas, y de ese universo, el 75% la reconoce como una instancia de reflexión sobre las prácticas.

Sin embargo, en las propuestas concretas la situación cambia: el 70% de los proyectos relevados identifica entre sus tareas de sistematización la producción de materiales de difusión (34%) o la elaboración de informes internos (36%) destinados a ajustar cuestiones de índole operativa en el transcurso del proyecto.

Solo el 30% piensa esos procesos como una instancia superadora de la práctica extensionista, con miras a generar una reflexión posterior que permita poner en diálogo las diferentes experiencias, problematizando la labor de los equipos. En esa línea aparece la exposición de resultados en territorio (11%);  la producción de ponencias (9%); el desarrollo de material pedagógico (6%); informes en revistas académicas (2%); y material destinado a replicar experiencias (2%).

Esto significa que la mayoría de los casos relevados tiene una idea de sistematización vinculada a la realización de producciones para mostrar lo realizado o como un modo de corregir errores internos. Solo una pequeña parte entiende y practica este proceso como una “recuperación de las experiencias” que permita, como indicó Coscarelli, “registros, análisis e intercambios propiciados institucionalmente”.

Esta situación genera “interferencias” en el diálogo entre los diferentes equipos extensionistas, lo que sumado a la baja recuperación de las experiencias en términos de una reflexión “epistemológica” que vaya más allá del propio trabajo de campo, provoca un dispendio de los esfuerzos desarrollados, esfuerzos que bien direccionados podría servir para mejorar la calidad y cantidad de las intervenciones.

Frente a esto, es menester propiciar y alentar estas instancias de reflexión con el objetivo de lograr concientizar a los equipos sobre la importancia de la sistematización, de modo que comiencen a darle lugar en sus rutinas de trabajo.

 

Volver

AdjuntoTamaño
sistematizacion.pdf819.34 KB
  •  

Correo Perio