Se realizó una charla debate sobre el Trabajo Integrador Final
 
Prensa
 

Se realizó una charla debate sobre el Trabajo Integrador Final

Alumnos de la Licenciatura en Comunicación Social se informaron sobre esta nueva modalidad

Se llevó a cabo una charla en torno al nuevo Trabajo Integrador Final que comenzará a regir en el segundo cuatrimestre y constituye el requisito último para obtener el título de grado en la Licenciatura en Comunicación Social, en cualquiera de sus orientaciones.

En el encuentro estuvieron presentes el docente e investigador, Federico Araneta; la responsable de la Dirección de Grado, Anahí Angelini; la coordinadora del Laboratorio de Ideas y Textos Inteligentes (LITIN),  Marina Arias; el director de la Editorial de la FPyCS, Ulises Cremonte, la integrante del equipo de trabajo de la Secretaria Academina, Gisela Sasso , el gradudado de esta casa de estudios, Gonzalo Bustos, la licenciada y docente, Claudia Suarez baldo y la consejera por el claustro estudiantil, Delfina García Larocca.

"El Trabajo Integrador Final (TIF) es el modo en que la facultad le da sentido a la tesis, como institución nos hemos transformado y esa transformación pone en juego la incorporación de nuevos modos de producción. El pensar el trabajo final de esta manera permite reconocer campos problemáticos, subjetividades e intereses que hacen a la elaboración de la practica academicista”, afirmó la responsable de la Dirección de Grado, Anahí Angelini.

En este sentido se planteó los tres ejes de trabajo que establece el TIF, se optará por la modalidad de investigación, tanto académica como periodística; Producción de relato en algún soporte especifico, ya sea radial, audiovisual, grafico o literario; Reflexión en prácticas profesionales, que presenta como fin recuperar las practicas en organizaciones y/o territorios, donde la experiencia funciona como el nucleo de la producción del saber.

Los puntos más relevantes en contraposición a la modalidad de tesis que hoy se encuentra en funcionamiento, son la extensión del plan de trabajo que se reduce a un máximo de cinco páginas. En dicha pronlongación tendrá que verse reflejado qué se quiere mostrar, cómo, cuáles son los criterios y las pautas a desarrollarse y el docente que acompañara como director del mismo. Por otra parte, los requisitos que presenta cada modalidad, la investigación contará con un límite menor o igual a ochenta páginas, la producción es ilimitada pero su memoria no puede tener más de cincuenta hojas y la reflexión en prácticas profesional podrá poseer hasta 70.

Otras modificaciones a implementarse son que el estudiante mediante una carta justificada podrá pedir la renuncia del director; El plan de trabajo no se vence otorgándose prorrogasen el lapso de dos años; En cualquier momento del proceso del Trabajo Integrador Final se podrá solicitar la incorporación y baja de alumnos participes del mismo; Se va a poder sugerir al director dentro del quipo evaluador.

El docente e investigador, Federico Araneta expresó: “Muchos de nosotros tenemos una actitud de realizar prácticas a  las que le ponemos el cuerpo mientras estudiamos, experiencias y saberes que en la tesis quedaban invisibilizados, ahora podrán sumarse al Trabajo Integrador Final y es un desafío para ustedes darle sentido al producto, poder legitimar esas prácticas y funcionar como aporte al espacio donde trabajan”.  

Correo Perio