El libro se presentará hoy en el Rectorado y participarán la decana Saintout y el magistrado Arias
 
Prensa
 

“Tras las inundaciones se implementó un plan de ocultamiento”

Lo indicó Soledad Escobar autora de “Lo que el agua no encubrió”

Como preámbulo de la presentación del libro “Lo que el agua no encubrió”, que se llevará a cabo este jueves a las 18 en el Aula Dardo Rocha del Rectorado de la UNLP (7 47 y 48), una de las autoras María Soledad Escobar expresó que: “en el libro el lector puede encontrar a través de testimonio y documentos las pruebas del plan de ocultamiento de las víctimas de la inundación en 2013”.

Del panel donde se lanzará oficialmente la publicación que lleva el sello de la Editorial de la Universidad local participarán el coautor Gabriel Prósperi, la decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social, Florencia Saintout y el juez en lo Contencioso Administrativo, Luis Federico Arias.

“Lo que el agua no encubrió le ofrece al lector, en su primer parte, situar al lector en aquél 2 y 3 de abril del año pasado por medio de historias y situaciones que cuentan familiares de las víctimas de la tragedia. Y el segundo tramo del libro es el relato minucioso de la investigación que con Gabriel (Prósperi) iniciamos a raíz de la causa judicial del magistrado Arias”, indicó Escobar.

La autora añadió que “resta muchísimo por investigar y continuamos dando pasos hacia adelante en la búsqueda de datos y testimonias que ayuden a clarificar lo que sucedió con las víctimas y quiénes son los que deben asumir la responsabilidad ante la sociedad y la Justicia”. Además, la escritora explicó: “En esta edición hacemos un corte tras la pericia que se efectuó en  la morgue policial de nuestra ciudad y tenemos pensado ampliar este material en futuras publicaciones”.

En tanto, Escobar al referirse a cómo las autoridades informaron sobre los acontecimientos acaecidos luego del temporal y la posterior inundación en abril de 2013 en La Plata resaltó que “hubo un plan macabro que se puso en marcha de forma sistemática para ocultar información”, y aclaró que “no se dijo la verdad con respecto al número de víctimas”.

En este sentido, con relación a las cifras oficiales de personas fallecidas durante y después de la tragedia la autora dijo que “hay más de las 89 víctimas que dicen las autoridades provinciales y municipales. Hay pendientes 16 casos dudosos donde todavía la Justicia no fallo y muchos más que existen y no se difundieron o todavía no se investigaron”.

Escobar destacó: “Lo central es la ratificación de la sentencia de Arias por parte de la Cámara ya que de alguna manera esta decisión le llevan cierta calma a la comunidad sobre los que perdieron la vida durante la inundación”. Sin embrago, la escritora indicó que “el costado negativo es que la Justicia no haya aceptado todavía la existencia de un plan de ocultamiento, y por otro lado bajó la medida cautelar del doctor Arias que había clausurado la morgue y hoy la morgue policial sigue funcionando como si nada hubiera pasado”.

“El libro intenta generar conciencia en la sociedad de que sucedieron en la actuación judicial y policial muchas irregularidades y que no se dieron de forma aleatorias sino que forman parte de una estrategia para decir que no sucedió nada”, señaló Escobar.

El libro

El 2 de abril aún habla. Sigue en las paredes que permanecen atravesadas por esa línea negra que marca un límite pero no un final. Sigue en los números inciertos de sus fallecidos, que en versiones encontradas se cruzan sin dar un cierre, un descanso. Y sigue en “Lo que el agua no encubrió. Inundados La Plata” de María Soledad Escobar y Gabriel Prósperi, que constituye la primera expresión en busca de una respuesta consistente a un golpe del que la comunidad todavía siente sus estertores. 

Esta investigación obra como pieza de memoria tanto como pedido de justicia para las voces silenciadas, a las que el paso del tiempo luego de aquella tragedia parecía haber dejado sin aire. Aquel número inicial de 51 víctimas se torna insostenible desde el mismo comienzo de este material, dispuesto a construir en las grietas del discurso oficial.

Correo Perio