El Imperio, sus “servicios” y sus medios de comunicación no saben de casualidades
 
Prensa
 

El Imperio, sus “servicios” y sus medios de comunicación no saben de casualidades

Por Víctor Ego Ducrot*

“¿Es casualidad también que ese mismo día 12, que el Fiscal regresa imprevistamente al país, el diario Clarín titula: “Más de 4 millones, de pie contra el terror en Francia? ¿Es casualidad que al día siguiente, martes 13, y casi secuencialmente, el mismo diario titule en su tapa: “Timerman recibió orden de no asistir a la gran marcha en París”? Desmentida por la presencia del Canciller y nuestra Embajadora en la marcha. ¿Es casualidad que el miércoles 14 el Fiscal presenta ¿su? escrito de 350 páginas sin avisarle a Canicoba Corral, Juez de la causa principal, y directamente las remita al Juez Lijo? Sí, el mismo que sobreseyó a Corach por encubrimiento. ¿Es casualidad que la tercera tapa secuencial de Clarín sea precisamente este hecho?”.

Esos fueron algunos de los interrogantes que formulara Cristina desde la redes sociales, horas después de conocidas las primeras indagaciones forenses y judiciales en torno a la muerte del fiscal Alberto Nisman. Y desde nuestro campo de indagaciones teóricas en torno al Periodismo y la Comunicación, desde el modelo que desarrollamos en esta Facultad, denominado Intencionalidad Editorial, y según el cual todo contenido mediático expresa una toma de posición o parcialidad de grupo o clase respecto de los hechos referidos en agenda, voces y estilo, y a partir de un dispositivo de intereses, perspectivas y sistemas de sentidos preexistentes, es que podemos aseverar que ninguno de esa construcciones aludías por la Presidente pertenecen a la órbita de la casualidad.

Formaron parte de la trama mediática preparatoria de una cover action (acción encubierta) que tan bien tienen definidos los manuales más básicos de la CIA y otros aparatos de inteligencia del Imperio, entre ellos la Mosad israelí; de una acción encubierta contra el gobierno peronista que encabeza Cristina, en un contexto de gran preocupación para la derecha global concentrada, toda vez que sus apuestas electorales y políticas para la región - Bolivia, Brasil y Uruguay hablan a las claras sobre ello- y porque cada día ven como más lejana la posibilidad de que el FPV pierda las elecciones de este año; toda vez que Argentina sigue enderezando una política exterior independiente, tal cual lo expresa sus acuerdos con China, por ejemplo, insoportables para el sistema de poder corporativo de Estados Unidos; toda vez que el Imperio en sus diversas facciones avanza hacia una escalada bélica en Medio Oriente y en pos de un reacomodamiento en su favor del sector petrolero mundial.

Aquella trama preparatoria expresada en las producciones de Clarín advertidas por la Presidenta se completó en términos infames durante todo el lunes pasado con las coberturas televisivas y digitales que los medios del oligopolio mediático realizaron de la trágica muerte del fiscal Nisman, con la intención de establecer al Gobierno nacional como responsable de ese fallecimiento, apelando para ello a todas las herramientas de la manipulación y la tergiversación.

