La actividad se desarrolló en el Aula Anfiteatrada Rodolfo Walsh
 
Prensa
 

“El periodismo de investigación es la zona más pura del periodismo, es lo más parecido a lo que uno piensa que debe ser el periodismo”

El periodista Roberto Caballero analizó el rol del periodismo de investigación en Argentina

“El contexto político y cultural que vivimos permitió que podamos romper el sortilegio, y hacerlo significó que los periodistas podamos investigar al poder real en Argentina”, dijo el periodista de Infonews y Radio Nacional, Roberto Caballero, que participó de la jornada sobre Periodismo de Investigación “Hay un fusilado que vive”, que se desarrolló en el Edificio Presidente Néstor Carlos Kirchner de esta unidad académica.

Con la consigna “¿Qué investigar? La pregunta por el poder en el periodismo de investigación”, Caballero reflexionó en torno al objeto de investigación en el periodismo actual, acompañado por la periodista de Radio Nacional y columnista del programa 678, Cynthia García; el editor de la sección Policiales de diario Tiempo Argentino, Juan Alonso; y el periodista de la revista THC y columnista del noticiero Visión 7, Emilio Ruchansky.

“En los años noventa se instaló la idea de que el objeto principal del periodismo de investigación era el gobierno, por eso en esos años no tuvimos acceso a las actas que mostraban que Mitre y Magnetto se juntaban con los torturadores de la familia Graiver luego de la apropiación de la empresa Papel Prensa”, analizó el periodista de Radio Nacional, y agregó: “El desafío es tener en claro desde el inicio de la formación profesional que una cosa es el gobierno y otra diferente es el poder”.

También sostuvo que el modelo imperante sobre periodismo de investigación durante la década del 90’ era “funcional al status quo y a los poderes concentrados de las corporaciones”, y bajo esa concepción “el periodismo argentino estuvo desde el año 1983 hasta el 2010 para acceder a documentación que prueba que el crecimiento de una corporación como la de Clarín se produjo gracias a la complicidad con el terrorismo de Estado”. “Yo creo que eso fue iluminador porque si uno piensa en el tiempo que tuvo que pasar, comienza a desmoronarse definitivamente el viejo paradigma, y el periodismo comienza a animarse a investigar al poder real, animarse a investigar a los poderes fácticos”, agregó Caballero.

Juan Alonso: “El poder es eso que nos impone una determinada cultura, eso que construye sentido y construye verdades”

El autor del libro de investigación “Galimberti” y “AMIA, la verdad imposible” consideró que el PDI es “la zona más pura del periodismo, es lo más parecido a lo que uno piensa que debe ser el periodismo y el territorio más ético, porque después uno puede ser periodista de espectáculos o de cualquier otra rama, pero cuando uno está en ese rol de investigador casi detectivesco, se acerca a lo más puro del oficio que es aportar a la búsqueda de una verdad”, e instó a los estudiantes a formarse como periodistas que puedan distinguir entre el poder formal y el poder real del país.

La periodista de Radio Nacional y 678, que además es docente de la cátedra de Periodismo de Investigación de esta casa de altos estudios, Cynthia García, explicó que uno de los ejes centrales que trabajan desde ese espacio curricular es “revisar los conceptos de periodismo y política, que creemos que siempre van juntos, no desde una concepción político partidaria, sino desde el compromiso y el rol que queremos tener como periodistas”, y añadió: “La pregunta que siempre nos hacemos es dónde está el poder, pero en realidad deberíamos preguntarnos por quién ejerce ese poder, y que creo que en ese punto el poder mediático es uno de los poderes más concentrados”.

También consideró que deben realizarse investigaciones sobre periodistas, ya que “cuestionar al poder es también cuestionar al periodismo y sus vínculos con el poder”, y se preguntó: “¿Si el periodismo es un poder que tiene un efecto sobre la opinión de la población, por qué no lo tenemos que investigar?”.

Por otra parte, García se refirió al rechazo por parte del juez Claudio Pontet de imputar al empresario Vicente Massot, dueño del diario La Nueva Provincia de la localidad de Bahía Blanca, sospechado de participar en el secuestro y desaparición de dos obreros gráficos de ese medio durante la última dictadura militar, y afirmó que una de las explicaciones que los fiscales que investigan el caso es que “el juez no quiso sentar un precedente de imputar a un medio de comunicación por delitos de lesa humanidad”. “Esa es la puja de poder que se está dando, ahí están sonando los estertores de una disputa, de una pulseada entre el poder que en este momento funciona por el lado de las corporaciones y los medios de comunicación como el brazo político mediático que utilizan, y el poder del Estado sometido al voto popular como sucederá dentro de unos meses”, manifestó.

“Si supiéramos donde está el poder, si pudiéramos identificar la cara de ese poder, a mi me gustaría que ustedes salgan de esta sala con ganas de verle el rostro, de combatirlo y de transformarlo”, concluyó Cynthia García.

Por su parte, el editor de la sección Policiales del diario Tiempo Argentino, Juan Alonso, definió al poder como “eso que nos impone una determinada cultura, eso que construye sentido y construye verdades”, y dijo que “los medios de prensa, junto a la materia gris de algunos periodistas, le hacen mucho daño a la sociedad”.

Cynthia García: “Deberíamos preguntarnos por quién ejerce el poder, y en ese punto el poder mediático es uno de los más concentrados”

Alonso citó a Rodolfo Walsh para expresar que el rol del periodismo de investigación “fue siempre el de dar testimonio, aun cuando la cosa viene fulera y empantanada”, y agregó: “Tampoco podemos ser ingenuos y pensar que los periodistas no estamos condicionados; todos trabajamos en empresas con determinados intereses. Sin embargo, como sujetos pensantes, nosotros tenemos la posibilidad de tomar decisiones aun cuando nos toca estar condicionados”.

También se refirió a la “muerte en circunstancias dudosas” del titular de la Unidad Fiscal AMIA, Alberto Nisman, y destacó que “es una muerte usada por intereses geopolíticos y macroeconómicos de, al menos, dos potencias mundiales, como son Estados Unidos y el Estado de Israel”. “A su vez, esa muerte es utilizada por un sector de la ‘patria judicial’ y los medios hegemónicos para llevar agua para sus molinos”, añadió.

El periodista Emilio Ruchansky, miembro de la revista de cultura cannábica y columnista del noticiero Visión 7, manifestó que “existen muchos poderes que no tenemos en cuenta: el poder del machismo es enorme, el de las policías, el de las corporaciones médicas también”, y opinó: “En muchos momentos de la historia, los gobiernos eran cómplices del poder real, por eso investigar al gobierno significó en algún momento investigar al poder”. 

Más Videos: 

Correo Perio