Periodismo deportivo, un espacio para interpelar al presente y proyectar al futuro
 
Prensa
 

Periodismo deportivo, un espacio para interpelar al presente y proyectar al futuro

Por Andrés López*

Las efemérides nos proponen viajar en el tiempo, recordar, analizar, poner los hechos en perspectiva, darles valor. En eso estamos por estas horas gracias a que hoy es 7 de noviembre, Día del Periodista Deportivo. Y el primer enigma a resolver es por qué se festeja esta fecha. Porque los periodistas a secas tienen su propia fecha, que es el 7 de junio. Y también existe el día mundial del periodismo deportivo que se celebra el 2 de julio, conmemorando la creación de la Asociación Internacional de la Prensa Deportiva durante los Juegos Olímpicos de 1924, en París.

El 7 de noviembre, por su parte, es también el Día del Canillita. Y aunque parezca que no, los dos festejos están entrelazados. Cuentan los memoriosos que los repartidores de diarios de Buenos Aires se reunían todos los años para celebrar su día y que invitaban a los trabajadores de prensa a festejar con ellos. Y que había un grupo que siempre estaba presente: el de los periodistas deportivos. Tanto fue así que en el festejo de 1938 alguien propuso festejar juntos desde entonces. Y desde ese año, en esta fecha, también se conmemora el Día del Periodista Deportivo.

Desde siempre, ése fue un sello de los periodistas que se especializaron en deportes, en nuestro país y en otros: el de unirse, el de compartir información, el de compartir espacios de encuentro. El de tener la vocación de reunirse, de asociarse, de saber que la mejor forma de crecer es hacerlo como un colectivo y no en forma individual. En Argentina hay cientos de ejemplos de estas iniciativas, desde el Círculo de Periodistas Deportivos de Buenos Aires fundado hace 80 años o la reciente creación de APREBA, la Asociación de Prensa de Básquetbol de Argentina, que ayer nomás acaba de conseguir su personería jurídica.

El periodismo deportivo, además, tiene la virtud de mirar más allá, de interpelar, de desafiar. Cuando en la última dictadura muchas voces estaban silenciadas fue una revista de Deportes (la inolvidable Goles) la que publicó la única entrevista con el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel. Cuando había temas de los que no se hablaban fue Víctor Hugo Morales que llegó como un soplo de aire fresco incluyendo en sus relatos estrofas de “A desalambrar”, la canción eterna del cantautor uruguayo Daniel Viglietti.

Y cuando la tecnología empuja a la quietud de mirar la realidad a través de las pantallas, los periodistas (y las periodistas, que por suerte cada vez son más) hacen enormes esfuerzos para estar presentes en el lugar de los hechos cada vez que hay un evento, una conferencia de prensa, un entrenamiento. Recorriendo kilómetros, haciendo camino, tendiendo puentes. Y lo hacen con la llama encendida de una vocación que nunca se apaga.

Tanto esfuerzo, tantos años de historia, tanto entusiasmo, tanta construcción colectiva, merecía tener su espacio en la Universidad. Y parece mentira, pero hasta hace muy poco no lo tenía, aunque hoy podemos decir que ya lo tiene y llegó para quedarse. Tanto, que el año que viene va a cumplir diez años la Tecnicatura Superior Universitaria en Periodismo Deportivo, la carrera que hoy disfrutamos en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP. La carrera que le abrió la puerta, de una vez y para siempre, al Periodismo Deportivo en la Universidad Pública argentina.

Los que están cursando hoy no lo saben y algunos veteranos no lo recuerdan, pero fue un pedido de la Agrupación Rodolfo Walsh la que tiró la primera piedra para que un grupo de docentes comenzaran (comenzáramos, con perdón por la primera persona) a darle forma a una carrera que hasta entonces solamente se dictaba en escuelas o en institutos privados. Antes, los estudiantes tenían que pagar una cuota para cursar y eran muchos los que no podían hacerlo. Por suerte eso ya no ocurre, porque la carrera tomó forma, existe, crece y sigue contando con aulas llenas, tanto que año a año es la carrera que más estudiantes recibe de todas las que tiene la Facultad.

Hace una década, estábamos a días de la primera inscripción y con todos los desafíos por delante. Hoy se puede mirar atrás y ver que aquella propuesta es una carrera que empezó a dictarse en 2009 y que en 2011 tuvo sus primeros egresados. Que la mayor parte de ellos apuestan a seguir formándose y se suman a las otras carreras de la Facultad. Que contamos con proyectos de investigación y de extensión, con publicaciones que se concretaron, que se agotaron y que están en vías de renovarse.

Hace una década, el sueño era tener la carrera de Periodismo Deportivo en nuestra sede de La Plata. Con el tiempo encontramos que había estudiantes que no podían llegar a la ciudad y entonces la carrera encontró otros horizontes en las extensiones de Formosa, Balcarce, Laprida, Chivilcoy y las que todavía existen en la ex Esma (a propósito: qué no la cierren) y en Gualeguaychú.

Con un Congreso de Periodismo Deportivo que lleva seis ediciones consecutivas. Con proyectos que se soñaron, se concretaron y dejaron huella, como la revista Al Trote o El Andén Deportivo. Con diferentes propuestas inundando la grilla de Radio Perio 23 y las que empiezan a llegar a la pantalla de TV Universidad, como Código Naranja o Multideportivo. Con los proyectos de autogestión que hicieron su camino, como Inferiores Platenses, Diagonal al Aro o Centrofóbal.

Lo que en 2008 era apenas un sueño, ahora es una realidad visible, palpable, concreta. Pibes y pibas (y no tanto) que se están formando en una nueva forma de entender el deporte y los medios de comunicación. Que piensan en un periodismo deportivo con perspectiva de género, con una mirada de inclusión, con el deporte como herramienta de transformación social y con los medios como actores centrales de esa transformación.

Con estudiantes, docentes, nodocentes y graduados caminando juntos, como marca el legado de aquellos periodistas deportivos que marcaron el camino hace 80 años. Y caminando juntos para construir un Periodismo Deportivo con mayúsculas. Un Periodismo Deportivo que siga siendo un espacio para interpelar al presente y proyectar al futuro.

*Director de la Tecnicatura Superior Universitaria en Periodismo Deportivo

Correo Perio