“Hubo un mecanismo instaurado para ocultar el número real de víctimas”
 
Prensa
 

“Hubo un mecanismo instaurado para ocultar el número real de víctimas”

En un nuevo evento del “Estante”, se presentaron tres libros dedicados a la inundación del 2 de abril de 2013

Con la presencia delcoordinador del Programa Nacional de Acceso Comunitario a la Justicia del Ministerio Público y además escritor,Julián Axat, la Licenciada en Informática, Soledad Escobar, el Periodista, Gabriel Prósperi e integrantes de la Asamblea Parque Castelli, se realizó la presentación de tres publicaciones que tocan la temática de la trágica inundación.

El Estante, es una iniciativa de la Secretaría de Producción, de la Editorial y el Centro Universitario de Cultura y Arte (CUCA). La jornada comenzó entradas las seis de la tarde en el buffet de la Facultad, sede Presidente Néstor Carlos Kirchner y fue moderada por el prosecretario de la Secretaría de Integración con la comunidad, Luciano Altamirano.

Se comenzó con la muestra de un video sobre la jornada trágica del 2 de abril que le tocó vivir a La Plata, donde una de las peores inundaciones de la historia, azotó la ciudad.

Julián Axat, presentó “La Plata Spoon River”, título acuñado en referencia al libro de Edgar Lee Master. Contó que el libro nace como un experimento, que fue escrito a medida que fue avanzando el expediente de la investigación y que es una selección de poemas que escribieron diferentes poetas, en homenaje a cada una de las víctimas fatales de la tormenta.

Axat:“yo estuve en la facultad y colaboré. Vi muchas cosas y me transformó ver a tantos pibes trabajando, metiéndose en los barrios y embarrándose. Nunca pensé que en un lugar tan chico, se podía concentrar tanta solidaridad. Eso me transformó” 

“Convoqué a poetas de La Plata que habían padecido de la inundación y propuse que escriban un poema, cada uno en honor a cada uno de los muertos” sostuvo Axat. Al referirse a lo ocurrido aquel día dijo que “yo estuve en la facultad y colaboré. Vi muchas cosas y me transformó ver a tantos pibes trabajando, metiéndose en los barrios y embarrándose. Nunca pensé que en un lugar tan chico, se podía concentrar tanta solidaridad. Eso me transformó” comentó.

Lo que el agua no Encubrió, es un libro escrito por Soledad Escobar y Gabriel Prósperi. “Este libro es hijo de la Educación Pública” expresó Prósperi, haciendo alusión a que es egresado de esta casa de estudios. Dijo que se siente orgulloso de compartir espacios como este y ser parte de la educación pública. “La inundación es algo que nos tocó a todos. Busqué ayuda profesional para saber por qué había ocurrido lo ocurrido ya que hubo un mecanismo instaurado para ocultar el número real de víctimas” prosiguió.

Contó que el libro nace de la experiencia propia que le había pasado, pero después decidió ahondar en las victimas mortales de la inundación y es ahí cuando su camino se cruza con el de Soledad Escobar que aportó los datos más duros para la realización del escrito.

“Sentí que mi ciudad había muerto ese día” expuso Escobar, al comenzar a hablar sobre cómo había nacido su inquietud sobre indagar acerca de lo ocurrido en las inundaciones y agregó que cuando escucho las cifras oficiales del Poder Ejecutivo Provincial sintió la necesidad de profundizar la investigación. “Con la certificación falsa de las defunciones comencé a entender cómo era que se estaban ocultando las muertes” remarcó Escobar.

Prósperi:“La inundación es algo que nos tocó a todos. Busqué ayuda profesional para saber por qué había ocurrido lo ocurrido ya que hubo un mecanismo instaurado para ocultar el número real de víctimas” 

“No es fácil cuando uno no conoce a una persona, pensar en hacer un libro. La verdad que el aportó lo que yo no podía dar, que era el tema de la escritura, ya que yo soy Licenciada en Informática: podía aportar datos pero no escribir” concluyó Escobar.

Cerró al decir que el libro constituye un aporte a la memoria colectiva y a la búsqueda de justicia. También intenta pensar un poco más allá, para que esto no vuelva ocurrir. Expresó su agradecimiento a Florencia Saintout por darle la posibilidad de editar el libro, ya que de otra manera no lo hubiesen logrado.

“El agua bajó, las marcas quedan”, es un libro que realizó la asamblea del Parque Castelli. Lucas Iberlucía miembro de la misma, en su intervención,  comentó como fue que se constituyó la asamblea y cómo es que comenzaron a organizarse dentro del barrio. Explicó que “un 90% no se conocía con el vecino de al lado. Pero nos conocimos de esa manera y aprendimos a saber que podíamos contar con ese vecino”. Comentó que decidieron escribir un libro para dejar un registro que muestre y cuente qué es lo que pasó ese día porque “hasta el día de hoy, hay vecinos que no sales de su casa porque están traumados y siguen viviendo en las mismas condiciones que quedaron después de la inundación”. 

Correo Perio