Un año más sin Néstor
 
Prensa
 

Un año más sin Néstor

Matías Facundo Moreno*

Cuando el Presidente Néstor Kirchner le ordenó al General Bendini descolgar el cuadro del genocida Videla el 24 de marzo de 2004, muchos entendimos que ese gesto expresaba que algo estaba cambiando verdaderamente en nuestro país. Y no nos equivocamos. Lo que percibimos como una señal en ese momento, tiempo después se transformó simbólica y materialmente, en el primer paso de un camino de reparación.  “Y si nadie quiere descolgarlo, lo hago yo mismo” cuenta Feinmann en su libro “El Flaco” que había dicho Néstor Kirchner.  Y lo hizo.

El próximo 27 de octubre se cumplen cuatro años de la muerte de Néstor Kirchner. El vacío que dejó la partida de un líder de características excepcionales, se contrapuso a la puerta que él mismo abrió al protagonizar ese hito en la historia política y de los derechos humanos en la República Argentina, con una pequeña decisión, de grandes dimensiones: “bajar los cuadros”.

Y asi fue desde que llegó, cada decisión que tomaba presagiaba el rumbo que tomaría su gestión. Se puso al hombro un país devastado, una juventud descreída y sin ideales, trabajó por la recomposición del empleo, del salario y de la jubilación, reinstaló las paritarias para que los trabajadores puedan discutir los sueldos y las condiciones laborales. Logró disminuir la desocupación y poner un límite al avance de la pobreza.

En el ámbito de los derechos humanos tuvo claro desde el principio cuál era el rumbo y el camino que quería tomar. Apoyó desde un principio la nulidad de las Leyes de Obediencia Debida y de Punto Final, recibió a las Madres y Abuelas desde el primer día de su gobierno y les pidió como representante del Estado perdón públicamente por los hechos aberrantes que había cometido el Estado durante los años de la dictadura. Estos y otros hechos fueron instalando un cambio de paradigma en el ámbito de los derechos humanos. Ya no eran solo un tema más de la agenda política, eran una política en si. 

Este camino de reparación iniciado por Néstor y continuado por Cristina nos permitió como sociedad, comenzar a recuperar la dignidad que nos habían arrebatado. La dictadura nos atravesó a todos, por el daño profundo infringido en el tejido social. Y  sabemos que nos va a llevar varias generaciones recuperar nuestra salud como comunidad. Pero estamos en ese camino, y uno de sus iniciadores, fue Néstor Kirchner en el año 2003.

En medio de la convulsión de esos años y frente a la falta de ideas y propuestas surgía un hombre dispuesto a tomar las riendas de lo que quedaba entre las ruinas.

Y sin embargo todo lo que vino después en materia de derechos humanos, no hubiera existido sin él. El apoyo y el fortalecimiento de la continuidad de los juicios que habían comenzado en los años 90 con los llamados “Juicios por la Verdad” en medio del escepticismo y las leyes de impunidad. Apoyando la lucha de los organismos de derechos humanos impulsó la continuidad de la aplicación de justicia en los casos de los delitos más aberrantes ocurridos en la historia de nuestro país. El apoyo a las Abuelas de Plaza de Mayo en la búsqueda de los niños y niñas apropiados y el resultado de 115 nietos recuperados al día de hoy. La apertura de la agenda de derechos humanos y el reconocimiento de la lucha de los diferentes colectivos sociales y sus organizaciones de la sociedad civil plasmándola en un conjunto de leyes poniendo a la Argentina como modelo internacional a seguir.

Abrió un camino que siguió su compañera y actual presidenta Cristina Fernández de Kirchner. La incorporación en el año 2011 de una norma sin precedentes a escala internacional. El delito, que implica la participación de “fuerzas de seguridad con el apoyo o la aquiescencia del Estado”, no prescribirá hasta que la persona sea hallada o restituida su identidad.

Recuerdo que aquel 27 de octubre de 2010, los principales diarios y medios de comunicación titularon sus crónicas: “Profundo dolor: Murió el Compañero Néstor Kirchner”,”El Iluminador”, “Y de quienes editamos la Agencia de Noticias, simplemente un largo y sentido Chau, Flaco Néstor”, “Néstor y Cristina”, “Gracias Néstor Kirchner”, “No nos dejó solos”, “Hasta Siempre, Compañero Néstor”, “Néstor vive en nosotros, fuerza Cristina. Liberación o Dependencia”, “El Aluvión”, “Multitudinario Adiós a Néstor Kirchner”, “Murió Kirchner (la Argentina en estado de shock)”, “Conmovedor respaldo a Cristina”. Amor con amor se paga.

Por una vez, la trama mediática en la Argentina, ofrecía en sintonía, un singular punto de vista, el que mostraba el profundo impacto que produjo en la sociedad, la gestión presidencial de ese hombre que llego del sur, y nos mostró que se podía cambiar de rumbo.

Por eso y por mucho más, hoy vive en la inmensidad de nuestros corazones.

*Docente FPyCS- UNLP, Director Nacional de Formación en DDHH. Secretaría de DDHH de la Nación

Correo Perio