El sábado pasado, antes del fallecimiento de Nisman, escribí en mi columna semanal del diario Tiempo Argentino: El 4 de marzo de 2003, un artículo publicado por el portal de noticias y análisis Rebelión afirmaba: "Dreaming War, Blood for Oil and the Cheney-Bush Junta, el nuevo libro del norteamericano Gore Vidal (militante político y uno de los más destacados escritores estadounidense de las últimas décadas, fallecido el 31 de julio de 2012) confirma la línea de trabajo inaugurada en diciembre del 2001 por el libro Bush & Ben Laden S.A (de mi autoría y publicado ese año por el Grupo Editorial Norma, de Buenos Aires). Vidal confirma la hipótesis principal del autor argentino, quien a partir del análisis de movimientos bursátiles y datos recogidos desde diversas fuentes, explicó que los atentados del S 11 surgieron del riñón más agresivo del sistema corporativo financiero norteamericano, cuyo mascarón de proa político está en la administración de George W. Bush. El libro Bush & Ben Laden S.A. fue el primero en afirmar que dentro del stablishment norteamericano alguien sabía que esos trágicos hechos acontecerían y que los mismos constituyeron ‘una primera batalla en la guerra global de las corporaciones financieras’. A partir de una categoría de trabajo denominada Imperio Global Privatizado (IGP) se introduce en la descripción e interpretación de la actual etapa imperialista, caracterizada por la hiperconcentración financiera y por la privatización de la gestión política y militar de la facción dominante del sistema, Estados Unidos (…)". Desde aquel 4 de marzo del 2003 a la fecha, el proceder de Estados Unidos, de los otros países "centrales" que integran el IGP y en cada caso de sus correspondientes socios domésticos, no deja de dar muestras de la tanta capacidad de acción falaz que son capaces de ostentar. Por supuesto hubo de transcurrir más de una década para encontrarnos con algunas de su últimas creaciones: A) los jerarcas de toda la derecha europea junto a François Hollande en un simulacro de movilización popular, pues el verdadero dolor por el atentado contra el semanario Charlie Hebdo lo expresaron millones de franceses pero en calles distintas a la elegida por la dirigencia para posar para un foto que ayude a capitalizar los hechos desde el conservadurismo, tal cual lo demuestran las imágenes que hace días circulan por la redes sociales. B) el "fusilamiento" a quemarropa del policía que yacía sobre la vereda, por parte de los atacantes a la revista parisina, conforme las imágenes que recorrieron el mundo, aparece desmentido en un video registrado por el canal de TV France 24, divulgado por el portal <stormcloudsgathering.com> y llamativamente bloqueado hace algunas horas por YouTube, en el cual se ve con claridad que el disparo hecho a la carrera por uno de los agresores no impacta sobre el agente caído sino sobre la vereda y a unos cuantos centímetros. ¿Por qué? C) ya más propia o doméstica, la andanada contra las instituciones, y en especial contra Cristina, que lanzara el fiscal Alberto Nisman, de un accionar descalificado por el propio juez de la causa AMIA, y señalado como uno de los tantos allegados a la embajada de Estados Unidos que ofrece nuestro firmamento político, mediático y corporativo, tal cual lo arrojan los datos en su momento revelados por Wikileaks. El caso Nisman propone, como señalara el vicegobernador bonaerense Gabriel Mariotto el jueves pasado desde Twitter, que el gobierno que más luchó por esclarecer la causa AMIA sufra el ataque de quien más debía investigar y menos investigó (…).

Y sigo en aquél mismo texto: Quien piense o imagine que el 2015 argentino será un año de pocas convulsiones no comprende lo que sucede a su alrededor, pues, y para hacerla corta, ya que con pocas palabras nos entendemos, el imperio y sus empleados locales apelarán a todo lo (in)imaginable para limar el consenso social que suscita Cristina; para debilitar al FPV; para desmoralizar a la masa crítica del electorado que, hasta las encuestadoras decididamente proclives a la oposición no pueden desconocerlo, cada día se perfila más por la renovación del mandato a la propuesta del gobierno. En ese sentido no resulta excesivo remarcar, tal cual viene señalándolo Mariotto, que en las próximas elecciones, el FPV no confrontará con fuerzas opositoras en un sentido estricto del concepto, lo que sería deseable pues ello estaría hablando de una sociedad política que absorbió los paradigmas de la época de cambios y de los cambios de época y que tiene lecturas propias al respecto, sino que enfrentará las pretensiones de aquel Imperio que nunca se resigna a perder privilegios, a aceptar que el dominado invierta la lógica dialéctica, pues, y hacen alardes, para eso tiene sus armas, las tradicionales de matar con balas y bombas, y las quizá más actuales, las del aparato mediático cultural concentrado, el mismo que permite fotos cuasi trucadas de mandamases en las calles de París, videos con secuencias que no son tales y fiscales sin pruebas aun ofrecidas pero con todas las cámaras de la tele a su disposición.

El Imperio, sus “servicios” y sus medios de comunicación no saben de casualidades.

 

*Doctor en Comunicación por la UNLP y docente de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP

 

Correo Perio