La 1420: sinónimo de Educación argentina a 135 años de su sanción como Ley
 
Prensa
 

La 1420: sinónimo de Educación argentina a 135 años de su sanción como Ley

Por Vilma Sanz*

Sancionada el 8 de julio de 1884, y derogada y vuelta a reivindicar al calor de los vaivenes políticos de la historia contemporánea argentina, la Ley de Educación Común N° 1420 sostiene una saludable vigencia e influencia en el sistema educativo actual.

El Estado Nacional, que desde el momento mismo de la sanción de la Constitución Nacional había delegado la educación de primeras letras a las provincias, se encontró con las Leyes de Federalización, con que debió hacerse cargo de las instituciones educativas en territorio federal. Esto llevó a la organización del Primer Congreso Pedagógico, en 1882, que embarcó a afamados políticos y serias maestras en una profunda y duradera discusión educativa. Lo que provocó la sanción de la Ley 1884 que garantizó derechos básicos para la población, y que prometía un horizonte común y colectivo de progreso e inclusión, desde un gobierno elitista y prescindente, que vio en la educación el andamio básico para la formación y construcción de un sentido de pertenencia e identidad para una Nación en ciernes.

Si bien la ley 1420 provocó encendidos debates sobre la conveniencia o no de la enseñanza de religión en la escuela pública, y su apertura al laicismo es aún una de sus características más destacadas, su influencia es mayor por el resto de las condiciones explícitas o implícitas en su texto. Así el Art. 1° señala que “La Escuela primaria tiene por único objeto favorecer y dirigir simultáneamente el desarrollo moral, intelectual y físico de todos los niños de seis a catorce años de edad”. Y si bien en tiempos de modificación del lenguaje, el uso del masculino “niño” como generalidad nos hace ruido, es el adjetivo “todos” el que destaca por su fuerte potencial democratizador y enorme condición de inclusión, por lo que “todos los niños” conlleva para la época un enorme potencial inclusor que no estaba dado y que queda explicitado en su artículo inicial. Y si le sumamos el Art. 10° que incorpora las clases mixtas para niños y niñas, estamos ante un hecho inédito de equidad de géneros muy adelantado a su tiempo.

Del mismo modo, el resto del articulado innova: el Art. 2° explicita que ”debe ser obligatoria, gratuita, gradual”;  el Art. 5° , para cumplimentar el anterior, “supone la existencia de la escuela pública al alcance de los niños en edad escolar”; el Art. 6° fija un currículum mínimum científico y artístico, además de letras y aritméticas y el 7° permite la adecuación de estos contenidos a las condiciones locales, ya que el art 11° prevé ubicar “escuelas para adultos en los cuarteles, guarniciones, buques de guerra, cárceles, fábricas y otros establecimientos donde puedan encontrarse (…) adultos ineducados” o “Escuelas ambulantes, en las campañas” dando inicio a conceptos como educación de adultos, en privación de libertad,  técnica o rural; demás está decir que ninguna de estas cuestiones estaban explicitadas antes de la 1420.

También organizará los tiempos y espacios escolares con alternancia de “descansos, ejercicios físicos y canto”, a los niños en grados y les impondrá a las escuelas la vigilancia de salud y vacunación de los niños, prohibirá expresamente “imponer a los alumnos castigos corporales o afrentosos”, solicitará conformar registros de asistencia y dar seguimiento a las inasistencias de los niños, haciendo corresponsables a la institución y a la familia, toda una polític ade inclusión y todo aún vigente.

Dando participación a familias y previendo su financiamiento, además de su laicidad y sus condiciones generales de inclusión educativa y social, no extraña que su primera derogación provenga del gobierno surgido luego del golpe de Estado de septiembre de 1930. Sin embargo, su fuerte influencia perdura y frente a proyectos de destrucción del entramado educativo inclusivo, gratuito y público, agranda la influencia de la Ley 1420, a pesar de sus 135 años.

 

* Docente de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP

Correo Perio