“La búsqueda de justicia por Luciano Arruga no concluyó con la aparición de su cuerpo”
 
Prensa
 

“La búsqueda de justicia por Luciano Arruga no concluyó con la aparición de su cuerpo”

A 6 años de la muerte del joven, el abogado Juan Manuel Combi, integrante de la APDH-La Matanza, explica el estado de la causa

En octubre de 2014, luego de 5 años y 8 meses de intensa búsqueda por parte de sus familiares y amigos, fue hallado sin vida el cuerpo del joven Luciano Arruga en una tumba NN del cementerio de la Chacarita. Según la información conocida luego de la identificación del cuerpo, Luciano habría sido atropellado sobre General Paz y Emilio Castro tres horas después de que su familia denunciara la desaparición.

Internado en el Hospital Santojanni, habría muerto a las 8 de la mañana del 1 de febrero de 2009, el mismo día en que su madre ingresara a ese nosocomio en búsqueda de información sobre personas accidentadas.

Hasta hoy han transcurrido 6 años desde la última vez que el joven fue visto con vida, y la investigación sobre las responsabilidades materiales, judiciales y políticas, no obstante ciertos avances, continúa sin resultados definitivos y sin respuestas a la pregunta de qué ocurrió con Luciano Arruga aquella madrugada.

El abogado Juan Manuel Combi, integrante de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) de La Matanza –que interviene desde el comienzo de la causa en representación de la familia de Luciano- sostiene que “con los nuevos elementos que surgieron en la investigación desde octubre pasado hasta hoy, igualmente creemos que en la muerte de Luciano hubo responsabilidad policial”.

“Sobre todo porque existía un antecedente muy cercano a la fecha de la desaparición del joven: había sido torturado el 22 de septiembre por parte del personal del Destacamento policial de Lomas del Mirador, hechos sobre los que se realizará finalmente el juicio en marzo de este año y eso para nosotros será muy importante porque permitirá esclarecer el antecedente que llevó a la muerte de Luciano. Asimismo, creemos que la policía de Lomas del Mirador no podía ser ajena, es decir, desconocer que mientras la familia buscaba a Luciano, se había producido el ingreso de un joven accidentado al hospital Santojanni ¿Por qué no se informó ese ingreso, cuando tendría que haber sido una notificación básica de cualquier procedimiento, por la cercanía de los hechos ocurridos?”, explicó el abogado.

Respecto de la investigación a partir de la aparición del cuerpo en octubre pasado, Combi destacó que la justicia federal fue siguiendo los pasos solicitados, entre ellos una reconstrucción del supuesto accidente que habría terminado con la vida del joven.

En este sentido, afirmó que “se hizo esa especie de reconstrucción en la que intervinieron el conductor del vehículo, testigos y algunas personas más, de lo que se pudo aclarar algunas circunstancias sobre cómo llegó Luciano hasta ese lugar. Nosotros venimos denunciado desde el primer día que es una vergüenza que se haya encontrado luego de más de 5 años de búsqueda un cuerpo cuyo deceso ocurrió a no más de 20 cuadras de donde la familia siempre sospechó que había ocurrido: el destacamento policial de Lomas del Mirador”.

“Esto nos llama poderosamente la atención porque nadie pudo dar cuenta de ese accidente al mismo tiempo que se conocía la desaparición de un joven en la misma zona. Hay que tener en cuenta que ahora, a 6 años de la muerte, hay elementos que son sustanciales para la búsqueda de la verdad pero que existe una gran dificultad para arribar a dichos elementos, por ejemplo en el caso de una verdadera autopsia. Digo esto porque dentro de las medidas realizadas desde que se halló el cuerpo de Luciano, se realizaron exámenes sobre los huesos por parte del Equipo Argentino de Antropología Forense, pero no es propiamente una autopsia ya que ésta se debe realizar con cierta proximidad en el tiempo respecto de la muerte de una persona”, agregó.

Para el abogado de la APDH-LA Matanza, “acá hay responsabilidad del poder judicial, por los nulos avances de la investigación durante tanto tiempo, pero también responsabilidad política y legislativa. En Argentina falta una base de datos biométricos que permita identificar a las personas desaparecidas. Respecto a la justicia, la responsabilidad es principalmente de la justicia provincial, ya que al ámbito federal la investigación llegó luego de pasar por muchas etapas. Hay elementos que nos llevan a afirmar igualmente que hubo responsabilidad policial en la muerte de Luciano. Lo mismo cabe pensar respecto del hospital público. Nos llama poderosamente la atención que los médicos que recibieron el cuerpo luego del supuesto accidente no hayan podido aproximar la edad posible de esa persona. No obstante eso, nadie informó la existencia de ese cuerpo mientras al mismo tiempo se buscaba información sobre un joven desaparecido en la zona”.

Juan Manuel Combi diferencia entre las responsabilidades de los que debieron buscar la verdad y no lo hicieron, y los que cometieron el delito de la desaparición de Luciano, y enfatiza que aún resta determinar información relevante para la causa: si había móviles policiales en la zona, cuántos y dónde. Algo sustancial para la investigación es determinar por qué hasta la aparición del cuerpo de Luciano, el año pasado, nadie había dicho que en ese lugar había ocurrido un accidente.

“Acerca del jury de enjuiciamiento contra los dos fiscales y el juez de garantías que investigaron la desaparición de Luciano Arruga (funcionarios de la justicia bonaerense), han presentado sus descargos correspondientes y nosotros hemos podido leer esos descargos. Por el momento no hay un dictamen respecto a la responsabilidad de ellos y nosotros aspiramos a que en ese jury se haga verdaderamente justicia por las irregularidades y destrato hacia la víctima cometidas. Esperamos que se haga justicia respecto a quienes imparten justicia, y que de una vez por todas los funcionarios judiciales se hagan responsables de que cuando se trata el caso de un humilde se lo debe tratar con el mismo respeto y de la misma forma que en el caso de una persona con recursos materiales”, señaló Combi.

Agregó que son muchas las irregularidades que deben ser esclarecidas y que, a 6 años de la muerte de Luciano, los funcionarios judiciales y políticos lo único que pueden hacer es buscar justicia y pedir disculpas a la familia por tanto tiempo, en vez de hablar intentando deslindar responsabilidades como han intentado hacer desde la aparición del cuerpo del joven: “Que se hagan cargo al menos de que forman parte de una clase que les exige esa desatención con los más humildes. De todos modos, como algún día dijimos que íbamos a encontrar a Luciano, ahora decimos que vamos a encontrar a los culpables y demostrar sus responsabilidades. Vamos a ir por las responsabilidades judiciales, por las responsabilidades materiales del hecho y las responsabilidades políticas, porque lo que ha ocurrido es muy grave”.

“Esto no se terminó acá. Que nada quede impune porque lo peor de todo es que un caso de estas características puede volver a suceder. Como abogado de la causa, asumo mi responsabilidad y pido disculpas ante la familia porque llegamos tarde, y haremos todo lo posible para reparar eso al menos buscando la verdad sobre qué es lo que pasó con Luciano”, concluyó el abogado. 

Correo Perio