Por esa Patria que vemos y sentimos en el otro es que mantenemos viva la llama de la Memoria, la Verdad y la Justicia
 
Prensa
 

Un proyecto cada vez más difícil de domesticar

La construcción político académica de la Facultad en el año de su 80 aniversario

Para Rodolfo Walsh, “un intelectual que no comprende lo que pasa en su tiempo y en su país es una contradicción andante; y el que comprendiendo no actúa, tendrá un lugar en la antología del llanto, no en la historia viva de su tierra”; y así lo expresan las aulas de nuestra Facultad que durante este año, como todos los años, ha decidido continuar con el desafío de construir un proyecto cada vez más difícil de domesticar.

Para nosotros, quienes integramos este bastión fundamental de la militancia y el compromiso, interpretar esta definición de Walsh no significó solamente designar con su nombre al aula anfiteatrada en el 80 aniversario de nuestra casa de estudios. Interpretarlo fue trabajar durante el año en la construcción de un proyecto académico y político capaz de sintetizarse en una idea central acuñada en la noche más oscura que vivió la ciudad de La Plata, pero en la que vimos salir lo mejor de todos nosotros: “La Patria es el otro”.

Por esa Patria que vemos y sentimos en el otro es que mantenemos viva la llama de la Memoria, la Verdad y la Justicia; reformamos nuestros planes de estudios para que aquél intelectual comprometido y activo sea una realidad efectiva en cada uno de los estudiantes de nuestra Facultad; creamos nuevas carreras; realizamos congresos; trabajamos mancomunadamente con el pueblo en los cientos de proyectos de extensión que se ejecutaron y aprobaron.

Es por esa Patria que luchamos contra la epistemología de la devastación, sedimentada por traidores de otro tiempo, para ver surgir esta nueva epistemología del barro que nos llena de satisfacción y nos renueva la esperanza.

Con el mismo orgullo y compromiso con que hemos nombrado nuestro edificio Presidente Néstor Carlos Kirchner, en abril de este año distinguimos con el Premio Rodolfo Walsh a la presidenta Cristina Fernández en la categoría Presidente Latinoamericano por la Comunicación Popular. También galardonamos a la revista de cultura villera La Garganta Poderosa, por su aporte a la comunicación popular, y a Mario Wainfeld por su trayectoria y labor periodística.

En este tiempo pudimos ver la potencia de nuestro pueblo cuando viene a la universidad, y la potencia de la universidad cuando abandona la excusa de la autonomía para abrazar las causas populares. Nos enorgullece decir que gracias al Proyecto de Voluntariado Universitario de la Facultad de Periodismo trabajado en conjunto con la unidad básica “La Patria es el otro”, los compatriotas de Barrio Alegre, en Villa Elvira, hoy cuentan con una cisterna de agua potable que beneficia a más de 84 familias; que gracias al Centro de Extensión Universitario “Por un futuro mejor”, inaugurado en la casa de la inagotable militante popular Susana “Pocha” Camiña, cientos de personas del barrio pueden reconocerse, participar y organizarse comunitariamente; y que gracias al plan FINES, que apoyamos y militamos en ese espacio del barrio Altos de San Lorenzo, jóvenes y adultos podrán acceder a un derecho humano fundamental como la educación.

Creemos que en este año en el que Periodismo abrió dos nuevas sedes para la implementación del Plan FINES, una en el Centro Cultural Virgen de Luján del Barrio San Carlos y otra en La Vecindad (Cultura Nac&Pop) del barrio Mondongo, y en el que se entregaron los diplomas de la primera edición de la Escuela Popular de Género, el querido compañero Jorge Huergo se sentiría orgulloso de una institución que apuesta por la educación popular.

Realizamos también, en vísperas de la Navidad, una jornada popular en Barrio Alegre (Villa Elvira) junto a vecinos del barrio Santa Ana de Melchor Romero, La Piedad y Sagrado Corazón de Los Hornos, Altos de San Lorenzo, Barrio Aeropuerto y El Joelito, en la que cientos de chicos disfrutaron de una tarde con juegos, castillos inflables, funciones de títeres, merienda y, junto a los docentes, estudiantes y militantes que participaron, se regalaron juguetes y golosinas. 

