La Facultad que soñamos
 
Prensa
 

La Facultad que soñamos

Por Felipe Alonso*

Hace 30 años, un grupo de estudiantes comenzaba a soñar que era posible transformar ese lugar donde cursaban, en otra cosa. En muchas otras cosas.

El primer paso, importante, era el poder sacar de la escuela de Periodismo a los docentes de la dictadura. Esa dictadura que fue particularmente cruel con la ciudad de La Plata, y con los compañeros de Periodismo.

Con aquel primer paso hecho realidad, ese grupo de estudiantes comenzó a soñar un nuevo sueño: que esa escuelita se convirtiera en una Facultad más de la Universidad Nacional de La Plata. Así, una vez más, se pusieron en marcha, empezando a dar esos pasos por aquel camino que parecía lejano, por momentos inalcanzable. Pero con la fuerza de las convicciones, esa que te permite seguir en movimiento. Esa fuerza que nos permite que las utopías dejen de ser, aunque alrededor no haya nada que invite a creer. Esa fuerza que nos permite estar vivos. Vivos para construir. Vivos para crecer. Vivos para transformar. Vivos para trascender.

10 años después que esos compañeros estudiantes, bajo el nombre de Rodolfo Walsh, comenzaron a soñar una Facultad, consiguieron ese tan ansiado pase. La escuelita de Periodismo, luego de tantos años de ese andar incansable, de esa lucha inclaudicable, se transformó en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata.

De ese logro hasta hoy, pasaron 20 años. Y en esos 20 años, pasaron muchas cosas. Llevamos 30 años soñando una Facultad. Esa Facultad que hoy es realidad. Esa Facultad que nos permite seguir soñando mucho más. Por todo lo logrado. Por todo lo que nos falta. Por todo lo que somos y todo lo que podemos ser. Lo soñamos y lo hicimos. Un pasado que dice presente para seguir soñando futuro.

Y en ese camino seguimos. Ese andar que requiere de mucho esfuerzo y trabajo colectivo, empujando para que la facultad, la universidad, la ciudad y el país se sigan pareciendo cada vez más a lo que soñamos. Porque no somos los que nos conformamos con lo conseguido. Sino que a partir de lo conseguido, queremos seguir en marcha hacia la transformación.

Soñamos una Facultad que siga formando comunicadores para cambiar el mundo. En esa eterna caminata seguiremos.

*Consejero directivo por el claustro estudiantil, agrupación Rodolfo Walsh -conducción del Centro de Estudiantes-

Correo Perio