A 43 años del golpe de Estado cívico-militar-eclesiástico
 
Prensa
 

A 43 años del golpe de Estado cívico-militar-eclesiástico

Documento consensuado por organismos de derechos humanos, organizaciones sindicales, estudiantiles, sociales y políticas en la ciudad de La Plata con motivo de cumplirse el 43 aniversario del golpe de Estado cívico-militar-eclesiástico.

 

La Plata, 23 de marzo de 2019

Mañana, 24 de marzo, se cumplen 43 años del inicio del último golpe de Estado cívico-eclesiástico-militar, 43 años en los que el pueblo argentino, encabezado por los Organismos de Derechos Humanos, jamás detuvo su incansable lucha por Memoria, Verdad y Justicia.

Ya han pasado más de tres años desde que asumió el gobierno de Mauricio Macri y no hubo más que retrocesos en políticas de derechos humanos. El programa de desmemoria es empujado por los sectores que se beneficiaron durante la dictadura y hoy sostienen al gobierno: los grandes grupos industriales, los especuladores financieros, los medios de comunicación hegemónicos, los sectores agroexportadores y las fracciones conservadoras de las fuerzas armadas. Desde el primer día en la Casa Rosada Macri y su equipo volvieron a poner en duda el número real de desaparecidas y desaparecidos, llevando otra vez al plano aritmético una definición que el pueblo argentino tiene cerrada hace muchos años: son 30.000 y fue genocidio.

Luego siguieron las persecuciones a los organismos, con la amenaza de desalojo de la histórica casa de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, el vaciamiento de políticas públicas en las secretarias de Derechos Humanos nacionales, provinciales y municipales, el desfinanciamiento de los sitios de memoria, los reiterados llamados a la reconciliación, las presiones al poder judicial para obstaculizar los juicios de lesa humanidad en todo el país.

Muchas causas están paralizadas, otras demoradas, como si los más de 40 años que ya esperamos no fueran suficientes. En nuestra ciudad, luego de que se conozca la sentencia por los crímenes cometidos en la Brigada de San Justo, no hay todavía fecha para un próximo juicio.

En tres años aumentó un 46% la cantidad de represores en prisión domiciliaria. El Poder Judicial es cada vez más lento para juzgar el terrorismo de Estado, pero muy rápido para perseguir a jueces que investigan la extorsión del poder como Alejo Ramos Padilla.

La represión policial se instaló como respuesta a los reclamos populares. Lo vimos en nuestra ciudad el día en que despedíamos a “Chicha” Mariani en el Rectorado mientras la policía avanzaba sobre los trabajadores del Astillero Rio Santiago. Palos y gases fueron la respuesta de la gobernadora María Eugenia Vidal a la reunión solicitada por los compañeros.

Buscan imponer un nuevo protocolo de seguridad que le da más poder y discrecionalidad a las fuerzas de seguridad. Primero fue el intento del protocolo anti-piquete. Luego la doctrina Chocobar que alienta públicamente el accionar violento y culpa a las víctimas de gatillo fácil de su propia muerte. Por último, el intento inconstitucional de habilitar por decreto a las Fuerzas Armadas para actuar en seguridad interior. El hostigamiento a las personas migrantes se multiplica en las calles contra quienes se dedican a la venta ambulante, y en las oficinas estatales cuando gestionan su permanencia en el país. Las expresiones públicas de funcionarios como Patricia Bullrich estigmatizan a las y los hermanos latinoamericanos.

En nuestra provincia fuimos testigos de la peor masacre de la historia en una Comisaría, la de Esteban Echeverría, donde murieron diez personas custodiadas por la policía bonaerense. En este contexto, cada marcha se ha convertido en una cacería de militantes, periodistas, fotógrafos o de cualquiera que pase cerca. Intentan sembrar miedo para frenar las protestas. Nuestro pueblo no lo acepta y redobla sus fuerzas resistiendo en las calles.

En tiempos de retroceso de derechos, las mujeres y la comunidad de lesbianas, gays, travestis, transexuales son quienes más padecen la desprotección del Estado. Los índices de femicidios y travesticidios dan cuenta de una situación de violencia de género que recrudece con la crisis social. Y la respuesta del gobierno es destinar 11 pesos por mujer al año para estas políticas y despedir profesionales de la Línea 144.

Vivimos en un país en que no se respeta el estado de derecho. Milagro Sala, presa política del gobierno de Mauricio Macri y del Gobernador radical Gerardo Morales es un emblema de la arbitrariedad judicial. Está detenida por mujer, por india y por luchadora. Como ella, otras y otros pagan con cárcel o persecución judicial su oposición al gobierno.