El momento histórico que nos toca atravesar, donde muchos prometen terminar con una política de Memoria, Verdad y Justicia, tachándola de “curro”, nos obliga a definir posiciones. Como describiera Rodolfo Walsh, “nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan héroes y mártires”; por eso redoblamos nuestro compromiso inclaudicable con los Derechos Humanos en un año signado por acontecimientos que trascenderán nuestro tiempo.

En ese sentido, hemos asistido a una sentencia ejemplificadora en nuestra ciudad por los crímenes de lesa humanidad cometidos en el Centro Clandestino de Detención La Cacha (CCD), en la que quince represores recibieron una pena de reclusión perpetua. La Facultad de Periodismo y Comunicación Social acompañó a los abogados querellantes de la Agrupación H.I.J.O.S en la presentación de un pedido ante el tribunal para que se investiguen los vínculos que estableció el Destacamento 101 de Inteligencia del Ejército con el diario El Día.

Participamos de los actos de señalización de los CCD como la Unidad Penitenciaria Nº9, La Cacha y el Destacamento 101 de Inteligencia del Ejército, y apoyamos la decisión del Tribunal Oral Federal Nº1 de La Plata para destinar las instalaciones de ese destacamento como Espacio de la Memoria.

Este año también estuvimos junto a nuestras Abuelas de Plaza de Mayo en su 37 aniversario, y nos alegramos ante la restitución de la identidad de nuevos nietos, que ya suman 116.

Como todos los años marchamos una vez más para gritar junto a Rosa: ¡Dónde está Miguel! Desde hace 21 años esperamos una respuesta, y no estamos dispuestos a abandonar esta lucha que es de todos los que conformamos la Facultad, porque Miguel era un compañero, un amigo, un hijo, y no queremos que ningún otro pibe se convierta en estandarte de la lucha contra la violencia institucional y la impunidad de la maldita policía. Por eso también salimos a la calle para marchar contra la maldita policía, la maldita justicia y los malditos medios en esa Marcha de la Gorra que se convocó luego de la aparición del cuerpo de Luciano Arruga, después de casi 5 años sin conocerse su paradero. Desde nuestro lugar militamos por una comunicación diferente, una comunicación que dispute la hegemonía a esos medios que aplican la pedagogía de la crueldad contra nuestros jóvenes pobres y justifican la impunidad.

En agosto firmamos un convenio con la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación para dictar la Maestría en Comunicación y Derechos Humanos, y recibimos de manos del Ministro de Defensa de la Nación, Agustín Rossi, las actas de la dictadura encontradas en el Edificio Cóndor de la Fuerza Aérea.

Además, montamos en nuestro edificio la muestra “Clara Anahí”, sobre la historia de Chicha Mariani y la búsqueda de su nieta, Clara Anahí Teruggi Mariani; la muestra “Carlos Mugica invita, interpela, inspira”, sobre la vida del sacerdote tercermundista asesinado en 1974; la muestra de Listas Negras, coordinada por el Ministerio de Defensa de la Nación y la Fundación Mercedes Sosa; la muestra “Arte, gráfica y militancia de Ricardo Carpani”; entre otras producciones exhibidas en la Facultad.

También organizamos conjuntamente con nuestras Madres de Plaza de Mayo el pre Congreso de Comunicación y Periodismo, y tuvimos el honor de ser acompañados por Hebe de Bonafini.

No podemos dejar de recordar que los pasillos de Periodismo en un momento estuvieron repletos de militantes que se solidarizaron con los damnificados de la tragedia del 2 de abril de 2013 que colmó de dolor a nuestra ciudad. Por eso es necesario destacar que fue en nuestra casa de estudios donde el juez Luis Federico Arias brindó una conferencia de prensa para informar sobre el negligente accionar de los organismos municipales y provinciales que permitieron el ocultamiento de víctimas de la inundación, cuyo número asciende a más de 80 personas. También, para que todo aquel que ingrese a nuestro edificio sepa que por ese lugar pasaron miles de héroes silenciosos perdidos en una multitud de personas dispuestas a dar todo por el que sufre, inauguramos el mural “Ponerse en los zapatos del otro”, pieza artística que reconstruye las jornadas de solidaridad que signaron las semanas posteriores a la tragedia que sufrió nuestra ciudad.

