El diario Contexto recordó a Lilia Ferreyra
 
Prensa
 

El diario Contexto recordó a Lilia Ferreyra

Lo hizo a través de una serie de notas de Raquel Robles, Silvia Delfino y Flavio Rapisardi, Fabiana Rousseaux y Ana Carbonetti

El diario Contexto del Área Gráfica de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) recordó a Lidia Ferreyra, periodista y pareja de Rodolfo Walsh cuando escribió en marzo de 1977 la Carta Abierta a la Junta Militar, quien falleció ayer a los 71 años.

A continuación reproducimos fragmentos de las notas de Raquel Robles, Silvia Delfino y Flavio Rapisardi, Fabiana Rousseaux y Ana Carbonetti, quienes recordaron con un adiós urgente a la compañera que al nombrar al curso político abierto en el 2003, tras la derogación de las leyes del perdón, nos dijo: “me devolvieron las ganas de vivir”.

El amor Rodolfo Walsh. Por Raquel Robles
Llegué tarde. Quería entrevistarla. Preguntarle todo lo que nadie le había preguntado sobre su amor con Rodolfo. Quería hablarle de mujer a mujer. Nos habíamos conocido en Página 12 y después había venido a casa a tomar vino tinto y a contarnos anécdotas de Walsh. Nosotros, los Hijos -así, con mayúscula- la escuchábamos y nos bebíamos cada palabra con avidez de beduino. Pero lo más increíble es que ella nos escuchaba a nosotros. Le contamos, por primera vez contamos, cómo habíamos entrado a la Plaza de Mayo el 24 de marzo del año anterior -estábamos en 1997- y ella fumaba y nos escuchaba. Los ojos siempre un poco llorosos del humo se le aguaron un poco más y nos dijo: ustedes no se dan cuenta, pero están haciendo historia, lo que vivieron ya pertenece a la épica de nuestro pueblo. Pero qué importa lo que vivimos nosotros ahora. Qué importa los pedacitos que nos llevamos de ella. Lo que importa ahora es lo que ya no nos llevaremos, lo que no nos dirá, lo que no podrá escuchar…

Lilia declara Walsh. Por Silvia Delfino y Flavio Rapisardi
Lilia Ferreyra declaró la primera semana de junio del 2010 en la Causa Esma. En su testimonio ante el tribunal de la causa Esma Lilia relató los últimos días que compartió con Rodolfo en la casa de la localidad de San Vicente, y cómo al cumplir 50 años, en enero de 1977 se propuso dos apuestas para el 24 de marzo, aniversario del primer año de gobierno de la dictadura: terminar el cuento “Juan se iba por el río” y difundir la primera de esas una serie de cartas polémicas: la “Carta Abierta de un Escritor a la Junta Militar”…

El mandato de sobrevivir. Por Ana Carbonetti
Walsh conoció a Lilia en 1967, año que lo encontró profundamente conmovido por la muerte del Che y por elegir, de todos sus oficios terrestres, el violento oficio de escritor. Como si esa elección no hubiese sido arbitraria, incluso de su propia voluntad. Como si Walsh tuviera otro destino posible.
Cuando se conocieron él tenía 40 años y ya había escrito casi toda su obra literaria y periodística. Y durante los últimos seis años se había recluido en el Delta. En ese mismo año escribió “Un oscuro día de justicia”, un cuento sobre irlandeses sin mayor trascendencia en su carrera, pero en el que hablaban otras realidades, ya no sólo de los irlandeses, sino de la esperanza inquebrantable en la astucia, la sabiduría y la paciencia de un pueblo para convertir un revés en victoria.

“Las voy a recordar siempre juntas en ese gesto”. Por Ángela Urondo Raboy
Lilia con su sonrisa amplia, generosa, me regalaba ese movimiento de hombros, como un guiño, el gesto particular y claro de la personalidad de mi madre.
Pero el Perro no estuvo del todo de acuerdo. “Era así” dijo, y describió un movimiento de hombros un poco más lento y sensual… con mirada de varón…

Una lucha que no cesa. Por Fabiana Rousseaux
Desde chica, la figura de Rodolfo y de Lilia eran símbolos de la militancia y compromiso por la lucha antiimperialista y posteriormente por los Derechos Humanos. De modo que cuando tuve que intervenir como Directora del Centro de Asistencia a Víctimas de Violaciones de Derechos Humanos, Dr. Fernando Ulloa (ámbito que creamos en el marco de la Secretaria de Derechos Humanos) sentí ese privilegio que a veces nos embarga cuando estamos ejerciendo una función que no es, ni más ni menos, que estar al lado de los grandes, de quienes escribieron nuestra propia historia…

A continuación las notas completas: http://www.diariocontexto.com.ar/2015/04/01/1514/

Correo Perio