El ajuste sólo puede aplicarse con represión. Las políticas económicas neoliberales del gobierno nos hundieron en una profunda crisis económica y social atándonos a los dictados del FMI que hipotecan nuestro país. Los tarifazos, la inflación, los bajos salarios, las importaciones sin límite y la disparada del dólar provocan una grave recesión. El cierre de pymes y comercios, y la ola de despidos precariza las condiciones de vida. Las jubilaciones no alcanzan a cubrir la canasta básica de alimentos y medicación.

El gobierno desconoce el derecho a la negociación salarial y eliminó la paritaria nacional docente. La gobernadora María Eugenia Vidal cierra escuelas en lugar de reforzar el presupuesto para el mantenimiento. La explosión de Moreno en la que murieron Sandra Calamano y Rubén Rodríguez mostró el abandono en el que se encuentra la educación pública. La educación y la salud no son derechos para quienes nos gobiernan. Cada vez que se corta la luz en los hospitales es el personal el que actúa en la emergencia para salvar las vidas de las personas electro-dependientes.

La política del gobierno de Macri sólo beneficia a banqueros, monopolios extranjeros y terratenientes a costa de la desocupación, el hambre y la angustia de nuestro pueblo. Estamos nuevamente ante una gran transferencia de la riqueza desde el bolsillo de los trabajadores a la renta de las empresas, como ocurrió durante el golpe iniciado en marzo del 76 estatizando la deuda privada y como continuó luego, en la década del 90 con el vaciamiento del estado y las privatizaciones con niveles de desempleo del 40%.

Como cada vez que el pueblo los necesitó en los últimos 40 años, las 30.000 compañeras y compañeros detenidos desaparecidos, vuelven a iluminarnos con su ejemplo de militancia, compromiso y entrega. En cada lucha ellos están y con el pueblo liberado volverán.

En su memoria y honor convocamos a la unidad de todos los sectores que hoy se oponen al gobierno de Macri, Vidal y Garro. En unidad el pueblo debe frenar la restauración neoliberal en las próximas elecciones de octubre. Las luchas de estos años nos confirman que ese es el camino: en unidad frenamos el intento del 2x1 a los genocidas y en unidad revertimos la prisión domiciliaria a Etchecolatz. En unidad frenamos el avance de la reforma laboral. En unidad detuvimos el negacionismo y la impunidad.

La Alianza Cambiemos, con familiares de genocidas entre sus filas, quiere desempolvar la teoría de los dos demonios y confundir víctimas con victimarios, pero la memoria perseverante de nuestro pueblo y la reserva moral siempre vigente de los organismos de Derechos Humanos, con todas las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo a la cabeza, nunca bajará los brazos.

¡A donde vayan los iremos a buscar!

Y le decimos a los gobiernos municipal, provincial y nacional que:

  • No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos.
  • Juicio y castigo: cárcel común, perpetua y efectiva a todos los genocidas.
  • Investigación de las complicidades civiles, empresariales, eclesiásticas y judiciales.
  • Profundización de la búsqueda de las 400 nietas y nietos que aún no recuperaron sus identidades.
  • No al vaciamiento de las Secretarías de Derechos Humanos de la nación y la provincia.
  • Basta de violencia institucional y gatillo fácil.
  • No a la criminalización de la protesta.
  • Desmantelamiento del aparato represivo.
  • Basta de persecución judicial a las luchadoras y luchadores populares.
  • Libertad a Milagro Sala y todos las presas y presos políticos.
  • No a la baja de edad de imputabilidad: ningún pibe nace chorro. Si a la Promoción y Protección
  • Aparición con vida de Jorge Julio López.
  • ¿Dónde está Miguel Bru?
  • Justicia por Emilia Uscamayta Curi.
  • Aparición con vida de  Johana Ramallo. Sin complicidad, no hay redes de trata.
  • Basta de despidos, ajuste y tarifazos.
  • No al abandono del reclamo de soberanía por Malvinas.
  • Políticas públicas para frenar los femicidios: ni una menos.
  • Basta de criminalización al colectivo TLGBI ▪ Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir.
  • Justicia por los inundados de La Plata, nómina real de víctimas.
  • Basta de ajuste, saqueo y represión.

Porque estamos convencidos de que la memoria reconstruye la Patria que soñamos, a 43 años del golpe genocida, decimos:

30.000 compañeras y compañeros detenidos desaparecidos ¡PRESENTES!

30.000 compañeras y compañeros detenidos desaparecidos ¡PRESENTES!

30.000 compañeras y compañeros detenidos desaparecidos ¡PRESENTES!

¡Ahora, y siempre!

¡Ahora, y siempre!

¡Ahora, y siempre!

Correo Perio