Luego de la apertura se proyectó "Resistir", reportaje documental de Jorge Cedrón
 
Prensa
 

“La historia del ‘Tigre’ tiene mucho que ver con nuestra historia”

Roberto Perdía participó de la apertura del ciclo de cine “Hasta la memoria siempre”, sobre la obra de Jorge “Tigre” Cedrón

El jueves 20 se llevó a cabo la apertura del ciclo de cine “Hasta la victoria siempre. Producciones audiovisuales desde la memoria de un pueblo”, en el Aula Rodolfo Walsh del Edificio Presidente Néstor Kirchner de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social, que contó con la presencia del ex dirigente montonero y abogado, Roberto Pedía; la decana de esta casa de altos estudios, Florencia Saintout; la hija de Jorge Cedrón y directora de cine, Lucía Cedrón; el gerente de Fomento a la Producción de Contenidos para Televisión, Internet y Videojuegos del INCAA, Germán Calvi; y la docente de esta casa de estudios, Candela Cedrón. Durante la apertura, que contó con una gran concurrencia de público, se proyectó el documental “Resistir”, dirigida por Jorge Cedrón.

El ex dirigente montonero y abogado, Roberto Perdía, agradeció la invitación y la presencia de la decana Florencia Saintout, y expresó que “me conmueve estar en una presentación de una obra del ‘Tigre’ que tiene mucho que ver con nuestra historia”.

“Esta obra no fue pensada como un documental, sino como un reportaje documental que tenía un destino bastante específico: Juan Gelman era en ese momento el encargado de la política de prensa de Montoneros, fundamentalmente en Europa, vinculada a la social democracia en varios de esos países”, explicó Perdía, y agregó que “teniendo en cuenta la presencia de Gelman y otros compañeros suyos, como los Cedrón, hacen que haya una especie de choque entre lo que se suponía sería un reportaje y por otro lado una presentación estética que implica otra cosa”.

También dijo que la producción de Cedrón es contemporánea a la Copa Mundial de Futbol de 1978 que, según Perdía, fue un triunfo del pueblo y no de la dictadura porque  “la alegría nunca es contra revolucionaria. Es cierto que Videla levantó la copa y festejaron, pero al poco tiempo se producen las primeras movilizaciones y huelgas empiezan a conmover a la dictadura.”

La decana de la Facultad, Florencia Saintout, manifestó que “es un honor compartir en esta aula, en este edificio del pueblo argentino, esta actividad con este compañero que forma parte de la historia viva de nuestro pueblo”, y agradeció la presencia de los disertantes.

“Lo más probable es que la gran mayoría de los que estamos acá no hayamos visto el cine del ‘Tigre’ Cedrón, no por ignorancia, sino porque ha habido tremendos poderes históricos para el olvido”, consideró Saintout, y expresó que “la obra de Cedrón sigue abrigando a los humillados, a los ofendidos, y abriga también las esperanzas”.

También sostuvo que acceder a la película Operación Masacre que el destacado director realizó con el apoyo de Rodolfo Walsh “era imposible un tiempo atrás”, y agregó: “Esta película no es la película de la obra de Rodolfo Walsh, sino que es en sí misma otra Operación Masacre en ese tiempo y en este tiempo también”.

“Algo se teje en esta obra, que es la recuperación de los pedacitos de una misma obra, pero que se va tejiendo con muchos otros pedacitos y con otros nombres que son más que nombres”, concluyó Saintout.

Por su parte, la directora y guionista Lucía Cedrón, agradeció la posibilidad de presentar la recopilación de trabajos de su padre que realizó con el apoyo del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, y expresó que “no podía ser otra la sala en la que presentemos este trabajo, sino en una que lleve el nombre de Rodolfo Walsh”.

“A mí me conmueven las películas cuando siento que al que la está contando se le va la vida; cuando siento que es crucial contar esa historia, sea cual sea, y es maravilloso ver que Resistencia, que era un reportaje, un pelmazo en realidad, se haya convertido en una obra de arte”, dijo Cedrón, y añadió: “Este trabajo de recuperar y reconstruir el trabajo del ‘Tigre’ Cedrón fue un trabajo muy arduo, y tiene una particularidad porque en la caja dice ‘no a la venta’, porque esto es algo que pagamos todos los argentinos y es de todos”.

Además contó que un director con el que trabajó le dijo que “todo lo que no es necesario es inmoral”, y reflexionó: “Yo pensaba cómo era posible que diga eso si era arte, y no hay moral que valga en el arte, pero con los años me di cuenta que lo que ‘lo necesario’ es en relación a lo que uno quiere contar, entonces todo lo que no es necesario para contar lo que uno quiere, es inmoral”.

Germán Calvi, gerente de Fomento a la Producción de Contenidos para Televisión, Internet y Videojuegos del INCAA, manifestó que “muchas veces nos quieren hacer creer que no nos gusta el cine argentino, que no sirve que sea el Estado el que promueva el cine o que la política distorsiona al arte, hablan por la gente que, por suerte, cuando tiene algo de dinero elige nuestro cine”.

“Al “Tigre” y a sus películas no las prohibían y perseguían por la creatividad o la genialidad de su cine, sino por lo que representaba: un sistema de valores, de ideas, de sociedad, orgánico a un proceso de disputa”, sostuvo Calvi, y concluyó: “Además de disfrutar estos contenidos, de juntarnos a ver estas películas, debemos disfrutar estas ideas, porque estamos en un proceso histórico donde estamos pariendo una nueva realidad audiovisual, con un Estado presente, con nuevos derechos para todos, que incluye el derecho de recuperar este patrimonio”.

Antes de la actividad se presentó el Documental  “Ojos que no ven”, una producción realizada por La Comisión por La Memoria que, según su realizadora, la periodista Ana Cacopardo, “busca visibilizar lo oculto, aquello que los muros de la cárcel no nos dejan ver, para dar una batalla política comunicacional sobre cómo contar lo que pasa ahí detrás”. En ese sentido, Cacopardo estableció que el documental  busca romper “con la opinión publicada de que hay una población desechable”.

Azucena Racosta, que es secretaria de la Maestría en Comunicación y Criminología Mediática que se dicta en la Facultad,  manifestó que “la tortura siempre estuvo presente en Argentina” y expresó que “no hay cárcel donde no se practique con la complicidad de las mafias penitenciarias”. Por eso celebró la creación del documental que no sólo “nos hace creíbles a quienes militamos la cárcel”, sino que también busca evidenciar “la corrupción que continúa y replica víctimas constantemente”.

Correo Perio