Ramón Baiviene, Camilo Cagni y Verónica Bogliano, querellantes en el juicio por La Cacha
 
Prensa
 

“En este país nuevo, los milicos tienen que estar en cana”

Abogados de HIJOS participaron de la sesión del Consejo Directivo

Los abogados de la agrupación HIJOS, Verónica Bogliano y Ramón Baiviene, junto al periodista y miembro de la querella, Camilo Cagni, presenciaron la sesión ordinaria del máximo órgano de gobierno de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social, en la que se manifestó el apoyo al pedido que le realizaron en la instancia de los alegatos al Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°1 de La Plata, para que se investiguen los vínculos entre el aparato represivo de la última dictadura cívico-militar y el diario El Día.

 “Con  la llegada de Néstor Kirchner en 2003, los sectores populares comenzaron a discutirle en términos concretos el poder a los sectores que lo detentaban desde la dictadura en adelante”, afirmó Ramón Baiviene en la sesión del Consejo Directivo, y añadió que “desde todos los sectores populares estamos pensando en un país nuevo, un país distinto, y en ese país nuevo los milicos tienen que estar en cana, no hay otra chance”. El abogado querellante de la agrupación HIJOS, manifestó además que en los juicios “se discute el poder y la clase de país que queremos para nuestros pibes; los juicios no están aislados de lo que pasa en el resto del país”.

Durante la presentación de los alegatos, los querellantes de HIJOS, pidieron al tribunal presidido por el magistrado Carlos Rozanski que se investiguen los vínculos entre el diario platense y el Destacamento 101 de Inteligencia del Ejército. La presentación se desprende de la declaración del imputado por crímenes de lesa humanidad en el Centro Clandestino de Detención (CCD) “La Cacha”, Anselmo Pedro Palavezzati, que en la audiencia del 7 de febrero pasado declaró que desde su oficina le encargaba al diario El Día y a la emisora Radio Provincia la recopilación de datos entre la población para luego realizar sus informes de inteligencia.

El periodista y querellante Camilo Cagni agradeció a la Facultad de Periodismo y Comunicación Social por las investigaciones que se desarrollan en materia de complicidad civil durante la última dictadura militar, entre las que se encuentra el trabajo titulado “Dictadura y producción de sentido: Diario El Día y acción psicológica en el marco del genocidio”, y expresó que “sirve para entender teóricamente cuestiones relacionadas con el terrorismo psicológico y la operación mediática que hizo el diario El Día en la población”. En este sentido, agregó que “para que se realice el terrorismo de Estado en La Plata no solamente fueron necesarias las 21 personas que están imputadas en el juicio, sino que hubo sectores de la sociedad civil que también tuvieron participación”.

“El diario El Día, en complicidad con la policía Bonaerense de Camps, trataba a los asesinatos como supuestos enfrentamientos para que la sociedad platense lo entienda de esa manera, y para construir un enemigo”, afirmó Cagni, y agregó que “más allá de que se culpe a esos responsables que hoy atraviesan el juicio, esto sirve para entender cómo funcionó el Terrorismo de Estado en La Plata en términos  intelectuales, donde el diario tuvo participación”.

En el mismo sentido se expresó Verónica Bogliano, abogada querellante en  el juicio de “La Cacha”, quien además resaltó el rol de esta casa de estudios “porque en estos casos muchas veces se dice que no se puede demostrar con pruebas esa complicidad, por eso es importante la participación de la Facultad”.  

Bogliano explicó que durante la presentación de los alegatos en el juicio, la querella de HIJOS pidió al tribunal que se condene a los imputados por desaparición forzada de personas y no por privación ilegitima de la libertad y tormentos, como en los demás juicios por delitos de lesa humanidad. “Todos sabemos lo que pasó en La Plata, por eso nos parece importante que se los juzgue por el delito que verdaderamente cometieron, porque el terrorismo no es solamente el secuestro y la tortura”, opinó la abogada.

La consejera y secretaria de Asuntos Administrativos, Andrea Varela, agradeció la presencia de los querellantes en la causa que sigue el Tribunal Oral Federal en lo Criminal N°1 de La Plata a los represores que participaron del secuestro, tortura y desaparición forzada de personas en el CCD “La Cacha”, y consideró que “fue un honor haber escuchado sus palabras en la querella  de la causa”. “Agradecemos su presencia y les recordamos que la Facultad siempre va a estar a disposición para poder dilucidar estos hechos”, concluyó.

Por su parte, el consejero Lautaro Herrera, quien además es hijo Ricardo Herrera, testigo víctima en el juicio de “La Cacha”, recordó la persecución que su familia sufrió durante la dictadura por parte del Estado, y dijo que esa persecución continuó en democracia. “Mi viejo no se fue a vivir a la Patagonia porque quería cambiar de aire. Se fue porque aun entrada la democracia seguían operando los aparatos represivos de aquel Estado que los persiguió durante la dictadura”, explicó.

Herrera consideró que a partir del año 2003 con la llegada de Néstor Kirchner al gobierno nacional “vino un Estado y se hizo cargo de lo que se tenía que hacer”, e indicó que “lo sigue haciendo en la actualidad, como cuando nos toca ver a la compañera Cristina combatiendo al capital financiero especulativo”.

También leyó una carta escrita por su hermano Mariano “que recuerda aquella noche de 1977 cuando esa voz amplificada anunciaba que por un operativo de las fuerzas conjuntas debían salir todos a la calle”, y dijo que “cuando lo vinieron a buscar a mi viejo, le practicaron varias un falso fusilamiento para hacerlo hablar”.  

Correo Perio