Fue un travesticidio
 
Prensa
 

Fue un travesticidio

Hoy a la mañana se llevó a cabo la 12° audiencia por el asesinato de Diana Amancay Sacayan, activista trans y militante de los Derechos Humanos, que terminó con un fallo histórico para el movimiento trans y travesti de Argentina y Latinoamérica: cadena perpetua a Gabriel David Marino, por autor intelectual de los hechos.

Hoy, el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 4 de la Ciudad de Buenos Aires,  integrado por Adolfo Calvete, Ivana Bloch y Julio César Báez por primera vez en la historia del colectivo trans y travesti, la Justicia escuchó los relatos no del lado de las acusaciones sino desde el lugar de víctimas de una comunidad estigmatizada y violentada en sus derechos humanos.

A lo largo de todo el proceso, la querella encabezada por Luciana Sánchez, representando a Say Sacayán, hermano de Diana, esgrimieron argumentos en donde era incuestionable la autoría material de Gabriel David Marino, en relación al asesinato de Diana. Las pruebas en el juicio, dictaminaron que la activista trans y defensora de los derechos humanos, fue asesinada con más de veinte apuñaladas en la madrugada del 11 de octubre de 2015 en su departamento del barrio porteño de Flores.

Durante su vida, Diana militó y trabajó por la conquista de derechos para el colectivo trans y travestis, uno de los colectivos más violentados, estigmatizados y  criminalizados de la sociedad civil. Ella, junto a Lohana y otras tantas compañeras trans históricas, fue una de las impulsoras de la ley de identidad de género. En sus últimos tiempos logró impulsar y crear el  cupo laboral trans y travesti en la provincia de Buenos Aires, que se inscribe en un paradigma abolicionista y que tiene como objetivo el ingreso de personas trans y travestis a un trabajo formal en el ámbito público.

La rapidez de este juicio es de suma importancia. En este sentido, Sánchez, abogada en representación a Say Sacayan, dio a conocer en su alegato: “A diferencia de otros procesos, no es común contar con la calidad y cantidad de pruebas con que llegamos a este juicio, para poder identificar los elementos del odio. En general los escenarios de crímenes de odio quedan mancillados, no son abordados con protocolos rigurosos y quedan impunes”.Este hecho, marcará la historia del movimiento trans y travesti de Argentina, sentando jurisprudencia a favor del mismo. Es un fallo inédito e histórico. Fue el primer juicio que se utilizó el  término “travesticidio” en los expedientes.

“Esperamos que el Poder Judicial esté a la altura de la historia y dicte un fallo ejemplificador y diga que el asesinato de Diana fue un crimen de odio y por prejuicio a su identidad de género travesti, que este Poder Judicial se exprese por primera vez en la historia sobre la muerte de las travestis y trans y reconozca que esto fue un travesticidio”, expresó la Comisión Justicia por Daiana, en su último comunicado.

Correo Perio