Discutimos en el Foro sobre Aborto no punible, en las Jornadas “El derechos a la comunicación de los Pueblos”, denunciamos a los buitres que pretenden avasallar la voluntad y la soberanía del pueblo, denunciamos a los cómplices del Terror en nuestras ediciones de Medios y Dictadura.

El nuestro es un proyecto que celebra haber ganado la libertad de un compañero como Fernando Esteche, a quien la corporación judicial no pudo doblegar.

Uno de los principales objetivos que nos propusimos a principios de año fue dar una de las batallas académicas que más necesitábamos ganar, como la reforma de los planes de estudio de la Licenciatura en Comunicación Social, el Profesorado en Comunicación Social y la Tecnicatura Superior Universitaria en Periodismo Deportivo. Gracias a un enorme esfuerzo y al aporte de cada docente, estudiante, graduado y no docente en cada una de las discusiones que se llevaron adelante, pudimos transformar la herramienta fundamental que tienen nuestras carreras en algo que nos contenga a todos y todas y nos haga sentir orgullosos.

Además, presentamos la Tecnicatura Superior Universitaria en Comunicación Digital que permitirá articular contenidos esenciales de las carreras que se dictan en la Facultad con las nuevas tecnologías. Tampoco podemos dejar de lado un espacio de formación como la Tecnicatura en Comunicación Popular, instrumento de vital importancia a la hora de construir una comunicación emancipadora.

En este año maravilloso para nuestra casa, realizamos congresos que contaron con una gran participación de estudiantes, docentes y personalidades destacadas de la cultura, el periodismo y la política, como Eugenio Raúl Zaffaroni, Horacio Verbitsky, Rita Segato, Víctor Hugo Morales, Leonardo Grosso, Alejandro Apo y León Gieco. Acompañamos la exigencia académica con jornadas como la cuarta edición del JUMIC (Juventudes,  Medios e Industrias Culturales), el primer Congreso de Periodismo Deportivo, y celebramos el 80 aniversario de nuestra Facultad con una semana de actividades, entre ellas, la designación del nombre Rodolfo Walsh al aula anfiteatrada.

Gracias al acuerdo que mantenemos con el Iser, este año cerramos la primera promoción de Locución con 80 estudiantes y se creó el Gabinete de Fonoaudiología. En carreras de posgrado hubo 33 graduados y se crearon 2 nuevas especializaciones: Juventudes y Comunicación Audiovisual y la especialización en Comunicación Digital. Mientras tanto, en el área de Investigación, Periodismo cuenta con 43 proyectos acreditados y se crearon cinco programas de articulación entre investigación y extensión.

Vivimos un momento histórico en el que Estado vuelve a estar presente en todos los órdenes de nuestra sociedad, y en la educación en particular. Nuestra Facultad pudo firmar convenios con el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación para la implementación de la Diplomatura de Género; con el Ministerio de Trabajo para el impulso y fortalecimiento de la Escuela de Oficios de la Universidad Nacional de La Plata; con la Jefatura de Gabinete de la Nación, para la cooperación y ejecución de la Escuela de Gobierno; con el Municipio de Chivilcoy, para el dictado de la Tecnicatura Superior Universitaria de Periodismo Deportivo; con el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, para el trabajo en las Consejerías de Salud Sexual y Reproductiva; y con el PAMI, para el dictado de los talleres “Sintonía Mayor” de producción radiofónica para adultos mayores.

Es consecuencia de ese Estado presente que pudimos reacondicionar aulas y oficinas del edificio Miguel Bru, instalar la oficina de Asuntos Estudiantiles y trabajamos en la gestión de recursos para financiar el tercer bloque del edificio Presidente Néstor Carlos Kirchner.

A veinte años de aquel octubre de 1994 en el que el Consejo Superior de la Universidad entendió que la nuestra era una lucha legítima y pasamos a ser Facultad de Periodismo y Comunicación Social, comprendemos lo que pasa en nuestro tiempo y actuamos, sin dar un paso atrás, para seguir imaginando y construyendo este proyecto imposible de domesticar. 

Correo Perio